Europa | Internacional

Merkel se despide de la UE tras 107 cumbres en plena crisis con Polonia

Hungría respalda al primer ministro Morawiecki en su enfrentamiento con las instituciones europeas

La canciller alemana, Angela Merkel, en su última foto de familia en un Consejo Europeo

La canciller alemana, Angela Merkel, flanqueada por Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen. EFE

La canciller alemana se despide este viernes de sus colegas europeos en su cumbre número 107. En la foto de familia se va a echar de menos a Angela Merkel y por ello los líderes del Consejo Europeo se han quedado con un recuerdo simbólico de esta última instantánea con ella. La llamada canciller de las crisis ha sido testigo en esta ocasión del choque con Polonia por el estado de derecho. Hungría ha salido en ayuda de Polonia en esta cumbre.

Ha recibido piropos singulares. «Eres un monumento», le ha dicho el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel a Angela Merkel. «El Consejo Europeo sin ti es como Roma sin El Vaticano o París sin la Torre Eiffel».

Charles Michel le ha dedicado un tuit en el que reproduce un video de despedida de Barack Obama, el ex presidente de Estados Unidos, fan de Merkel. Y otro en el que le agradece «su experiencia, sabiduría y habilidad para centrarse en lo importante».

Merkel ha sido vital en estos 16 años al frente de Alemania, que cumplirá el 22 de noviembre, no solo para su país, sino también para la Unión Europea. En su reciente discurso al recibir el Premio Carlos V en el Real Monasterio de Yuste, «solo una Europa unida es una Europa fuerte. Unidos hacia dentro, fuertes hacia fuera». Fue su última visita a España, donde es extraordinariamente popular.

Está siendo un adiós por etapas, ya que Angela Merkel sigue siendo canciller interina hasta que no haya nuevo gobierno. Este jueves han comenzado las negociaciones oficiales en Berlín de los tres partidos que tratan de fundar las bases de una coalición semáforo. Son los socialdemócratas, encabezados por Olaf Scholz, los Verdes que lideran Annalena Baerbock y Robert Habeck, y los liberales de Christian Lindner. Unas 300 personas en 22 grupos de trabajo intentarán que haya gobierno antes de Navidad.

Su previsible sucesor será Olaf Scholz, el líder socialdemócrata. Si aún no es canciller el 17 de diciembre, Merkel sobrepasará el récord de su mentor, Helmut Kohl, al frente del gobierno alemán.

Fuerzas centrífugas en la UE

En Bruselas, Merkel ha visto en la práctica un hecho al que aludió también en Yuste. Decía la canciller: «Desde hace tiempo hay fuerzas centrífugas en la UE que nacen cuando la cohesión de la UE se vuelve frágil, cuando los cambios en la sociedad se hacen complejos, cuando las diferencias se agrandan… El único método eficaz es el diálogo sincero y resaltar nuestros valores comunes. Son respeto, dignidad humana, libertad y democracia, igualdad y Estado de Derecho, respeto derechos humanos y minorías».

No las mencionaba de forma explícita a esas «fuerzas centrífugas» pero se refería a países como Polonia y Hungría que se enfrentan continuamente a la Unión Europea por el estado de derecho. Ponen en cuestión la división de poderes y si la UE no reacciona su sentido se pondrá en duda.

Polonia es quien ahora abandera un enfrentamiento con la UE que quedó de manifiesto el pasado martes cuando el primer ministro, Mateusz Morawiecki, expuso su versión de por qué ha llevado al Constitucional ha manifestar que las leyes polacas están por encima de las europeas.

La población polaca eligió la libertad de votar a sus gobiernos, libertad de expresión y quisieron acabar con la corrupción y tribunales independientes»

ursula von der leyen, presidenta de la comisión europea

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, muy cercana a Merkel y de su mismo partido, la CDU, recordó a Morawiecki cómo su país quiso unirse a la UE después de estar sometido al régimen soviético. «La población polaca eligió la libertad de votar a sus gobiernos, libertad de expresión y medios libres, quisieron acabar con la corrupción y tribunales independientes que protejan sus derechos». Y añadió: «Es lo que Europa es y por lo que Europa se mantiene en pie… La reciente decisión del Tribunal Constitucional de Polonia pone todo esto en cuestión».

El primer ministro polaco acusó a las instituciones europeas de aplicar una doble vara de medir con su país y dijo que la amenaza de no recibir los fondos de recuperación Next Generation era puro chantaje. Son 36.000 millones de euros los que están en juego.

Con este telón de fondo, los líderes del Consejo Europeo se vieron este jueves y siguen este viernes. Emmanuel Macron, presidente francés que se juega la reelección la próxima primavera, le pidió a Morawiecki que entable un diálogo con la Comisión Europea con el fin de hallar «una solución compatible con nuestros principios y reglas comunes». Merkel y Macron se vieron con el primer ministro polaco poco antes de la cumbre para buscar ese acercamiento.

A pesar de esa foto de unidad en torno a Merkel, esta última cumbre de Merkel, probablemente, Polonia y Hungría han vuelto a hacer frente común en esta disputa sobre el estado de derecho. Los primeros ministros de Países Bajos y Finlandia quieren que se aplique mano dura con Polonia. «Es un desafío a Europa, a su corazón, su esencia», mantienen los críticos de Polonia.

Hasta esta previsible última cumbre la canciller Merkel va a seguir desempeñando el papel que mejor sabe hacer: buscar el consenso. Lo ha hecho en Alemania, donde ha gobernado 12 de los 16 años que ha estado en el poder con los socialdemócratas, y en la Europa de la crisis financiera, de la crisis migratoria, y ahora de la crisis con estas fuerzas centrífugas.

Te puede interesar

Comentar ()