Internacional ENTREVISTA | Fabrice Pothier, ex director de Planificación Política de la OTAN

"La OTAN comete el gran error de no responder a la amenaza nuclear de Putin. Es un precedente muy peligroso"

Fabrice Pothier Victor Pinchuk Foundation

Fabrice Pothier conoce bien el cuartel de la OTAN desde el que hoy se decide la respuesta a la invasión rusa de Ucrania. Fue director de planificación política de la organización transatlántica. Miembro de La Republique En Marche de Emmanuel Macron y ex director de Carnegie Europe, Pothier defiende que la OTAN debe abandonar la actitud defensiva que mantiene desde el inicio de la guerra, de la que se cumple este jueves un mes, y tomar la iniciativa frente a Vladimir y «sus fuerzas de la oscuridad».

«La OTAN fue creada para gestionar la escalada con las fuerzas originalmente soviéticas y ha sido revigorizada para gestionar la escalada con Vladimir Putin», señala Pothier, director ejecutivo de la consultora política internacional Rasmussen Global e investigador senior del International Institute of Strategic Studies. A juicio, el apoyo de la OTAN, que celebra hoy una cumbre extraordinaria en Bruselas, «debería ampliarse en cantidad y calidad», con el envío de nuevo armamento, entre ellos, sistemas de defensa antiaérea.

Pregunta.- ¿Qué más puede hacer la OTAN?
Respuesta.- Creo que la OTAN debe y puede hacer más. En primer lugar, es obvio que debe proporcionar todo el apoyo y la solidaridad posibles a los Estados que se hallan en la primera línea de la OTAN y que están realmente expuestos a la guerra, tanto por el flujo migratorio como por las posibles actividades militares de Rusia, como vimos con el ataque con misiles contra una base militar ucraniana. Así que hay que darles todas las garantías que necesiten, porque estos son los Estados que están realmente, literal y estratégicamente, en la primera línea de esa guerra. La OTAN ha acertado bastante en eso. Pero creo que más es siempre bueno, porque estos son los aliados que realmente están liderando el esfuerzo para tratar de ayudar a los ucranianos. Pero para que lo hagan, tienen que sentir que les cubrimos las espaldas. En segundo lugar, creo que el envío de armas, al contrario de lo que intenta decirnos Putin, no debería detenerse, sino que debería ampliarse en cantidad y calidad.

En cuanto a la calidad, esto implica que debe incluir sistemas de armas defensivas que ayuden a los ucranianos a defender su territorio y a la población y a protegerlos de la fuerza aérea y de los misiles rusos con S-300, sistemas de defensa aérea de medio alcance. Francia tiene algunos, Reino Unido o Italia también así como Grecia, Bulgaria, Eslovaquia y la República Checa. No se trata de las fuerzas de la OTAN. No estamos poniendo botas sobre el terreno. Sólo estamos proporcionando las capacidades que el ejército ucraniano necesita para librar esa lucha en condiciones de igualdad. Creo que los jefes de Estado que se reúne este jueves en una especie de cumbre extraordinaria de la OTAN deben transmitir un mensaje muy claro a Vladimir Putin de que las armas de destrucción masiva, nucleares o químicas, no tienen absolutamente ningún lugar en este conflicto, y que el uso de estas armas cambiaría fundamentalmente la naturaleza de este conflicto con consecuencias obviamente devastadoras.

Ese mensaje debe ser extremadamente claro y fuerte, especialmente en el frente nuclear. Creo que hemos cometido un gran error al no responder la suerte de sable nuclear de Vladimir Putin, lo que, en mi opinión, sienta un precedente muy peligroso, porque qué le impedirá hacer lo mismo la próxima vez que decida ir a por otro país y, posiblemente, a un país miembro de la OTAN. Es una obligación moral, pero también estratégica, contrarrestar este tipo de retórica nuclear con un mensaje muy claro de que éste no es el lugar para traer armas nucleares o químicas.

Impacto de los bombardeos en Malyn (Ucrania).

El envío de armas, al contrario de lo que intenta decirnos Putin, no debería detenerse, sino que debería ampliarse en cantidad y calidad

P.- ¿Cuáles son las razones para que la OTAN no haya dado esos pasos hasta ahora?
R.- El lenguaje que te he dado como ejemplo de lo que se podría decir es un lenguaje que ha sido utilizado por la OTAN durante los últimos 30 años. Así que lo que sugiero que se diga no es nada revolucionario en sí. Mi lectura de por qué no se hace es una mezcla de tratar de ignorar la amenaza de Putin al no responderla. Es como: “No vamos a darle más valor del que merece, así que no vamos a responder”. Hay cierta voluntad de no crear ansiedad entre la población de la OTAN. Pero la paradoja es que todo el mundo con conexiones con la organización es consciente de lo que Putin hizo con sus fuerzas nucleares. No se le ha escapado a nadie. Lo que sí se nos escapa es la respuesta de nuestros líderes a eso. Nadie quiere una escalada nuclear o una guerra nuclear, incluyendo probablemente a Putin. Pero para evitarlo, la teoría básica de la disuasión nuclear es que hay que tener un mensaje de contra-disuasión que diga que, de nuevo, el uso de armas nucleares no tiene lugar en este conflicto y que si se usan, cambiarán fundamentalmente la naturaleza del conflicto con consecuencias obviamente terribles para todas las partes.

