El Capitolio de Estados Unidos ha sido cerrado este viernes por una «amenaza de seguridad externa», después de que un vehículo embistiera una de las barricadas que protegen el edificio, hiriendo a dos policías. Uno de los agentes ha perdido la vida a causa del altercado, y el otro se encuentra herido de gravedad.

El sospechoso salió del vehículo tras el impacto con la barrera blandiendo un cuchillo, momento en el que los agentes dispararon contra él. «Salió del vehículo con un cuchillo en la mano. Nuestros oficiales se enfrentaron al sospechoso. No respondió a nuestras órdenes. Comenzó a arremeter contra los oficiales de la Policía del Capitolio, momento en el que dispararon contra él», ha explicado la jefa interina de la Policía del Capitolio de Estados Unidos, Yogananda Pittman.

En el momento de su detención, el ocupante del vehículo estaba y fue trasladado al hospital, donde falleció poco después. Se trata de Noah R. Green, de 25 años. Los investigadores no creen que el caso esté relacionado con terrorismo, según Robert J. Contee, jefe de la Policía Metropolitana de Washington DC.

Noah R. Green tenía problemas mentales desde hacía tiempo. En Facebook, Green había difundido discursos y artículos escritos por Farrakhan y Elijah Muhammad, que lideró la Nación del Islam entre 1934 y 1975. La Nación del Islam es un movimiento nacionalista negro que aboga por la autosuficiencia de los afroamericanos.

Para ser honesto, los pasados años han sido duros, y los últimos meses aún más duros»

noah r. green, atacante

También reconocía en esta red social que había tenido problemas en la pandemia. «Para ser honesto, los pasados años han sido duros, y los últimos meses aún más duros. He afrontado las pruebas más duras. Estoy desempleado, en parte debido a mis aflicciones», escribió Green. También se refería al «fin de los tiempos» y el Anticristo. Entre los textos de Farrakhan que difunde está el video de un discurso titulado La divina destrucción de América.

Noah R. Green nació en West Virginia y fue al instituto en Virginia. Fue jugador del Glenville State College y luego pasó a estar en las filas del Christopher Newport University como defensa. En 2019 se licenció en Finanzas. Una de sus hermanas, que cita The New Washington Post, se refería a que sufría alucinaciones y creía que sus compañeros de equipo le habían drogado.

En una nota que había dejado en su apartamento decía a su hermana Brendan, a la que estaba muy unida: «Lo siento, pero voy a vivir como un ‘sintecho’. Gracias por todo lo que has hecho. Siempre me fijé en ti. Me inspiraste mucho».

Banderas a media asta por el agente fallecido

A consecuencia del suceso, se ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad en las inmediaciones del Capitolio, y todas las carreteras que conducen al complejo del Congreso han sido cerradas al tráfico. La Guardia Nacional estadounidense ha puesto a disposición de las autoridades locales a unos 2.300 de sus efectivos.

Con motivo de las vacaciones de primavera, gran parte de los congresistas estadounidenses no se encontraban dentro de las instalaciones. «Existe la sensación de que ahora ir a trabajar es algo que se ha vuelto peligroso. Es muy triste», ha lamentado el representante demócrata por California Rohit Khanna, quien poco antes del suceso había salido de las oficinas del Capitolio.

El Congreso estadounidense se encuentra blindado después de que fuese asaltado por decenas de seguidores de Donald Trump el pasado seis de enero, un altercado que costó la vida a cinco personas.

Según informa la agencia France Presse, por el momento la Policía no califica el nuevo ataque al Capitolio como un acto «terrorista». El agente fallecido, William Evans, llevaba 18 años en el cuerpo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo ha calificado como «un mártir de la democracia». El presidente, Joe Biden, que se encuentra en Camp David ha dado el pésame a la familia del policía y ha ordenado que las banderas ondeen a media asta en señal de duelo.