Su padre tenía duende. Marroquí pero con una voz para el cante jondo digna de acompañar al gran José Menese. Su madre, granadina, del Albaicín. Fadel Beyaich, y Carmen Millán se conocieron en la ciudad de la Alhambra. El marroquí frecuentaba la Peña la Platería y estudiaba Medicina. Fadel y Carmen se enamoraron y lucharon contra los reproches de la familia de ella, muy tradicional. En Tetuán se casaron. Karima Benyaich Millán, embajadora de Marruecos en España en este momento crítico para las relaciones entre los dos países, es la hermana española de Mohamed VI.

Su frase, «hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir», en relación a la acogida temporal en España para asistirle por enfermedad al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, deja clara la tensión entre Rabat y Madrid. Benyaich fue llamada a consultas el 18 de mayo y sigue en Marruecos sin fecha inminente de regreso. El dirigente saharaui está en Argel desde la noche del 1 de junio.

El actual rey de Marruecos y los dos hijos de Fadel Benyaich y Carmen Millán se han criado juntos. Un infortunio marcó la vida de la pareja hispano-marroquí. El 10 de julio de 1971 la vida de Karima Beyaich Millán dio un vuelco.

Van a cumplirse 50 años del intento de golpe contra Hasán II. El rey sobrevivió al atentado, ejecutado el mismo día de su 42 aniversario. Pero el padre de Karima, Fadel, médico del rey, murió. Karima tenía entonces 10 años. Su hermano menor Fadel Mohamed, nueve.

«Desafortunadamente yo tenía diez años cuando mi padre murió. Tenía muchos sueños para su ciudad, Tetuán, donde había pasado toda su vida. Estoy contenta de contribuir un poco ahora», decía en 2011 cuando acudió a su ciudad natal a un festival de Voces de Mujeres.

El rey había organizado un gran festejo en un hotel de lujo en Sijrat. Unos militares asaltaron el recinto pero el rey salvó su vida. Pudo esconderse en los servicios. En el tiroteo en la playa cayó el padre de Karima y Fadel. Después de este intento de golpe, Hasán II castigó con mano de hierro cualquier atisbo de disidencia.

Los Benyaich en la corte de Hasán II

Desde la muerte del patriarca, la granadina Carmen Millán, esposa de Fadel, y sus hijos, entre ellos Karima, pasaron a formar parte de la corte. La relación con Hasán II y sus hijos se estrechó tanto como si fueran familia. Karima es amiga muy cercana de las hermanas del rey Mohamed VI, sobre todo de Lalla Hana. Karima y su hermano Fadel se educaron en el Colegio Real. Forman parte de la corte.

Prueba del trato del que gozan los Benyaich es que primero fue embajador en España su hermano Fadel Mohamed y luego Karima le sucedió, después de casi una década como embajadora en Lisboa. Karima es la primera mujer que representa al Reino de Marruecos en España.

Karima Benyaich Millán (Tetuán, 1961), con nacionalidad española, es aún embajadora del Reino de Marruecos en nuestro país, aunque no se sabe si volverá. La reciente crisis, que tuvo su foco en Ceuta, ha dejado maltrechas las relaciones entre Rabat y Madrid.

«Las consecuencias» a las que aludía la embajadora desembocaron en la llegada de unos 8.000 migrantes a Ceuta en una sola jornada al abrir las puertas Marruecos de la noche a la mañana. Todos han vuelto ya salvo los menores, que no pueden ser expulsados.

Después de esa jornada en la que marroquíes y subsaharianos llegaron a nado a Ceuta, la embajadora Benyaich tuvo que acudir de urgencia al Palacio de Santa Cruz. Allí se reunió con la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya. No era la primera vez. En 2020 ya tuvo que comparecer ante Laya por unas declaraciones en las que mantenía que Ceuta y Melilla eran tan marroquíes como el Sáhara.

En realidad, es lo que sostiene su hermano, el rey Mohamed VI. Es raro que Karima Benyaich diga algo que exprese la voluntad de palacio porque forma parte de la corte del rey actual. El heredero, Moulay Hassan, sin embargo, se inclina por su madre, Lalla Salma, separada del monarca, pero aún con gran ascendencia a través de su primogénito. Acaba de cumplir 18 años.