P.- ¿Cree que la OTAN podría cambiar de posición y lanzar ese mensaje?
R.- Honestamente creo que no lo van a hacer, pero es un gran error.

P.- ¿Comparte la solicitud de declarar una zona de exclusión aérea que piden insistentemente desde Ucrania?
R.- No soy un gran partidario de la zona de exclusión aérea, tal y como se presentó al principio, con aviones de combate entrando básicamente en combate con aviones de combate rusos para despejar el cielo. Creo que, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño del territorio, esto requeriría un gran esfuerzo.

En Libia la zona de exclusión aérea fue solo para la parte norte del país y fue un trabajo infernal. Siendo realista, no lo veo muy posible

En Libia fue solo para la parte norte del país y fue un trabajo infernal. Así que desde un punto de vista realista, no lo veo muy posible. Sin embargo, la conclusión es que, en primer lugar, creo que debemos intentar dar lo máximo posible a los ucranianos para que puedan luchar, porque al final son ellos los que luchan. Así que lo mínimo que podemos hacer es darles el equipo para llevar a cabo esa lucha. La zona de exclusión aérea no tiene por qué referirse únicamente a los aviones de combate.

Y, como he mencionado antes, también puede tratarse de sistemas de defensa aérea en los que, básicamente, lo que se quiere hacer es aumentar el coste de las operaciones de las fuerzas aéreas rusas y el nivel de fracaso de sus ataques con misiles, y eso se puede hacer con una defensa aérea integral bastante avanzada. Para eso lo que necesitan es disponer de más sistemas proporcionados por los países de la OTAN. Creo que es realista, desde el punto de vista operativo, intentar que al menos el oeste de Ucrania sea una zona no disputada y no dominada por la fuerza aérea y los misiles rusos. Creo que resulta más realista. Sería una suerte de zona de exclusión aérea en Ucrania Occidental, en su mayor parte hecha con diferentes sistemas que básicamente hacen mucho más improbable el tipo de incursión y ataques visuales que hemos visto en la frontera con Polonia.

Fabrice Pothier, en la sede de la administración presidencial ucraniana en Kiev. E.I.

Para una zona de exclusión aérea los ucranianos necesitan dos tipos de capacidades, aviones de combate y o sistemas de defensa aérea. Tienen algunos sistemas tácticos de defensa aérea, pero son tácticos y no son suficientes. Necesitan sistemas de defensa aérea de medio alcance que puedan básicamente apuntar y golpear a los aviones de combate rusos, así como reducir la tasa de éxito de los misiles de crucero y el tamaño de los errores. Eso es lo que necesitan.

P.- Es, entiendo, un asunto de voluntad política…
R.- Absolutamente. Siempre es así con estas cosas.

P.- Se han publicado informes de las agencias de inteligencia británica y estadounidense sobre las “dificultades logísticas” de las tropas rusas…
R.- Parece que efectivamente han tenido, sobre todo en la primera fase de esta campaña, algunos problemas logísticos y de abastecimiento importantes, incluyendo también problemas de comunicación. Pero también parece que en los últimos días los han ido corrigiendo reagrupando las unidades que estaban demasiado dispersas por el territorio reagrupándose y comenzando a moverse de una manera más o menos sistemática y de manera menos dispersa y expuesta. Además, están consiguiendo empezar a rodear algunos grandes centros de población, como Mariúpol y obviamente Kiev. Esto es lo que están tratando de hacer. Están tratando de cortar el suministro de la población y las fuerzas en Kiev.

Así que realmente hay una carrera contra el tiempo, si se las arreglan para realmente sitiar a la población y las fuerzas en los principales centros de población. Si nos las arreglamos para hacer la operación tan costosa, algo que los ucranianos han hecho muy bien con malabares. Creo que necesitan más de eso y requieren de material sofisticado para derribar aviones de combate porque no se puede derribar un avión de combate a menos que vayan realmente a baja altura. Hay que tener un sistema automático de verdad. La OTAN puede marcar la diferencia.

China es el factor que podría convertir esta guerra regional en una global

P.- ¿Le preocupa la posible implicación de China?
R.- Esto podría ser, de hecho, el factor que podría convertir lo que es esencialmente una guerra regional, europea, en una guerra global. Eso no significa que vaya a haber una guerra en todo el mundo, pero sí que va a implicar a las principales potencias mundiales, incluidas las nucleares, en un enfrentamiento directo. Y esto es ciertamente muy preocupante. Se ha ofrecido mensaje bastante claro a los chinos de que habrá un coste económico significativo para ellos si apoyan los esfuerzos militares de Putin. Los chinos también deben saber que hay un coste diplomático en términos de que van a perder el sur, el apoyo en África y América Latina, si se unen a las fuerzas de la oscuridad, que es esencialmente en lo que Putin se ha convertido ahora. Toda la estrategia de China de ser el mejor amigo económico y político de África y América Latina naufragaría.

