El régimen chavista va a romper lazos con la Unión Europea tras las últimas sanciones aprobadas por los Veintisiete. Desde el líder chavista, Nicolás Maduro, hasta su número dos, Diosdado Cabello, hasta el canciller, Jorge Arreaza, han arremetido contra la «vieja Europa» por su castigo al régimen, que organizó unas elecciones legislativas, cuyos resultados el bloque comunitario no ha reconocido.

En respuesta, la UE ha declarado «persona non grata» a la representante de Maduro en Bruselas, Claudia Salerno. La expulsión depende del país anfitrión, es decir, Bélgica. «Eres ejemplo de la Diplomacia Bolivariana de Paz», escribió el canciller Jorge Arreaza a Claudia Salerno, quien se ve como una «orgullosa hija de Simón Bolívar».

O ustedes rectifican, o no hay más nunca un trato. Ningún tipo de diálogo, señores de la Unión Europea»

nicolás maduro

Nicolás Maduro habló el miércoles del ultimátum dado a la embajadora de la UE, que tiene 72 horas para dejar el país. «O ustedes rectifican o no hay más nunca un trato. Ningún tipo de diálogo, señores de la Unión Europea. Venezuela tiene dignidad», ha dicho. El plazo se cumple este sábado 27 de febrero.

«Nosotros no hubiéramos querido hacer esto, porque queremos tener las mejores relaciones con toda Europa. Pero no podemos aceptar que nadie venga a ofender, agredir, y a sancionar a Venezuela. No lo vamos a aceptar de nadie», ha declarado Maduro en una intervención en la cadena oficialista.

«¿Qué se creen en el siglo XXI? Creen que pueden tratar a Venezuela como si fuéramos una colonia… Se meten con un país entero. ¿Qué esperan que nos quedemos con los brazos cruzados? Nosotros estábamos buscando el diálogo con todos los sectores de oposición y el chavismo», ha remarcado.

En su programa, Con el mazo dando, Cabello ha dicho: «Señores de la Unión Europea vayan a comerse un dulce. Son ustedes unos groseros e injerencistas que creen ustedes que Venezuela es una colonia».

El canciller Jorge Arreaza ha anunciado que han dado 72 horas a la embajadora de la UE, Isabel Brilhante, para que deje el país. Es una represalia por las últimas sanciones aprobadas por la UE contra otros 19 dirigentes chavistas.

Jorge Arreaza, a cargo de la diplomacia chavista, se ha reunido este miércoles con Brilhante Pedrosa para entregarle la carta en la que se notifica su expulsión. Horas antes, la Asamblea Nacional, fruto de unas elecciones no reconocidas por gran parte de la comunidad internacional, llegaba a un acuerdo legislativo que proponía la expulsión, y declaraba a la diplomática comunitaria «persona non grata».

«Lo hacemos porque van 55 sanciones, como si tuvieran autoridad moral, que no la tienen, y tampoco legal para imponer castigo alguno a ciudadanos de otro país, y mucho menos en Venezuela», ha dicho el ministro chavista de Exteriores, Jorge Arreaza.

Amenaza a España, Alemania, Francia y Países Bajos

A su vez, Arreaza ha entregado cartas de protesta a diplomáticos de Francia, Alemania, Países Bajos y España, a los que pidió «revaluar» la posición de la UE y sus miembros frente a Venezuela.

«Como hoy hemos dicho adiós, adeus en portugués, porque la señora Brihlante es portuguesa de origen, no quisiéramos tener que decir adiós, auf wiedersehen o au revoir«, ha señalado el ministro de Exteriores venezolano.

La Unión Europea ha pedido al gobierno venezolano que «revierta» esta decisión. «La UE lamenta profundamente esta decisión que no hará más que aislar a Venezuela internacionalmente. Pedimos que se revierta esta decisión», ha dicho a la agencia Efe la portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, Nabila Massrali.

Este lunes el bloque comunitario aprobó sanciones contra 19 chavistas, entre ellos varios diputados como Bernabé Gutiérrez y José Brito, disidentes de la oposición, a los que el presidente encargado, Juan Guaidó, ha acusado de aceptar sobornos del chavismo.

La Asamblea Nacional chavista también ha solicitado a Maduro que se cierre la oficina de la UE en Caracas. La UE no ha reconocido los resultados de las elecciones del 6 de diciembre, que dieron la mayoría a los chavistas, pero con un boicot de la oposición, liderada por Juan Guaidó. A su vez, persiste en su política de sanciones. Aboga por que se celebren elecciones libres y democráticas.

En su intervención, el presidente de este órgano dominado por los chavistas, Jorge Rodríguez, ha dicho: «Mis dos manos levanto para pedir que se declare persona non grata a la representante de la Unión Europea, mis dos manos levanto para exhortar a que se revisen las condiciones en las que existe una oficina de la Unión Europea aquí en Venezuela». Ha señalado que son sanciones «contra la soberanía de Venezuela».

Ya hay 55 chavistas sancionados por la UE

Jorge Rodríguez es hermano de Delcy Rodríguez, mano derecha de Nicolás Maduro, y protagonista en España del llamado Delcygate. Delcy Rodríguez, sancionada por la UE, trató de entrar en España hace un año y se reunió en el aeropuerto de Barajas con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

En un discurso muy duro, Jorge Rodríguez ha declarado: «No cabemos en el asco de que hayan incurrido en tantas acciones, donde quien defiende la democracia es atacado por el ya fenecido Imperio Europeo».

De acuerdo con el texto aprobado en este órgano chavista, se dice que la embajadora de la UE «ha venido irrespetando las normas internas, interfiriendo en los asuntos internos de nuestro país y adoptando medidas coercitivas unilaterales, ilegales que han hecho un profundo daño al pueblo venezolano».

Los últimos 19 sancionados por la UE tienen relación con las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre, que no han sido reconocidas por los Veintisiete por no atenerse a los mínimos estándares democráticos.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han incluido en la lista a la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Indira Maira Alfonzo Izaguirre, y el vicepresidente, Leonardo Enrique Morales Poleo. Ya estaban Delcy Rodríguez y el número dos de Maduro, Diosdado Cabello, sus dos manos izquierdas.

Guaidó, inhabilitado

Elvis Amoroso, a cargo de la Contraloría General chavista, ha anunciado la inhabilitación del presidente encargado, Juan Guaidó, y decenas de diputados de la Asamblea Nacional elegida en 2015. Les acusa de «negarse a cumplir con la Declaración Jurada de Patrimonio ante el Máximo Órgano de Control Fiscal». Entre los inhabilitados están Freddy Guevara, Julio Borges, Tomás Guanipa, y Armando Armas.

En su cuenta de Twitter, Juan Guaidó ha dicho que seguirá en su empeño por lograr elecciones libres. «Mi compromiso es con los venezolanos, por lograr recuperar la democracia en nuestro país. Amenacen todo lo que quieran que nosotros seguimos aquí trabajando», ha escrito Guaidó, que también conserva el apoyo de la nueva Administración Biden.

No es la primera vez que el régimen chavista inhabilita a Guaidó. Ya lo hizo en marzo de 2019. Entonces le acusaron de supuesta corrupción y por falsear datos. Le prohibieron salir del país, pero después hizo una gira internacional que recaló en Madrid hace un año.