Cientos de diplomáticos y embajadores ante la ONU han abandonado el comité de derechos humanos de las Naciones Unidas cuando se iba a emitir un mensaje pregrabado del ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

El alto dirigente ruso insistió en los motivos de Vladimir Putin para justificar la invasión de Ucrania y alegó que Moscú trata de «desnazificar» el país. La intervención rusa ante la ONU ha causado la indignación de buena parte de los participantes en la reunión, que se han levantado y han abandonado la sala.

Las intervenciones de este lunes ante la ONU ya fueron tensas e incluso el representante ucraniano llegó a sugerir a Vladimir Putin que «si se quiere suicidar», haga lo mismo que «el hombre del búnker en Berlín en 1945», en referencia al suicidio de Adolf Hitler.