El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha convocado al embajador español en Moscú, Marcos Gómez Martínez, a quien le ha informado de la inminente expulsión de 27 diplomáticos españoles de la embajada de España en Moscú y el consulado general en San Petersburgo, como respuesta a la misma medida adoptada por el gobierno español en abril pasado.

El embajador de España en Moscú, Marcos Gómez Martínez, ha informado que estos diplomáticos han sido declarados «personas non gratas». Tienen que salir del país en un plazo de siete días.

Poco antes, Rusia decidió expulsar a dos diplomáticos finlandeses en respuesta a la declaración de persona non grata por parte de Helsinki en abril pasado de dos miembros de la embajada soviética. También han de dejar el país 24 diplomáticos italianos y 34 franceses. En total, son 85 los diplomáticos europeos expulsados de Moscú.

El pasado 5 de abril, el Gobierno acordó expulsar a 25 diplomáticos y personal de la embajada rusa en España por considerar que representaban «una amenaza para la seguridad de nuestro país» y como muestra de rechazo de la actuación de las tropas rusas en Ucrania. Sin embargo, el embajador ruso, Yuri Korchagin, sigue en España.

El Ministerio de Exteriores ha mostrado su rechazo a esta expulsión, que no considera proporcional a la medida tomada por España el mes pasado. «Las autoridades rusas justifican esta decisión en base a la reciprocidad por la expulsión de funcionarios de la Embajada rusa en Madrid notificada el pasado mes de abril», ha expresado el departamento de José Manuel Albares a través de un comunicado.

Sin embargo, afirma, cuando España decidió el pasado 5 de abril ordenar esta expulsión «se basó en motivos de seguridad debidamente justificados, que no se dan en este caso».

Albares esperaba que Moscú tomase una decisión «simétrica» y «recíproca» a la que adoptó España y no expulse al embajador. «Es una convocatoria que esperábamos», ha afirmado el titular de Exteriores aludiendo a la expulsión de personal diplomático español después de la decisión adoptada por el Gobierno el mes pasado tras la invasión rusa de Ucrania.

En cualquier caso, ha hecho hincapié en que los motivos por los que Rusia puede decidir la expulsión de personal diplomático español no son los mismos que los utilizados por España en abril.

El ministro de Exteriores ha recordado que el embajador español ha sido convocado junto a los de otros países europeos. Solo quedan otros tres países de Europa por ser citados por Moscú de los que adoptaron medidas anteriormente.

El Gobierno motivó la expulsión de los 27 ciudadanos rusos entre diplomáticos y otro personal por considerar que representaban «una amenaza para la seguridad» de España y como muestra de rechazo a la invasión de Ucrania.