Con las piernas abiertas y temblorosas, vestido con un mono naranja y el pelo largo y enmarañado, Álex Saab, el supuesto testaferro del líder chavista, Nicolás Maduro, ha comparecido por primera vez ante el juez John J. O’Sullivan del tribunal federal para el distrito sur de Florida este lunes. Saab, de 49 años, que acaba de ser extraditado desde Cabo Verde a Estados Unidos, afronta ocho cargos de conspiración para cometer lavado de activos y siete cargos de blanqueo de dinero.

Saab, empresario colombiano nacido en Barranquilla de origen libanés, ha comparecido por videoconferencia desde la cárcel. Ha reconocido como su abogado a Henry Bell. El juez le ha negado la libertad bajo fianza que demandaba el letrado. La próxima comparecencia será el 1 de noviembre. Será cuando el supuesto testaferro de Maduro se reconocerá culpable o no culpable.

El abogado de Saab dijo al juez que está pendiente una apelación por la supuesta inmunidad diplomática del acusado. El régimen chavista argumentó que Saab es un enviado especial del Ministerio de Exteriores al empresario, al ser arrestado por una orden de la Interpol cuando hacía escala en Cabo Verde en junio de 2020. Incluso ha demandado su participación en la mesa de negociaciones de México, que arrancó en agosto pasado y ha quedado suspendido al ejecutarse la extradición de Saab a EEUU.

Álex Saab fue imputado junto con Álvaro Pulido Vargas el 25 de julio de 2019 por ocho cargos por conspiración para cometer lavado de activos y siete cargos de blanqueo de dinero. Según la acusación formal, a partir de noviembre de 2011 y hasta al menos septiembre de 2015 Saab y Pulido Vargas conspiraron con otros para lavar los beneficios obtenidos gracias a un esquema de soborno ilegal de cuentas bancarias ubicadas en Venezuela a través de cuentas bancarias abiertas en Estados Unidos.

Lograron un contrato del gobierno venezolano en noviembre de 2011 para edificar viviendas sociales. Junto a sus socios, aprovecharon el tipo de cambio controlado por el gobierno de Venezuela, gracias al cual se podían lograr dólares estadounidenses a bajo precio, presentaron documentos de importación falsos de bienes que nunca fueron importados a Venezuela y sobornaron a funcionaros venezolanos para lograr luz verde en estas transacciones, según el pliego de acusaciones.

Transfirieron el dinero, unos 350 millones de dólares, a cuentas bancarias del distrito sur de Florida y de ahí a otros países. En concreto, se trata de unos 350 millones de dólares. Por estos cargos se arriesga a una pena de 20 años de prisión. Podría lograr rebajar la pena si colabora con la Justicia. Eso es lo que teme Maduro.

El empresario colombiano se encuentra en una prisión federal de Miami. Ha de llevar el uniforme naranja y someterse al recuento tres veces al día, según ha publicado el digital venezolano El Pitazo.

«Un hombre bueno y trabajador», según Maduro

La reacción del régimen chavista por la extradición de Saab ha sido furibunda. Primero salió al paso el presidente de la Asamblea Nacional y jefe de la delegación oficialista en las negociaciones, Jorge Rodríguez. Acusó a Estados Unidos de «secuestro» y condenó la medida adoptada por jueces y gobierno de Cabo Verde. Allí había hecho escala Saab cuando se dirigía a Irán.

Según el chavismo, para realizar labores humanitarias en favor de la población venezolana, cuando la acusación que pesa sobre él es de enriquecerse con las bolsas de alimentación subvencionada y viviendas sociales. “La gasolina que llegó el año pasado en el mes de junio a Venezuela la trajo Alex Saab Morán, las medicinas contra el cáncer, los tratamientos para nuestros niños los trajo Alex Saab del mundo”, apuntó el mandatario venezolano.

Rodríguez, hermano de la vicepresidenta Delcy Rodríguez, del caso Delcygate, anunció el oficialismo no se sentaría en la mesa de negociaciones el domingo 17 de octubre, como estaba previsto. Horas más tarde, fue el propio Maduro el que arremetió contra Estados Unidos.

«El gobierno de Estados Unidos sabía que secuestrando a Álex Saab, miembro de la comisión de diálogo de México, le metía una puñalada mortal a los diálogos y negociaciones de México, lo sabía el Gobierno de Estados Unidos y actuó, lo sabían, no quieren diálogo, no quieren paz para Venezuela», dijo Maduro, quien describió a Álex Saab como «un trabajador» al servicio de Venezuela.

