Estados Unidos está dispuesto a encontrar a Hugo Carvajal, quien fuera el jefe de la inteligencia y contrainteligencia chavista a quien se perdió la pista hace dos años tras su traslado a España. El Departamento de Estado de EEUU ha emitido un comunicado, del que se hace eco la embajada en España, en el que anuncia que dará una recompensa de diez millones de dólares a quien ofrezca pistas que conduzcan a su arresto. Al llamado Pollo Carvajal EEUU le busca para juzgarle por causas relacionadas con el narcotráfico.

La propia embajada insta a que quien tenga datos sobre Hugo Carvajal se ponga en contacto con la Agencia Antidroga de EEUU en el teléfono +1-202-681-8187 o a través del correo electrónico en esta dirección: CartelSolesTips@usdoj.gov.

La embajada señala que el pueblo venezolano merece un gobierno «transparente, responsable y representativo, que no traicione la confianza d e la gente, al condonar o emplear a funcionarios públicos que se dedican al tráfico ilegal de estupefacientes». Y añade: «Estados Unidos está comprometido a ayudar al pueblo venezolano a restaurar su democracia a través de elecciones presidenciales libres y justas».

Hace apenas unos días Hugo Carvajal reapareció en su cuenta de Twitter para exponer cuál era su situación. En un comunicado fechado el 24 de mayo, el ex general aclaraba algunos rumores que se habían difundido sobre su caso. Negaba que le diera protección el gobierno español. Decía que le recibió en Barajas al llegar una persona del CNI a título personal.

También expresaba su decepción con el gobierno español y la justicia española, ya que creía que desde aquí podría actuar contra Maduro pero se ha encontrado con «atropellos judiciales». Mantiene, sobre todo, que la causa abierta en EEUU en su contra tiene «motivaciones políticas».

Apenas dos días después de conocerse este mensaje de Hugo Carvajal, la embajada de EEUU en España se ha hecho eco de esa recompensa que ofrece el Departamento de Estado por su entrega. EEUU demanda su extradición a España, pero el gobierno español le perdió la pista hace año y medio.

Hugo Carvajal, el hombre que sabe demasiado del chavismo, se puso del lado del presidente encargado Juan Guaidó poco después de que jurara su cargo para llevar el país a elecciones libres. Pocas semanas después, el 18 de marzo se trasladaba a Madrid, donde ya estaba parte de su familia. La Audiencia Nacional dictó prisión provisional pocos días después, el 12 de abril. En su domicilio se encontraron papeles a nombre de José Mourinho, como habría entrado en España.

La Audiencia Nacional dictó la orden de extradición en noviembre de 2019, pero Carvajal, que ya estaba fuera de la cárcel, supo con antelación que irían a por él y desde entonces está en paradero desconocido.

La familia acusa a EEUU de difundir calumnias

En un comunicado al que ha tenido acceso El Independiente, la familia de Hugo Carvajal ha contestado a esta operación de busca y captura con recompensa de EEUU. La familia, entre ellos su esposa Angélica Flores y su hijo mayor Hugo Armando Peck, afirma que la declaración de EEUU contiene «reiteradas calumnias contra el general venezolano».

Entre ellas, remarca que Hugo Carvajal «no ha sido condenado por tribunal alguno así que EEUU está violando su presunción de inocencia». Insiste en que el ex jefe de la inteligencia chavista está siendo objeto de «persecución política por parte del gobierno de EEUU».

Recuerda que el general Carvajal Barrio está incurso en un procedimiento judicial en el Tribunal Supremo en España, «reivindicando sus derechos relacionados con su condición de militar, con la falta de pruebas aportadas pro EEUU». Insiste la familia en que la reclamación de extradición tiene carácter político, algo que nunca ha sido descartado por la Justicia española.

De especial importancia es la oferta de una recompensa, que la familia considera que es una vulneración de los derechos humanos de Hugo Carvajal, a la par que «una intromisión en la soberanía de España». Este anuncio «supone un menosprecio de todas las instituciones españolas, judiciales y ejecutivas, así como de las instituciones europeas».