El día de la Tierra de este 2021 ya es un día histórico. El anuncio de la Casa Blanca de reducir las emisiones de EEUU hasta un 52%, en 2030, respecto a los niveles de 2005 pone a la primera potencia en la senda de la lucha contra el cambio climático de la que se había salido con Donald Trump. Para 2025 EEUU sólo tenía previsto reducir un 28%.

«Las señales son inequívocas, el coste de la inacción sigue aumentando», ha afirmado Biden. El anuncio se ha producido en el arranque de la cumbre virtual de líderes mundiales que dura dos días y en la que participan 4o jefes de Estado y Gobierno, como Pedro Sánchez.

«Es lo que podemos hacer para crear una economía mejor y más saludable. Ninguna nación puede solucionar esta crisis por sí sola», ha dicho el presidente a los líderes de la cumbre organizada por EEUU. «Los científicos nos lo han advertido, esta es la década en la que hay que tomar decisiones», ha destacado el presidente en un discurso nacido de una Casa Blanca impensable hace unos meses. «Es un imperativo moral y económico. No hay elección hay que hacerlo», ha concluido.

La cumbre de líderes organizada por Biden se pude seguir en línea. Durará dos días habrá participaciones destacables de líderes mundiales. Entre los representantes gubernamentales están los países más contaminantes y los países más afectados por el impacto actual del cambio climático.

Una semana de grandes anuncios

Con este cambio de hasta el 52% de las emisiones de uno de los países más contaminantes supone un gran cambio. Un giro fundamental, según todos los organismos científicos del mudo, para la compatibilidad de nuestra forma de vida con el planeta. Con todo, miembros de la sociedad civil consideran que todavía son necesarios más esfuerzos por parte de las grandes potencias.

El anuncio de Joe Biden, el más ambicioso hasta la fecha de su país, sigue estando por detrás de las reducciones de Europa y Reino Unido. En este sentido el anuncio de Boris Johnson pone a Reino Unido a la cabeza de la reducción de emisiones, con una recorte de las mismas del 78%, respecto a lo emitía su país en 1990. El líder británico mete presión a la diplomacia climática de cara a la próxima cumbre del clima, que tendrá lugar en Glasgow en noviembre.

«El anuncio del presidente Biden de incrementar el nivel de ambición de su contribución nacional a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático con respecto a lo que había sido la contribución inicial del presidente Obama es una buena noticia que merece ser acogida por parte de todos con gran satisfacción, porque genera una dinámica distinta en el contexto internacional», ha declarado la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera. «Todavía hay muchos grandes emisores que no han actualizado sus compromisos. El anuncio de Biden se suma a la buena noticia que llegó ayer desde Bruselas con el acuerdo entre Parlamento, Consejo y Comisión para incrementar la ambición europea y a la espera de que haya otros anuncios similares en los próximos días», ha añadido.