América Latina | Internacional | Política

España enviará a Venezuela un encargado de negocios y no un embajador

Jesús Silva, que deja el puesto el 8 de noviembre, iba a ser reemplazado por el representante en La Habana

Jesús Silva embajador España Venezuela

El embajador español en Venezuela, Jesús Silva, en una imagen de archivo. EP

España reducirá su representación en Venezuela. La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de España, Cristina Gallach, ha anunciado que España designará un encargado de negocios en Venezuela, con lo que baja de nivel la representación diplomática.

En su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Exteriores, Gallach ha explicado que la medida se produce como consecuencia de que España, como la mayoría de los países de la UE, no reconocen a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela, tras las elecciones del 20 de mayo de 2018, consideradas fraudulentas. El encargado de negocios no precisa del placet del gobierno del país en el que está destinado.

Gallach afirma que Italia y Países Bajos han optado por esta vía también. Estados Unidos es el único país de los que reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado que no tiene representación diplomática en Caracas. Tampoco hay embajador venezolano en Washington.

En Madrid coexisten Mario Isea, el embajador chavista, con el embajador de Juan Guaidó, Antonio Ecarri.

El embajador saliente, Jesús Silva, deja su puesto el 8 de noviembre. Iba a ser sustituido por el embajador en La Habana, Juan Fernández Trigo. El gobierno español ya había anunciado este relevo y entonces no especificó que la representación diplomática se rebajara a nivel de encargado de negocios.

En 2015 vivían 190.000 españoles residentes en Venezuela. A principios de 2018 se había reducido la presencia española: eran 167.255 a principios de 2018.

Hay más de 70 filiales de empresas españolas están operando actualmente en Venezuela, entre ellas Telefónica, Repsol, Mapfre, Acciona, Alcatel, BBVA, Adecco, Dragados, Meliá, Hesperia, Iberia o Air Europa, entre otras.

Leopoldo López en España

Silva ha sido anfitrión de Leopoldo López en la legación en Caracas desde el 30 de abril de 2019, cuando se refugió allí, y el pasado fin de semana cuando salió del país de forma clandestina.

El régimen chavista ha acusado al embajador Jesús Silva de haber permitido la «fuga» de Leopoldo López. Primero condenó el hecho el canciller Jorge Arreaza y anunció una investigación. Detuvieron a una decena de personas, entre ellos una cocinera y un guardia de seguridad de la embajada, que luego liberaron.

Quien sigue arrestado, acusado de posesión de armas, es el periodista Roland Carreño, dirigente de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López y Juan Guaidó. Lo acusan de cargos de terrorismo.

También se refirió a la salida de López el chavista Diosdado Cabello, que acusó de complicidad al embajador Silva. Finalmente, este jueves de madrugada, hora española, ha sido Nicolás Maduro quien ha arremetido contra Silva y contra el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

En rueda de prensa en el Palacio de Miraflores, Maduro ha dicho: «Deben saber que ese embajador [Jesús Silva] es un conspicuo militante de la derecha española. Un hombre antibolivariano que nos odia, odia a Venezuela, un colonialista. Este embajador lo acogió en su casa hasta que viajó a España, negoció el viaje de Leopoldo López, regresó a Venezuela y se lo llevó por una negociación de él con el gobierno de España».

La secretaria de Estado ha informado en la comisión de Exteriores que el gobierno ha presentado una nota verbal de queja por estas declaraciones sobre el embajador.

Maduro también ha criticado a Pedro Sánchez por recibir a Leopoldo López en la sede del PSOE este martes. López dijo, en su primera rueda de prensa en Madrid, que Sánchez «ve a Maduro como un dictador» y está comprometido con la libertad en Venezuela.

Comentar ()