Donald Trump está cada vez más solo en sus acusaciones de fraude electoral. Su titular de Justicia, el fiscal general William Barr, ha reconocido que su departamento no ha descubierto pruebas que permitan colegir que hubo un robo de las elecciones, como denuncia el presidente saliente.

Las demandas presentadas en diversos estados han sido desechadas por los jueces. Tan solo el abogado personal de Trump, el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, sigue respaldando las tesis del presidente.

Giuliani dio recientemente una rueda de prenda descabellada sobre conexiones surrealistas con el chavismo en la que acabó sudando tinta para escarnio de tuiteros de todo el mundo.

En una entrevista con la agencia Associated Press, el fiscal general ha dicho que agentes del FBI y abogados de su departamento han estudiado las quejas del equipo presidencial y no han encontrado evidencias de fraude.

«Hasta la fecha, no hemos visto fraudes a una escala que pudiera haber afectado un resultado diferente en las elecciones», ha declarado William Barr, uno de los más firmes defensores del presidente.

El fiscal general actuó preventivamente, a instancias del presidente, cuando emitió una directiva a los fiscales de los estados para que persiguieran cualquier «alegación sustancial» de irregularidades antes de que se certificaran los resultados de las presidenciales.

Cualquiera que piense que la elección fue bien, como ese idiota de Krebs, es memo… Ese tipo debería ser descuartizado y ejecutado al amanecer»

joe digenova, abogado de trump

Uno de los abogados de Trump, Joe DiGenova, ha ido más allá: en un medio de ultraderecha Newsmax TV dijo que el responsable de ciberseguridad, Chris Krebs, que aseguró que las elecciones fueron limpias tenía que ser ejecutado. «Cualquiera que piense que la elección fue bien, como ese idiota de Krebs que estaba a cargo de la ciberseguridad, ese tipo es un memo de solemnidad. Debería ser descuartizado. Ejecutado al amanecer», dijo DiGenova, según cita The Guardian.

En su primera entrevista en la cadena Fox, Trump reconoció que no estaban prosperando estas causas, si bien insistió en que se cometió fraude. El presidente saliente no ha aceptado aún su derrota y es probable que no vaya a la toma de posesión de Joe Biden, el líder demócrata, vencedor de las presidenciales por un récord de más de 80 millones de votos.

Yellen, al frente del equipo económico de Biden

Sin embargo, la transición ha comenzado, aunque con retraso. La Administradora de Servicios Generales dio su luz verde para que el presidente electo acceda a la información de Inteligencia y su equipo disponga de fondos para organizar el traspaso.

Joe Biden ha presentado ya a su equipo de seguridad y política exterior, en el que destaca quien será jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken. También ha dado a conocer a su equipo de comunicación, formado exclusivamente por mujeres.

Este lunes ha confirmado que será Janet Yellen, ex presidenta de la Reserva Federal, quien estará a cargo de la secretaría del Tesoro, con un desafío descomunal: recuperar la economía después del impacto de la pandemia.

«Seremos una institución que se despierta cada mañana pensando en ustedes. En sus trabajos, en sus sueldos, en sus luchas, sus esperanzas, vuestra dignidad y vuestro potencial ilimitado», dijo Yellen, quien reconoció la urgencia de la situación económica. Neera Tanden se hará cargo de la Oficina de Administración y Presupuesto, quien se declaró a favor de los programas sociales. La mayor parte del equipo está formado por mujeres.

Indultos preventivos a la familia

Mientras tanto, Donald Trump aprovecha sus escasos 50 días como presidente para terminar asuntos pendientes. Ya ha indultado a quien fuera su asesor, Michael Flynn, que reconoció haber mentido sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington en la campaña electoral de 2016.

Según The New York Times, ahora el presidente estudia otorgar indultos preventivos a sus tres hijos mayores, Donald Jr, Eric e Ivanka, y a su yerno, Jared Kushner. A Trump le preocupa que la nueva Administración ponga en su punto de mira a su familia. Donald Trump Jr fue investigado por el fiscal especial Robert Mueller por sus contactos con funcionarios rusos en la campaña de 2016, pero no fue imputado.

También podría incluir en estos perdones de última hora a su abogado personal, Rudy Giuliani, quien se ha dejado la piel por defender sus tesis de fraude electoral.

Incluso en The Hill se ha planteado un escenario en el que Trump dimitiría poco antes del 20 de enero para hacer posible que el vicepresidente, Mike Pence, que se haría cargo de forma interina, le concediera a él mismo un indulto.