Internacional | Política

Arabia Saudí busca cerrar el caso de Jamal Khashoggi con cinco penas de muerte

La Fiscalía exculpa al ex asesor del príncipe Bin Salman en un gesto para desvincular al heredero de cualquier sospecha

cartel Jamal Khashoggi

Un manifestante con la careta del príncipe Mohamed bin Salman muestra un cartel de protesta por la muerte de Khashoggi. EFE

Quince meses después de la muerte del periodista saudí Jamal Khashoggi, Arabia Saudí pretende que se cierre el caso sobre su truculento asesinato en el consulado saudí en Estambul. La Fiscalía del reino de los Saud ha anunciado que cinco de los procesados han sido condenados a muerte y otras tres personas tendrán que pasar 24 años en la cárcel. Sin embargo, Saud al Qahtani, ex asesor del príncipe Mohamed bin Salman, ha sido liberado por no haberse encontrado pruebas que le inculparan.

Los 11 juzgados por el asesinato de Khashoggi, que provocó el estallido de una crisis diplomática de graves consecuencias para el régimen de Riad, han sido considerados culpables. Solo se ha salvado Al Qahtani, quien sin embargo ha sido sancionado por Estados Unidos por su implicación en el crimen.

También ha quedado exculpado el cónsul saudí en Estambul, Mohamed al Otaibi. Los condenados aún pueden apelar esta sentencia. Los nombres de los enjuiciados no se han hecho públicos.

El Gobierno turco ha sido muy activo en su demanda de justicia en este crimen, que tuvo lugar en su territorio. Ankara ha solicitado la extradición de 18 sospechosos, incluido el equipo de 15 personas que voló a Estambul pocas horas antes del asesinato.

Lo último que se supo de Jamal Khashoggi, periodista opositor al régimen saudí, fue que entró el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudí en Estambul con el objetivo de solicitar la documentación necesaria para contraer matrimonio con Hatice Cengiz.

Trámites para casarse

Había estado unos días antes para saber qué trámites necesitaba y lo recibieron con buenas palabras. Regresó ese fatídico día 2. «Espérame aquí. No tardo», dijo Khashoggi, cuando se adentró en la que sería su tumba. Fue su novia quien dio la voz de alarma al comprobar que no salía a primera hora de la tarde.

Sobre lo que pasó en el consulado hay una cinta de audio de unos siete minutos, según desveló el Daily Sabah. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo en su día que entregaría la cinta a Estados Unidos y sus aliados.

De acuerdo con fuentes turcas, el periodista disidente murió asfixiado por una bolsa de plástico. «Me ahogo. Quítame esa bolsa de la cabeza. Soy claustrofóbico», fueron sus últimas palabras. El cuerpo de Khashoggi fue descuartizado. Aún no se ha encontrado el cadáver, que se sospecha que fue disuelto en ácido. Al menos cuatro de los 15 criminales eran miembros del equipo de seguridad del príncipe Mohamed bin Salman.

Arabia Saudí primero negó cualquier relación con la muerte de Jamal Khashoggi hasta que las autoridades turcas presentaron pruebas inculpatorias. Entonces el reino saudí reconoció que habían participado varios agentes que habrían actuado por su cuenta.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó el crimen, pero defendió la inocencia de su aliado, Mohamed bin Salman. Sin la autorización de Bin Salman no se mueve una pluma en el reino de los Saud.

Comentar ()