Un soldado ucraniano vigila un edificio bombardeado en Kiev.

La pregunta es cómo recuperamos algún tipo de control sobre lo que es esencialmente una guerra en Europa

P.- Algunos líderes europeos llevan días advirtiendo de la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial…
R.- Me cansa esto. Es como volver a 2014 y 2015. Nos estamos metiendo en esta especie de trampa autodestructiva de “no podemos hacer nada, porque en el momento en que hagamos algo, van a escalar, y va a ser una guerra nuclear, va a ser la Tercera Guerra Mundial”. Creo que no funciona así. La pregunta es más bien si controlamos lo que está sucediendo y estamos prevaleciendo o estamos básicamente en esta especie de extremo receptor de lo que Putin decida hacer a continuación. Esa es la pregunta. Y si la respuesta es no, no queremos estar en el extremo receptor. No queremos estar esperando a que él redefina las líneas rojas y su conjunto de operaciones. En ese caso, la siguiente pregunta es cómo recuperamos algún tipo de control sobre lo que es esencialmente una guerra en Europa.

P.- ¿Cuál era el objetivo de Putin con la invasión de Ucrania?
R.- No estoy en su cabeza, gracias a Dios. Pero, por lo que puedo entender, su objetivo inicial era hacer una toma del tipo de Crimea, un golpe rápido, yendo por la decapitación del gobierno ucraniano y la sustitución de ese gobierno por uno títere de Rusia, y luego posiblemente consolidar su control territorial en el camino. Creo que esa era la noción. Pero en realidad esa noción estaba completamente divorciada de una realidad fundamental, que muestra cómo ha sido cegado por su propia ideología y por sus servicios de inteligencia. Le están sirviendo lo que creen que quiere oír. Supuso que entrarían en Ucrania como liberadores. Por eso enviaron las pequeñas unidades en medio de la nada, en medio del campo ucraniano. Es lo que haces cuando estás liberando un país que sabes que la población te está esperando. Pero el hecho es que la población ucraniana no estaba por la labor incluso los ucranianos de habla rusa no quieren ser rusos y no quieren ser ocupados por Moscú.

A Putin le están sirviendo lo que creen que quiere oír. Supuso que entrarían en Ucrania como liberadores y se equivocó

La pregunta del millón es qué es lo suficientemente bueno para Putin como para detener la matanza y pretender que valió la pena frente a su propia gente y su población. Y ahí es donde comenzarían las negociaciones. Y por eso es realmente fundamental que le demos a Zelensky ahora mismo todo el apoyo y la señal más fuerte posible. Para que cuando negocie con Putin, éste sepa que frente a él, tiene el coste de continuar con lo que hace va a ser demasiado alto para él. Y que al final, aunque haya ido a Ucrania a cambiar el régimen, puede que tenga que volver a casa en Rusia para evitar el cambio de régimen en Rusia. Ese es el punto en el que se le quiere presionar.

P.- ¿Hacia dónde va el conflicto?
R.- Puede ser que ambas partes intenten decir al mundo que buscamos la paz para poder seguir luchando, o puede ser que ambas partes sepan que no pueden mantener esto para siempre. Creo que no pueden mantenerlo. Es decir, para los ucranianos, va a haber momentos muy duros. A Zelensky lleguen momentos en los que posiblemente su población empiece a decirle que estamos contigo, pero que no podemos seguir así. “No podemos morir de hambre como en la época medieval. Lo que está ocurriendo es terrible y esto es lo que está haciendo Putin”.

Va a llegar un momento en el que Zelensky estará bajo una gran presión, incluso desde Occidente. Le dirán: ‘tienes que salvar lo que puedas’

Putin no pudo decapitar a Ucrania. Así que está tratando de llevar a la población ucraniana a sus necesidades. Y va a haber un momento en el que Zelensky estará bajo una gran presión. Desde Occidente le dirán: “tienes que salvar lo que puedas de tu población en tu país”. Pero por otro lado, Putin también tiene demasiado mortajas de cadáveres en morgues en Bielorrusia o incluso soldados rusos, cadáveres dejados en suelo ucraniano, porque sabe que si la población rusa se da cuenta del coste hasta el momento, tendrá un gran problema en casa. Es una carrera contra el tiempo. Por otro lado, el asedio de Grozny duró dos años. Así que puede continuar. Pero en Grozny, no se enfrentaba al tipo de sanciones económicas a las que se enfrenta ahora. Así que creo que hay más razones por las que podría terminar pronto que por las que podría continuar de forma abierta. Es realmente difícil de predecir.

Te puede interesar

Comentar ()