Internacional

Cinco países rompen la unidad europea con la vacuna y recurren a China, Rusia e Israel

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una visita a un teatro.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una visita a un teatro. EFE

La estrategia conjunta de compra de vacunas de la Unión Europea comienza a resquebrajarse, con al menos cinco países iniciando movimientos para conseguir dosis al margen de Bruselas. Naciones del centro y el este de Europa ya han comenzado a sellar o buscar acuerdos con Rusia, China o Israel para conseguir suministros propios que puedan acelerar sus campañas de vacunación, sin atarse a los plazos de las compras globales de la UE.

Según informa Reuters, el canciller austriaco Sebastian Kurz (Partido Popular Europeo) y la danesa Mette Frederiksen (socialdemócrata), viajarán este jueves a Israel para negociar con el mandatario israelí, Benjamin Netanyahu, una estrategia de fabricación conjunta de dosis contra el coronavirus.

Kurz ha subrayado que Austria no quiere depender «solo» de la Unión Europea para vacunar a su población y ha criticado que la Agencia Europea del Medicamento «es demasiado lenta en la aprobación de vacunas», apuntando a la existencia de «cuellos de botella en la entrega de las compañías farmacéuticas».

Sólo el 3,8% de la población de Austria ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, por debajo del 4,4% de Francia, el 4,9% de Italia, el 5% de Alemania, el 5,5% de España y el 7,4% de Dinamarca, el otro país que le acompañará en su viaje a Tel Aviv. La media de la Unión Europea se ubica en el 4,9%. Ese porcentaje es del 29,9% en el Reino Unido y del 55,1% en Israel.

La Comisión defiende que los acuerdos de compra conjunta no impiden que los países lleguen a otros acuerdos bilaterales. Aunque ninguna de las vacunas alternativas han sido aprobadas todavía por la EMA. Ni la rusa Sputnik V, cuya aprobación no ha solicitado el fabricante, y que sería complicada puesto que todavía no se produce en Europa, ni las distintas vacunas chinas.

Eso no ha impedido que algunas de estas dosis ya estén llegando a países de la Unión Europea. En Hungría, sin ir más lejos, el propio presidente Viktor Orbán ha sido vacunado con la primera dosis de la vacuna china de Sinopharm. Además, el país magiar ya autorizó el uso de la rusa Sputnik V. La influencia de Rusia y de China en esta zona de Europa es cada vez mayor, y también se ha cristalizado en acuerdos con otros países fuera de la UE como Serbia.

Eslovaquia, por su parte, ha encargado dos millones de dosis de la vacuna rusa, con lo que espera doblar su capacidad de vacunación. El país centroeuropeo tiene previsto recibir de la Comisión Europea dos millones en total de aquí a junio, a través de los seis acuerdos firmados conjuntamente desde Bruselas.

También Polonia ha comenzado a mover los hilos para recibir vacunas procedentes de China.

España, por el momento, no ha iniciado ningún movimiento de este tipo y se adhiere únicamente a las compras conjuntas de la UE. Este martes, la portavoz del Gobierno María Jesús Montero ha subrayado que el país recibirá 17 millones de dosis adicionales de la vacuna de Moderna en el marco del nuevo proceso de negociación de la Unión Europea, que comprará 150 millones más a este laboratorio.

Montero ha revelado que el Gobierno ha invertido ya casi 1.900 millones de euros en las diferentes vacunas contra la covid-19 que han ido apareciendo.

Te puede interesar

Comentar ()