Esta tensión actual entre el gobierno de socialistas y Podemos y el reino alauí contrasta con los primeros días del gobierno de Sánchez, cuando se conmemoraron los veinte años de la llegada al trono de Mohamed VI.

En la fiesta en la embajada, Karima Benyaich Millán recibió con gran hospitalidad a los todavía ministros en funciones, Fernando Grande-Marlaska, de Interior, a Dolores Delgado, entonces titular de Justicia, a la vicepresidenta Carmen Calvo, o a Josep Borrell, actual Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad de la UE, junto a su esposa, la senadora Cristina Narbona.

«Esas fotos tienen mucha relevancia porque indican quiénes son los favoritos del régimen. Eran los amigos de Marruecos. Cuando estaba el PP en el poder, eran los socialistas», señala el periodista marroquí Ali Lmrabet. Entre los políticos populares que también asistieron estaba Ana Pastor, por ejemplo.

De la vida anterior a su papel diplomático en España se sabe que tras una formación en el extranjero (cursó un máster en ciencias económicas en Montreal), y después amplió estudios en comercio internacional y finanzas. su tesis trató sobre «el impacto de la integración de España y Portugal en la Comunidad Europea sobre la economía marroquí».

A su regreso a Marruecos, ocupó varios puestos relacionados con la cooperación cultural y científica en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Representó a Marruecos en el Consejo Permanente de la Francofonía. Cuando se creó el Comité Averroes, justo al final del mandato de Felipe González, en 1996, Karima Benyaich estuvo ahí.

En el Comité Averroes Karima Benyaich era la voz del régimen. También ejercía de censora-en-jefe»

ali lrmabet, periodista

«Era la voz cantante del régimen en ese comité. El fin era estrechar relaciones entre los dos países. Pero también era la censora-en-jefe», señala Ali Lrmabet, quien fue diplomático antes que periodista. Y alude a cómo evitó que se tratara su caso. En mayo de 2003 Lrmabet fue condenado por sus artículos sobre el rey. Tras una severa huelga de hambre, fue indultado.

En el Comité Averroes, Karima Benyaich coincidió con el arabista Bernabé López. «Dirigió la parte marroquí del Comité Averroes. Aznar lo tuvo que poner en práctica tras el acuerdo de González y Hasán II. Temía que fuese un regalo envenenado pero en la primera etapa funcionó bien. El objetivo era mejorar la relación cultural. Después de Perejil se fue al garete. Y en la segunda etapa, con Zapatero y Moratinos, la experiencia que tengo es negativa. Si había problemas, se evitaban».

Origen español, inclinación francesa

Quienes la conocen observan cómo habla español no con acento andaluz, sino con un ligero deje francés. Incluso se dice que tiene ahora una relación con un empresario de esa nacionalidad. Estuvo casada con el empresario Nasser Bouzza, pero están separados.

Bernabé López, originario de Granada, recuerda cómo el padre de Karima «cantaba como los ángeles». Tuvo la fortuna de escucharle con José Menese en 1965, pero no sabía entonces de su posición en la corte marroquí.

Con los hermanos Benyaich, que son la voz de su amo, no ha habido el menor acercamiento en el plano cultural»

bernabé López, arabista

El arabista no oculta su frustración con los hijos del médico marroquí con duende. «Con los hermanos Benyaich, que son la voz de su amo, no ha habido el menor acercamiento en el plano cultural, algo que sí hubo en etapas anteriores. El mejor embajador fue Omar Azziman, que estuvo en Madrid entre 2004 y 2010. Ahora es consejero del rey. En su época sí hubo un acercamiento de la cultura. Uno de los elementos que falla en la relación con Marruecos es el imaginario, esa vaselina intelectual que da la cultura».

Lamenta Bernabé López que en la reciente crisis haya salido a relucir «toda la miseria del otro». Reina el desconocimiento y los prejuicios de uno y otro lado.