Internacional

Evacuación de heridos de Mariúpol a bordo de un tren: "Sacadlos de aquí. Necesitan sobrevivir"

Médicos Sin Fronteras realiza en ferrocarril la primera evacuación de pacientes desde las cercanías de la sitiada Mariúpol hacia la occidental Leópolis

Uno de los dos vagones del tren de MSF a Leópolis. MSF

Veinticuatro horas a bordo del primer tren medicalizado, del castigado este de Ucrania al oeste del país. Médicos Sin Fronteras (MSF) ha logrado completar la primera evacuación en ferrocarril de nueve pacientes heridos de gravedad, la mayoría procedentes de la sitiada Mariúpol. Las víctimas han viajado desde Zaporiyia a hospitales de referencia en Leópolis, a 70 kilómetros de la frontera con Polonia.

En el primer tren, compuesto de dos vagones que MSF ha desarrollado conjuntamente con los ferrocarriles ucranianos, viajaba la doctora Joanne Liu, experimentada pediatra del equipo de respuesta médica de MSF en Ucrania y expresidenta internacional de la ONG, quien relata los duros testimonios recogidos durante su visita a un hospital de Zaporiyia el 29 de marzo, días antes del desplazamiento.

Liu, que se encargó de examinar a los pacientes para su traslado, destaca el caso de un niño con varias fracturas abiertas y las piernas drenadas cuya madre suplicó al equipo de MSF que se lo llevaran para ser tratado. «Me dijo: ‘Quiero que mi hijo sea evacuado médicamente porque creo que es la única posibilidad de que conserve sus piernas‘», cuenta la pediatra, añadiendo que el menor también pidió ser trasladado. «Nos miró y dijo: ‘Quiero volver a caminar'».  

Este primer viaje culminó el 1 de abril, pero la organización ya prepara un vehículo más grande y con más personal sanitario para continuar con el rescate de civiles heridos. La mayoría de los pacientes habían sido heridos en Mariúpol o mientras intentaban escapar de la ciudad.

El objetivo de estas derivaciones, explica la organización a través de un comunicado, es aliviar a los sobrecargados hospitales ucranianos cerca de la zona de guerra activa y facilitar que los heridos puedan recibir tratamiento en hospitales con más capacidad y más alejados de los combates.

Sin embargo, al tratarse de un viaje de un día entero hasta Leópolis, el equipo médico tuvo que analizar la estabilidad de los pacientes para cerciorarse de que aguantarían el viaje. «Dijimos que no podíamos prometer nada, que veríamos lo que era posible», indica la pediatra.

El director y los internos fueron insistentes ante la crítica situación en los hospitales. «Tienen que sacarlos de aquí. Necesitan sobrevivir. Esta es nuestra esperanza”, fueron las palabras que hicieron que Liu y su equipo regresaran al centro los dos días siguientes para analizar a cada uno de los posibles beneficiarios. Algunos de estos internos no pudieron ser evacuados, como es el caso de un niño de tres años con lesiones abdominales muy graves.

Al menos 2.694 personas fueron evacuadas el domingo de las localidades ucranianas de Mariúpol, Berdyansk y la región separatista de Lugansk, según informó la vice primera ministra ucraniana, Irina Vereschuk. Más de 1.300 civiles han muerto y más de 2.000 han resultado heridos en estos 39 días de contienda, según el último balance del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Te puede interesar

Comentar ()