Una vez consumado el Brexit, se establece una nueva relación comercial entre la Unión Europea y el Reino Unido. El Parlamento Europeo ha ratificado con 66 votos a favor, cinco en contra y 32 abstenciones, este miércoles el acuerdo comercial y de cooperación entre la UE y el Reino Unido, según informa la agencia Efe. Este trámite concluye cierra definitivamente los 47 años del Reino Unido en el club comunitario.

El Reino Unido recibe esta luz verde del Parlamento Europeo como «un nuevo comienzo entre iguales», si bien los eurodiputados advierten que no es un «cheque en blanco».

El acuerdo se anunció en la tarde de Nochebuena de 2020. El debate final en el Parlamento Europeo ha tenido lugar el martes. Muchos eurodiputados advirtieron en el debate que mantendrán la vigilancia sobre cómo se cumple lo acordado.

«Queremos mantenernos alerta en los próximos años sobre cómo el acuerdo se implementa y asegurar que somos la voz de los ciudadanos europeos», dijo el diputado socialista austríaco Andreas Schieder. Insistió el eurodiputado que el acuerdo solo funcionará si las dos partes cumplen las reglas que figuran en el Acuerdo de Salida y el Acuerdo de Comercio y Cooperación. Es decir, no es un cheque en blanco, como remarcaron otros eurodiputados.

Varios eurodiputados señalaron que si bien la ruptura no es deseada por la parte europea, el acuerdo ha suavizado el peor impacto económico del Brexit.

Hace dos meses, el Gobierno británico anunció de forma unilateral que extendería la duración acordada para una medida aduanera específica en Irlanda del Norte, con lo que aplazaría seis meses los controles aduaneros y fronterizos a las mercancías desde Gran Bretaña con destino a la provincia británica de Irlanda del Norte.

Desde entonces, la Comisión y el Gobierno británico han mantenido un diálogo sobre esta violación del protocolo específico para Irlanda del Norte, y Bruselas ha abierto un expediente al Reino Unido para buscar soluciones.

Homenaje a Michel Barnier

En su comparecencia, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reportó «algunos avances» en las conversaciones con el Reino Unido para corregir la situación. Von der Leyen pidió a los eurodiputados que validaran el acuerdo comercial, que da a la Unión las herramientas legales para actuar mejor ante violaciones del acuerdo.

«En estos cuatro años, hemos visto muchos cambios: ya sea en presidentes y primeros ministros, en plazos y líneas rojas, o en diferentes definiciones de lo que realmente significa el Brexit. Pero al fin y al cabo, lo que están votando hoy es trascendental por lo que representa y por lo que asegura. Representa la unidad, la responsabilidad y la solidaridad dentro de la UE para proteger los intereses de nuestros ciudadanos y de nuestra Unión», dijo Von der Leyen.

Por la parte europea se encargó de las negociaciones de los dos acuerdos el francés Michel Barnier, a quien el Parlamento Europeo rindió un merecido aplauso. En su cuenta de Twitter, Barnier se ha hecho eco del gran respaldo al Acuerdo en el Parlamento Europeo. Barnier ha dado las gracias a los eurodiputados «por su excelente cooperación en los pasados años». En junio aparecen en Francia sus memorias del Brexit, con el título La gran ilusión. Diario secreto del Brexit (2016-2020), editado por Gallimard.

Barnier recordó el miércoles las palabras de la diputada laborista británica Jo Cox, asesinada poco antes del referéndum en 2016. «Es más lo que tenemos en común que lo que nos divide».

«El Brexit es un aviso y es un fracaso de la UE. Tenemos que aprender lecciones de ello como políticos en las instituciones y en las capitales. ¿Por qué un 52 % de los británicos votó en contra de la UE?», se preguntó Barnier. Aludió a cómo influyó «la tensión social y el enfado». De ahí que los políticos hayan de «escuchar» estas voces discrepantes.