La CDU, el partido de la canciller, Angela Merkel, ha cosechado dos derrotas en las elecciones en Baden-Württemberg, donde han ganado los Verdes, y Renania-Palatinado, donde han vencido los socialdemócratas. Empieza mal el maratón electoral para la Unión Cristiano Demócrata (CDU) en el año en que se retira Merkel, que ya no será candidata en las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

El cansancio por el confinamiento junto con casos de corrupción en la CDU son las razones por las que la CDU ha empezado con mal pie este 2021. En la última semana cuatro diputados de la Unión (CDU y CSU) han tenido que dimitir por diversos escándalos.

El líder de la CDU, Armin Laschet, ha defendido que han actuado «con determinación» ante estos «comportamientos individuales». Los implicados dejaron sus cargos en 24 horas. Los cristianodemócratas no quieren que haya comparaciones con lo ocurrido en el ocaso de Helmut Kohl con las cuentas secretas del partido. Pero Laschet encabeza la CDU en un momento crítico.

En total, este domingo estaban convocados a votar 11 millones de alemanes. Los Verdes mantienen su dominio en Baden-Württemberg, una de los Länder más ricos de Alemania en el suroeste, con un 32,6% de los votos (58 escaños), según los resultados, que cita la ARD.

Winfried Kretschmann, muy popular, se mantendría como jefe del gobierno regional. Lleva en el poder desde 2011, así que será su tercer mandato. Kretschmann, de 72 años, dejó la campaña para dedicarse a atender a su esposa, enferma de cáncer de pecho.

El segundo partido en Baden-Württemberg ha sido la CDU, con un 24,1% y 42 escaños. Son sus peores resultados en décadas. Antes de que los Verdes vencieran, gobernaba allí la CDU. En tercera posición figuran los socialdemócratas con un 11% y 19 diputados, seguidos de un empate entre Alternativa para Alemania (AfD) con un 9,7% de los votos y 17 diputados. Los liberales (FDP) estarían en torno al 10,5% con 18 diputados. La mayoría se sitúa en los 78 escaños.

Dos líderes regionales fuertes

En Renania-Palatinado, los socialdemócratas, liderados por Malu Dreyer, van en cabeza con un 35,7% (39 diputados), seguidos por la CDU, con un 27,7% y 31 diputados. También tienen representación en el Parlamento regional la ultraderecha de AfD (9 diputados), los Verdes, diez, los liberales con seis diputados, y los Freie Wähler (conservadores) otros seis.

La socialdemócrata Malu Dreyer revalida su mandato. Lleva en el poder desde 2013. El SPD lleva gobernando en Renania-Palatinado desde hace 30 años. Será una de las pocas buenas noticias para los socialdemócratas este 2021.

Tanto Kretschmann (Verdes en Baden-Württemberg) como Dreyer (SPD, Renania-Palatinado) son líderes regionales fuertes. Tienen más empuje que sus propios partidos.

Peor aún que el SPD va la CDU que poco a poco se acerca al 30% del apoyo. Con vistas a las elecciones de septiembre, queda claro que la Unión no tiene garantizada la victoria.

Por el contrario, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) se mantiene con unos aceptables resultados, aunque registra pérdidas, en los dos Länder en los que han votado este domingo. A pesar de sus problemas internos, sigue atrayendo a los votantes situados a la derecha de la CDU.

En este superaño electoral Sajonia-Anhalt convoca a las urnas el 6 de junio. El 26 de septiembre se celebran las legislativas y regionales en otros tres Länder (Berlín, Meclemburgo-Antepomerania y Turingia).

Ya no será Merkel quien figure como cabeza de cartel de la CDU el 26 de septiembre. Aún está por ver quién será. En mayo elegirán a su candidato a canciller. Todo indica que la contienda será entre el líder actual de la CDU, Armin Laschet, y el jefe del gobierno de Baviera, Markus Söder, de la Unión Socialcristiana (CSU).

No sería la primera vez que un socialcristiano opta a la cancillería por la Unión. Lo intentó Franz-Josef Strauss en 1980 y Edmund Stoiber en 2003, cuando perdió por la mínima frente al socialdemócrata, Gerhard Schröder. De momento, ninguno lo ha logrado.