Secuestraron a un hombre bueno, inocente, a un hombre limpio, que lo que ha hecho es amar al pueblo de Venezuela»

Nicolás maduro, sobre álex saab

«El sábado 16 de octubre fue un día triste por la injusticia, triste por la indignidad, triste porque secuestraron a un hombre bueno, inocente, a un hombre limpio, un hombre trabajador, que lo que ha hecho es amar al pueblo de Venezuela», dijo Maduro en Venezolana de Televisión el domingo. Maduro aseguró que Saab había sido torturado en Cabo Verde a manos de funcionarios de Estados Unidos. «Le partieron tres muelas a golpe puro, le metieron electricidad durante días y días», añadió.

El gobierno de Estados Unidos, sin embargo, recordó al régimen chavista que las acusaciones contra Saab son previas a las negociaciones, que se llevaban a cabo con la mediación de Noruega.

Estados Unidos aclaró este lunes que el caso en contra de Álex Saab no está relacionado con la negociación en México entre la Plataforma Unitaria y el régimen de Nicolás Maduro, luego de que éste usara como excusa la extradición del empresario colombiano para suspender su participación en las conversaciones.

El régimen ha dejado claro que está poniendo anteponen el caso de un individuo al bienestar de millones de venezolanos»

ned price, portavoz del dpto. de estado

«Suele ser difícil para los gobierno antidemocráticos, autocráticos y represivos entender cómo operamos en este país y es que nuestra aplicación de la ley es independiente de la política. Los cargos criminales contra Álex Saab sn anteriores y no tienen relación con las negociaciones políticas entre la Plataforma de Unidad y el régimen de Maduro», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Y añadió: «El régimen ha dejado claro que está poniendo sus intereses por encima de los intereses del pueblo venezolano. Anteponen el caso de un individuo al bienestar de millones de venezolanos».

El portavoz insistió: «Maduro necesita poner fin a las violaciones de derechos humanos y ha de permitir que el pueblo venezolano, su pueblo, participe en elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales y locales libres y justas».

La conexión con ‘los chamos’

¿Por qué le importa tanto a Maduro este empresario colombiano, que empezó a hacer negocios en 2011 cuando aún vivía Hugo Chávez? Según investigaciones periodísticas, han sido socios de Álex Saab los hijos de Cilia Flores, la poderosa primera dama venezolana, a quien Maduro suele llamar «primera combatiente». Fue la senadora colombiana Piedad Córdoba quien introdujo a Saab en el chavismo. Le presentó a Chávez y Maduro.

En una entrevista con El Independiente, el reportero Roberto Deniz, uno de los que ha destapado el entramado de negocios de Saab, calculaba que habría hecho una fortuna de unos 6.000 millones de dólares. Según Deniz, actuaba como el cerebro financiero de Maduro y familia.

Está vinculado a los ‘chamos’, los tres hijos de Cilia Flores, y a su sobrino, que fue vicepresidente de Pdvsa. Lo reconoce la documentación del Departamento del Tesoro»

roberto deniz, armando.info

«Está vinculado a los chamos, así se llama a Walter, Yoswal y Yosser Gavidia Flores, los tres hijos de Cilia Flores, la esposa de Nicolás Maduro, y al sobrino Carlos Erik Malpica Flores, que fue vicepresidente de Pdvsa. Así lo reconoce la documentación en manos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos», señalaba Deniz, de Armando.Info.

A los chamos les habría pagado sobornos «por supuestamente formar parte de un esquema para desviar 1.200 millones de dólares de Pdvsa», según ha revelado Associated Press, que ha logrado esta información de dos fiscales vinculados a la investigación.

El régimen ha ordenado la semana pasada la detención de Deniz, acusado de instigación al odio, y han allanado su casa en Caracas. Reside desde 2018 en Colombia.

Saab se enfrenta a 20 años de cárcel si es reconocido culpable por la Justicia de Estados Unidos. En una carta redactada antes de su extradición, aseguraba que no iba a colaborar porque no había hecho nada delictivo. Sin embargo, el periodista Gerardo Reyes, autor de Alex Saab (Planeta), mantiene que Saab habría intentado negociar con Estados Unidos.

En declaraciones a Efe, Reyes, del equipo de investigación de Univision, decía en mayo pasado: «Maduro tiene razones para preocuparse porque este señor era casi como un superministro, manejaba toda la parte de comercio exterior, todas las soluciones de emergencia de un régimen acorralado por Estados Unidos».

Su esposa, la modelo italiana, Carla Fabri, de 27 años, fue quien leyó esa carta de Saab ante cientos de seguidores en Caracas. La Justicia italiana también investiga a Fabri desde 2019 por lavado de dinero. Llevó una vida de lujo sin justificar ingresos. La sospecha es que participaba activamente en las operaciones de Saab.

Juntos son padres de niñas de corta edad. Fabri aseguraba que su marido no se doblegará. La familia de Saab está bajo protección de la autoridades venezolanas.