Europa | Internacional

El futuro de Boris Johnson, en vilo, tras la derrota en un bastión conservador

Los liberaldemócratas se hacen con un distrito rural y pro Brexit, que ha castigado al primer ministro por sus escándalos

El primer ministro británico, Boris Johnson, saliendo de su residencia oficial en Downing Street.

El primer ministro británico, Boris Johnson, saliendo de su residencia oficial en Downing Street. EFE

North Shropshire siempre ha sido tory en 189 años, salvo entre 1904 y 1906. Es un distrito electoral rural y pro Brexit que en la elección parcial de este jueves se ha decantado por la candidata liberaldemócrata, Helen Morgan. Los conservadores, que lidera el primer ministro, Boris Johnson, han logrado tan solo un 34% de los votos. Esta derrota deja en vilo el futuro de Boris Johnson, cada vez más cuestionado por sus continuas mentiras al electorado.

En 2019 la candidata liberaldemócrata se quedó tercera con apenas un 10% de los votos. Este jueves ha ganado por 23.000 votos. Es una derrota aún mayor que la sufrida en las elecciones parciales en Chesham y Amersham en junio pasado, según informa The Guardian.

En el discurso tras confirmarse su victoria, Morgan atacó al primer ministro y dijo que los votantes conservadores habían reaccionado «a la falta de decencia de Boris Johnson» y habían demostrado que su voto no estaba garantizado.

La gente de North Shropshire ha hablado en nombre del pueblo británico. Han dicho a Boris Johnson: la fiesta ha terminado»

Helen morgan, diputada liberaldemócrata en north shropshire

«Esta noche, la gente de North Shropshire ha hablado en nombre del pueblo británico. Los ciudadanos han dicho alto y claro: Boris Johnson, la fiesta ha terminado», ha dicho Helen Morgan en Shrewsbury. Otros primeros ministros «pensaban por el bien de la nación», ha dicho Morgan, «pero Johnson solo piensa en él y cree que está por encima de nosotros. Nuestro país necesita liderazgo y usted, señor Johnson, no es un líder».

Y lo peor es que no solo lo piensa la oposición laborista y liberaldemócrata: también comparten esta visión cada vez más diputados conservadores.

La dimisión de Owen Paterson, ex ministro de Medio Ambiente, al ser acusado de violar las normas sobre la percepción de ingresos suplementarios, provocó esta elección parcial. En el Reino Unido los distritos electorales (constituencies) se renuevan con elecciones cuando se produce una vacante.

Es precisamente la particularidad del sistema electoral británico, uninominal, lo que amenaza el futuro de Boris Johnson. Cada diputado es responsable directamente ante su electorado y rinde cuentas ante los ciudadanos cada semana. Esta elección es una llamada de atención a todos ellos: Boris Johnson pone en peligro sus escaños. Ya no es un caballo ganador, sino al contrario, es símbolo de derrota.

¿Acabará como Theresa May?

Lo explica así Peter Walker, corresponsal político de The Guardian: «Si es algo conocido que los conservadores pueden ser brutales con sus líderes cuando creen que no son del gusto de los electores, en el caso de Boris Johnson es una realidad aún más evidente, ya que su principal atractivo es que seducía a los votantes. Pero si ha perdido el encanto, debería preocuparse. Y la palabra clave es ‘si’. Los tories han perdido en North Shropshire, un escaño que han tenido de forma continuada 189 años excepto entre 1904 y 1906, lo que es un auténtico terremoto, ya que las elecciones parciales ofrecen lecciones al gobierno, incluso a mitad de mandato… «

Cada día la prensa británica revela nuevas informaciones que muestran cómo Boris Johnson se burlaba de las normas impuestas a la población por la expansión del coronavirus. Primero negó estar al tanto de la fiesta del 18 de diciembre del año pasado en el 10 de Downing Street a la que asistió su entorno, mientras los británicos renunciaban a sus Navidades. Sin embargo, sí que estuvo al menos 15 minutos en otra celebración el 10 de mayo, donde se sirvió pizza y vino. En aquel momento las personas que vivían en hogares diferentes no podían estar a menos de dos metros.

Los tories ya han manifestado su descontento esta semana en una votación sobre las nuevas medidas para frenar la expansión de ómicron. Hasta 99 diputados conservadores rechazaron este plan, que salió adelante gracias al apoyo de la oposición. La situación en el Reino Unido es grave: con 88.000 casos este viernes se ha dado a conocer un nuevo récord.

Según The Daily Telegraph, los diputados conservadores se están planteando empezar a escribir cartas para plantear una moción de no confianza. Las Navidades van a ser complicadas para el primer ministro conservador. Según las reglas del Partido Conservador, si logran 54, habrá votación. Así cayó la antecesora de Boris Johnson, Theresa May. Y Boris fue de los alzados.

Te puede interesar

Comentar ()