Estados Unidos está «preparado» para levantar algunas de las sanciones impuestas a Irán cuando este «vuelva a cumplir con sus obligaciones del acuerdo nuclear», según ha señalado un alto funcionario del Departamento de Estado.

En una rueda de prensa sobre la participación de Estados Unidos en la cumbre de Viena sobre el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), el alto funcionario ha precisado que Washington retiraría sanciones que «son inconsistentes con el acuerdo y con los beneficios que se supone que se derivan del acuerdo», pero ha indicado que hay «sanciones legítimas».

«Estados Unidos se reserva el derecho de imponer sanciones por razones no nucleares, ya sea por terrorismo o violaciones de Derechos Humanos o interferencia en nuestras elecciones, entre otras», ha agregado.

Irán ha insistido en diversas ocasiones en que primero Estados Unidos debe volver al acuerdo, entonces Teherán se comprometería con el total cumplimiento del mismo y la Administración norteamericana levantaría las sanciones aprobadas en la etapa de Donald Trump.

Al respecto, el alto funcionario ha apuntado de que «no es un proceso fácil» porque «la Administración Trump hizo todo lo posible para dificultar que su sucesora se reincorporara al acuerdo».

«Entonces tenemos que hacer el esfuerzo, el esfuerzo concienzudo, de revisar las sanciones para ver cuáles son, cuáles deben levantarse con el propósito de reincorporarse al JCPOA y cuáles deben mantenerse», ha añadido.

El alto funcionario ha dicho que, en las conversaciones indirectas en el marco de la cumbre, no se ha facilitado a Irán una lista de las sanciones que Estados Unidos estaría dispuesto a eliminar y ha advertido que las dos partes se encaminan hacia «un punto muerto» si Irán cumple su exigencia de que Estados Unidos levante todas las sanciones.

«Aún queda una pregunta sobre si la seriedad del propósito y la intención de volver al cumplimiento que ha demostrado Estados Unidos serán recíprocas por parte de Irán», ha cuestionado también.

La comisión conjunta del acuerdo nuclear iraní ha completado este viernes en Viena la primera ronda del proceso para facilitar la vuelta de Estados Unidos al pacto y, tras una reunión positiva, se ha citado la próxima semana para continuar los trabajos.

La UE, que ejerce de coordinador de la comisión de seguimiento del acuerdo nuclear, ha apuntado que los grupos de expertos han informado a las partes sobre las posibilidades para garantizar la implementación nuclear y levantar sanciones.

«Los participantes tomaron nota del intercambio constructivo y enfocado en resultados», ha señalado la diplomacia europea en un comunicado sobre el proceso abierto por la UE para lograr la vuelta de Estados Unidos al pacto firmado en 2015, así como garantizar que Irán se compromete con el cumplimiento integral del mismo.

Sobre las conversaciones, el alto funcionario de Estados Unidos ha aseverado se han visto «algunos signos» de la intención de Teherán de cumplir el pacto, «pero no los suficientes».

«Todavía hay dudas sobre si Irán tiene voluntad de hacer lo que sea necesario», ha expresado el alto funcionario, que ha dicho que las conversaciones serían «mejores» si pudieran sentarse con los iraníes de forma directa.

De este modo, el funcionario estadounidense ha indicado que las conversaciones son «el primer paso en la primera fase» de un posible regreso al acuerdo nuclear.

Proceso diplomático

Puesto en marcha el pasado martes, el proceso diplomático busca, a partir del trabajo de los grupos de expertos, diseñar una coreografía que permita a las partes volver a comprometerse con el acuerdo. La idea es aprovechar la «ventana de oportunidad» que supone la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, quien ha mostrado su predisposición a levantar las sanciones que pesan contra Teherán.

El bloque europeo juega un papel clave como mediador, con el objetivo de preservar un acuerdo que considera fundamental para la estabilidad y seguridad a nivel mundial. En Viena los trabajos políticos cuentan con la coordinación del vicesecretario general del Servicio de Acción Exterior de la UE, el diplomático español Enrique Mora, quien ha intensificado los últimos días los contactos con todas las partes del acuerdo, además de con Washington.

A este efecto, desde hace diez días, Mora ha mantenido encuentros con delegaciones de Irán, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania y, por separado, con Estados Unidos para discutir el futuro del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), nombre técnico del acuerdo nuclear. Esta fase es probable que dure varios meses y no se resuelva hasta pasadas las elecciones presidenciales iraníes previstas para el próximo junio.