El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha descrito este martes el ataque con misiles contra la ciudad de Járkov como un «crimen de guerra» que ha dejado al menos una decena de civiles muertos.

«Las fuerzas rusas han disparado brutalmente artillería sobre Járkov», ha señalado Zelenski en un mensaje a la nación. «Es claramente un crimen de guerra en una ciudad pacífica con áreas residenciales pacíficas, no con instalaciones militares. Decenas de testigos prueban esto, (…) que ha sido una destrucción deliberada de población civil», ha manifestado.

Al menos nueve personas, entre ellos tres niños, han muerto a causa del ataque que ha incluido el lanzamiento de un misil que ha provocado una gran explosión en el centro de la ciudad.

El ministro de Exteriores, Dimitro Kuleba, ha señalado que se trata de un ataque «bárbaro» con misiles y ha lamentado los daños causados a los distritos residenciales y la plaza de la Libertad.

Sin embargo, ha asegurado que el presidente ruso, Vladimir Putin, «es incapaz de romper Ucrania». «Comete crímenes de guerra porque está enfurecido. El mundo puede y debe hacer más. ¡Aumentad la presión, aislar a Rusia por completo!», ha aseverado en su cuenta de Twitter.

El Ministerio de Exteriores de Ucrania ha difundido un vídeo en su cuenta de la citada red social en la que se puede observar el instante posterior a la explosión registrada en el centro de Járkov.

Por su parte, el gobernador de la ciudad, Oleh Sinehubov, ha acusado a Rusia de bombardear áreas residenciales con misiles y ha lamentado que hayan golpeado la plaza central, justo enfrente de la oficina de la administración estatal, según ha explicado en un canal de Telegram.

Nuestro enemigo no tiene más opciones que cometer estos crímenes porque nuestro Ejército es fuerte y se está defendiendo»

Los servicios de emergencias de la ciudad han indicado en su cuenta de Facebook que seis civiles han resultado heridos, entre ellos un menor. «Nuestro enemigo no tiene más opciones que cometer estos crímenes porque nuestro Ejército es fuerte y se está defendiendo», ha dicho Sinehubov.

Esta mismo martes, el vice primer ministro británico, Dominic Raab, ha asegurado que los crímenes de guerra «serán perseguidos». «De todas las medidas que estamos apoyando, los esfuerzos para recabar pruebas de crímenes de guerra se mantienen», ha aseverado en declaraciones a la BBC.

Así, ha explicado que por el momento Londres ha puesto todo el énfasis en imponer sanciones económicas que permitan «matar de hambre a las finanzas rusas» y golpeen además a los oligarcas rusos que necesitan acceder al sistema internacional.