El equipo médico encargado del presidente estadounidense, Donald Trump, hospitalizado por coronavirus, ha informado este domingo de que podría ser dado de alta este mismo lunes del Hospital Walter Reed de Bethesda, Maryland, en el que ingresó el viernes.

El doctor Brian Garibaldi ha explicado que se ha suministrado una segunda dosis del antiviral remdesivir este sábado y que «hoy se siente bien». «Ha estado de pie y paseando. Nuestro plan para hoy es que coma y beba y esté fuera de la cama», ha explicado Garibaldi en rueda de prensa.

«Si sigue hoy con buen aspecto y sintiéndose bien, esperamos que pueda recibir el alta mañana mismo y trasladarse a la Casa Blanca para seguir con su tratamiento», ha añadido.

«Hay altibajos»

También ha participado en el acto con la prensa el médico personal de Trump, Sean Conley, quien ha destacado que el paciente sigue «mejorando», pero, como en cualquier enfermedad, «hay altibajos».

«Durante esta enfermedad el presidente ha sufrido dos episodios de caída pasajera de la saturación de oxígeno. Debatimos los motivos y si teníamos que intervenir y el equipo decidió basándose en el progreso del diagnóstico inicial que el suministro de dexametasona», ha apuntado.

La dexametasona es un esteroide, un tipo de medicamento que ha demostrado una relativa eficacia en pacientes de Covid-19, la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus.