Si alguien tenía dudas sobre cómo sería la relación entre Joe Biden y Vladimir Putin, las habrá resuelto después de las recientes declaraciones del presidente demócrata. Corren aires de nueva guerra fría.

«¿Cree que Vladimir Putin es un asesino?», le pregunta George Stephanopoulos en una entrevista exclusiva en la cadena de televisión ABC. «Hmm, lo creo», responde Biden. Rusia ha llamado a su embajador en Washington, Anatoli Antonov, a consultas en Moscú para revisar las relaciones bilaterales. Y el presidente ruso ha contestado con sorna deseando «buena salud» a Biden.

En la entrevista, Stephanopoulos, que en los 90 trabajó en la Administración Clinton, le comenta cómo el director Nacional de Inteligencia acaba de revelar cómo el presidente ruso había autorizado operaciones para denigrar su candidatura y favorecer a Donald Trump. ¿Qué precio debe pagar?, le plantea. «Pagará un precio… Le conozco relativamente bien. Conversamos recientemente y le dije. ‘Sabes cómo soy y sé cómo eres. Si comprobamos que esto ocurrió, prepárate».

Le recuerda Stephanopoulos como Biden llegó a decir que Putin no tenía alma. Y por ello incide y le pregunta si el presidente ruso es «un asesino». Y Biden lo confirma. «¿Qué precio debe pagar entonces?», señala el entrevistador. «Pagará un precio…» pero Biden no especifica y señala entonces que hay espacios en los que puede EEUU trabaja con Rusia por el bien de la humanidad, como la reducción de las armas nucleares. «Han hecho algunas cosas dañinas».

La respuesta de Putin

Biden se refiere a las injerencias en las campañas electorales en Estados Unidos. Y también alude al disidente ruso, Alexei Navalni, ahora en prisión, tras regresar a Rusia. Navalni acusa a Putin de dar la orden de envenenarle el pasado agosto. Pudo salir del país para ser atendido en una clínica berlinesa pero quiso volver y allí pudieron curarle.

La portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova, ha confirmado que el embajador Antonov viajará a Moscú el próximo día 20 de marzo. Mantendrá una reunión con el Ministerio para «debatir las vías para normalizar las relaciones ruso-estadounidenses que están en crisis».

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, insiste en que Rusia no se inmiscuyó en las elecciones estadounidenses. Moscú mantiene que todo se debe a una campaña de desinformación.

¿Qué le contestaría a Biden? Yo le diría: ‘Tenga buena salud. Le deseo buena salud'»

vladimir putin

En una entrevista en la televisión estatal, Putin ha contestado a las declaraciones de Putin con ironía. «En cuanto a las declaraciones de mi colega estadounidense, nosotros, como él dijo, nos conocemos personalmente. ¿Qué le contestaría? Yo le diría: ‘Tenga buena salud. Le deseo buena salud'». Sobre la salud de Joe Biden, que cumplió 78 años en noviembre pasado, se ha especulado mucho, especialmente sobre si hay síntomas de senilidad. Está claro lo que está insinuando Putin.

El presidente ruso ha ofrecido a Biden «continuar nuestra conversación en directo, sin ninguna dilación, y hacerlo de forma abierta». Biden y Putin hablaron por teléfono el 26 de enero.

En una entrevista con El Independiente en diciembre pasado, el embajador ruso en España, Yuri P. Korchagin decía sobre si era posible una nueva edición de la guerra fría. «La voluntad de Rusia es no crear condiciones que propicien una nueva guerra fría o como queramos llamarlo. Pero la realidad no depende solamente de la buena intención de Rusia. El clima que nosotros vivimos depende del aporte de cada país. Lamentablemente lo que estamos viendo ahora se puede considerar como una nueva edición de la antigua Guerra Fría dotada ya de rasgos de una guerra cibernética, de información y nuevas tecnologías, lo que llaman guerra híbrida».

Rusia acusa a Estados Unidos de llevar a cabo una «política poco constructiva» que ha llevado a «un callejón sin salida en los últimos años», de acuerdo con un comunicado recogido por la agencia Sputnik. Viacheslav Volodin, presidente de la Duma, ha publicado un mensaje en Telegram. «Nadie puede hablar así de nuestro jefe de Estado».

La Casa Blanca ha interpretado las declaraciones de Biden como una muestra de la claridad del presidente. La portavoz, Jen Psaki, ha dicho que las relaciones van a cambiar. «Vamos a ser directos en las áreas que nos preocupan».