América Latina | Internacional

Maduro suspende el diálogo y arresta a cinco directivos de EEUU tras la extradición de Saab

El empresario, acusado de lavado de dinero, comparecerá este lunes ante la Justicia en Miami

Nicolás Maduro, líder venezolano, en una comparecencia ante los medios

El líder venezolano, Nicolás Maduro, en una comparecencia ante los medios. EFE

El régimen chavista se ha tomado como si fuera una declaración de guerra la extradición a Estados Unidos de Alex Saab, quien está acusado de ser testaferro de Nicolás Maduro. Maduro lo presenta como diplomático al servicio de Caracas y lo quiso incorporar a las negociaciones de paz que se celebran en México. El chavismo suspende su participación en el diálogo con la oposición. A su vez, ha detenido a seis ex directivos de Citgo, cinco de ellos estadounidenses y un venezolano.

Alex Saab, empresario de origen colombiano, ha llegado esta madrugada a Miami, una vez que el gobierno de Cabo Verde aprobara su extradición. Saab comparecerá este lunes ante los tribunales, según informó a la agencia Efe una portavoz del Departamento de Justicia. En la defensa de Saab en Cabo Verde ha participado el ex juez español Baltasar Garzón.

Jorge Rodríguez, quien es el jefe de la delegación chavista en el diálogo, ha anunciado esa madrugada que el oficialismo no asistirá a la ronda de las negociaciones que debía celebrarse este domingo en Ciudad de México. «Expresamos así nuestra profunda protesta a la brutal agresión contra la persona y la investidura de nuestro delegado Alex Saab», ha dicho Rodríguez, presidente de la Asamblea Legislativa.

Venezuela denuncia el secuestro, por parte de EEUU en complicidad con autoridades de Cabo Verde, quienes lo torturaron y mantuvieron prisionero 491 días sin orden de captura ni debido proceso»

comunicado del chavismo

Aún se desconoce si es una suspensión temporal o permanente. Tampoco se saben las condiciones para retomar las conversaciones, que arrancaron en agosto pasado, con el aval de EEUU y la Unión Europea.

En un comunicado, el régimen chavista ha denunciado la extradición de Saab como «un secuestro» de uno de sus diplomáticos. «Venezuela denuncia el secuestro, por parte del gobierno de Estados Unidos en complicidad con autoridades de Cabo Verde, quienes lo torturaron y mantuvieron prisionero arbitrariamente durante 491 días, sin orden de captura ni debido proceso».

El líder chavista Nicolás Maduro acusó a Estados Unidos de la ruptura de las negociaciones. «El gobierno de Estados Unidos sabía que secuestrando a Álex Saab, miembro de la comisión de diálogo de México, le metía una puñalada mortal a los diálogos y negociaciones de México, lo sabía el Gobierno de Estados Unidos y actuó, lo sabían, no quieren diálogo, no quieren paz para Venezuela», ha dicho en sus primeras declaraciones tras la llegada de Saab a Miami, según informa la agencia Efe.

Poco después de la extradición, cinco ciudadanos estadounidenses y un residente, que estaban ya bajo arresto domiciliario, fueron encarcelados de nuevo, según informaron miembros de sus familias. Habían sido directivos de la petrolera Citgo.

La oposición venezolana ha celebrado la extradición de Álex Saab, como también lo ha hecho el presidente de Colombia, Iván Duque. Saab procede de Colombia.

«No hay intocables. Tarde o temprano todos los que han saqueado a Venezuela y cometido delitos de lesa humanidad van a caer. La justicia siempre llega. Luego de un proceso largo y complejo es extraditado a EEUU Alex Saab, el mafioso mayor de Maduro, (su esposa) Cilia Flores y su entorno», ha escrito Carlos Vecchio, embajador del presidente encargado Juan Guaidó en EEUU en su cuenta de Twitter.

En Caracas, el régimen chavista ha organizado este domingo una concentración en denuncia del «secuestro» de «su» diplomático. A la protesta, ha acudido la esposa de Álex Saab, la italiana Camilla Fabri, quien ha leído una carta en la que su marido asegura que no va a colaborar con la Justicia de EEUU. «No tengo nada que colaborar con EEUU, no he cometido ningún delito ni en EEUU ni en ningún país, y no pienso mentir para favorecer a EEUU en contra del que atraviesa un bloqueo inhumano (Venezuela)», dice Saab en la misiva, redactada poco antes de su extradición, según informa Infobae.

Lavado de dinero a escala global

Álex Saab fue detenido el 12 de junio de 2020 cuando su avión hizo escala para repostar en el aeropuerto de la isla de Sal. Su destino era Irán. Según su versión, iba a cumplir una misión diplomática al servicio del régimen de Maduro.

El arresto respondía a una demanda de Estados Unidos, cursada a través de la Interpol. La defensa de Saab argumentó que la alerta se había emitido después de la detención. Interpuso recurso pero lo perdió.

Los cargos de los fiscales federales de Miami contra Saab datan de 2019. Son cargos por lavado de dinero vinculado a un esquema de soborno por más de 350 millones de dólares de un proyecto de vivienda social del gobierno chavista.

A su vez, el gobierno de Donald Trump había sancionado a Saab por haber creado una red de empresas fantasma en Emiratos, Turquía, Hong Kong, Panamá, México y Colombia con la que ocultaban las ganancias de contratos alimenticios sobrevalorados con sobornos, según informa Univision.

El nombre de Álex Saab se da a conocer en los medios cuando la ex fiscal venezolana Luisa Ortega le acusó en 2017 de ser uno de los testaferros de Nicolás Maduro. Naciodo en Barranquilla, de origen libanés, está relacionado con la empresa Group Grand Limited, entre otras, acusada de suministrar alimentos con sobreprecios al régimen chavista. De acuerdo con la acusación, tanto Saab como los hijos de Cilia Flores, esposa de Maduro, se lucraron con esas operaciones.

Saab se expone a una condena de unos 20 años. Si opta por colaborar con las autoridades de Estados Unidos, desvelará la red de negocios del chavismo relacionada con la construcción de viviendas sociales, importación de alimentos, la venta de oro y la importación de gasolina. De momento, ha dicho en una carta que no hablará y su esposa, la modelo italiana Camila Fabria, asegura que «jamás se doblegará«.

En una entrevista con El Independiente, el periodista Roberto Deniz, que ha investigado en profundidad el caso de Saab y vive en el exilio en Colombia, decía que es difícil calcular la fortuna del empresario pero es descomunal. «Mientras Venezuela está en la ruina, con los CLAP, los medicamentos, el oro venezolano, su fortuna puede superar los 6.000 millones».

El régimen chavista ha ordenado el arresto de Deniz hace escasos días. Ha allanado su vivienda en Venezuela, a pesar de que no vive allí desde 2018. Está acusado de delito de instigación al odio, según Infobae.

Deniz decía que Saab era «el cerebro financiero de Maduro, su contratista principal, que igual se ocupa de abastecerse de alimentos en el mercado turco que adquiere combustible en Irán… Debe de tener mucha información sobre el desvío de cientos de millones de dólares». Por eso el régimen de Maduro se siente vulnerable con Saab en el banquillo en Estados Unidos.

Te puede interesar

Comentar ()