Internacional SVETLANA TIJANOVSKAYA / LÍDER DE LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA DE BIELORRUSIA

"Con Lukashenko en el poder nadie puede garantizar la seguridad de Europa"

En su reciente visita, ha pedido a las autoridades españolas que no consideren la guerra "como un conflicto lejano"

Svetlana Tijanovskaya, líder de la oposición bielorrusa

La líder de la oposición bielorrusa, Svetlana Tijanovskaya, en el Congreso en Madrid. EUROPA PRESS

El destino de Svetlana Tijanovskaya (Mikashevishy, 1982) cambió hace algo más de dos años cuando detuvieron a su marido, el empresario y bloguero Serguei Tijanovski, con el fin de impedir que compitiera en las elecciones del 9 de agosto de 2020. «Mi marido no es un criminal», clamó entonces. Svetlana, madre de dos niños que vivió el accidente de Chernóbil de cerca, se lanzó a la arena política.

El régimen de Alexander Lukashenko creía que su candidatura incluso serviría para ganar legitimidad. Pero recogió el testigo de Serguei, que cumple pena de 18 años de cárcel acusado de fomentar los disturbios previos a las elecciones, y logró que una movilización nunca vista antes. Miles de personas clamaron en las calles por la victoria de Tijanovskaya. Lukashenko se tambaleó y tuvo que recurrir a engaños para mantenerse en el poder. Tijanovskaya sigue en la brecha y se ha convertido en un símbolo de la lucha por la democracia en Bielorrusia. Es solidaria con el pueblo ucraniano, ya que considera que el destino de Ucrania y el de Bielorrusia están unidos. A su juicio, el líder ruso, Vladimir Putin, impide que evolucionen hacia la democracia. Asegura que «con Lukashenko en el poder nadie puede garantizar la seguridad de Europa».

Tijanovskaya ha visitado España esta semana, donde ha sido recibida por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez, el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. Recibió el Premio Sajarov del Parlamento Europeo en diciembre de 2020 como representante de la oposición bielorrusa.

Pregunta.- Alexander Lukashenko está cooperando estrechamente con Putin en la invasión de Ucrania. ¿Cuáles son las razones de esta larga alianza y de la actual implicación?

Respuesta.- Lukashenko mantiene el poder en Bielorrusia solo porque Putin le ayuda. Le ayuda tanto política como financieramente. Le da dinero, préstamos, petróleo a precios nacionales (precios para Rusia), subvenciones gratuitas. Cuando en 2020 los bielorrusos protestaron masivamente contra el fraude electoral, Putin desplegó la Guardia Nacional (una organización militar estatal) cerca de las fronteras de Bielorrusia y prometió que enviaría estas fuerzas para ayudar a Lukashenko. Cuando los periodistas estatales se negaron a seguir mintiendo en la televisión el 20 de agosto, Putin envió a sus propagandistas.

Lukashenko se ha convertido en una marioneta de Putin y le ha dado parte del control sobre Bielorrusia»

En general, Rusia mantiene a Lukashenko en el poder. Y para ello sirve plenamente a los intereses de Rusia. Ahora incluso ha enviado tropas rusas para atacar a Ucrania desde el territorio de Bielorrusia, es decir, se ha convertido completamente en una marioneta de Putin y le ha dado parte del control sobre Bielorrusia a Putin. Sin el apoyo de Rusia, Lukashenko no habría estado en el poder durante mucho tiempo. Rusia ejerce el control sobre Bielorrusia a través de él.

P.- ¿Le preocupa la evolución de la guerra y el futuro de su país?

R.- La guerra en el siglo XXI, con bombas cayendo sobre hospitales de maternidad, sobre las cabezas de los civiles, con el asesinato y la violación de mujeres y niños, ¡es impensable! Creo que el mundo no puede contemplar esto con calma. Esta es una guerra entre el autoritarismo y la democracia. Y la comunidad internacional no puede dejar solas a Ucrania y Bielorrusia en esta lucha contra las ambiciones imperiales de Rusia. Como vemos, el futuro de Bielorrusia está inextricablemente ligado a los resultados de esta guerra. Sin una Ucrania libre, no habrá una Bielorrusia libre. Por eso se ha desarrollado en Bielorrusia un enorme movimiento clandestino partidista para ayudar a Ucrania, por la libertad de Ucrania y por la libertad de Bielorrusia.

P.- ¿Hacia dónde se dirige Bielorrusia?

R.- El pueblo de Bielorrusia se dirige hacia la libertad. Hacia la destrucción del régimen dictatorial en nuestro territorio y hacia el desarrollo de una Bielorrusia democrática y soberana.

P.- Lukashenko ha dicho que está dispuesto a que su país albergue «armas nucleares», si Minsk se ve amenazada. ¿Es la guerra nuclear un escenario probable?

R.- Si los dictadores tienen armas, entonces, al tratar de mantener el poder, pueden utilizarlas. Así que este escenario es posible. Otra cosa es que, en mi opinión, la probabilidad de tal desarrollo de los acontecimientos es pequeña, no creo que ellos mismos y su entorno estén preparados para el suicidio.

P.- ¿Puede Lukashenko cumplir sus amenazas y aumentar la participación de Bielorrusia en la invasión de Ucrania?

R.- Una vez más, sigue existiendo esta posibilidad. Mientras Lukashenko siga en el poder, nadie puede garantizar la seguridad de Ucrania desde este lado. Como, por cierto, la seguridad de toda Europa. Hemos visto más de una vez cómo Lukashenko incumple sus promesas. En vísperas de la invasión rusa desde Bielorrusia, Lukashenko simplemente juró a los ucranianos que no lo permitiría. ¿Y qué? Advertimos que él, su régimen, es una amenaza para la seguridad y la estabilidad regionales.

Existe la posibilidad de que si se ordena a los soldados bielorrusos luchar, vuelvan sus armas contra el régimen dictatorial»

A ello se suma que los bielorrusos están en contra de la entrada de las tropas bielorrusas en la guerra. Los propios militares no quieren luchar. No tienen motivación, no entienden por qué deben morir y matar por los intereses de otros. Además, existe la posibilidad de que si se les da esa orden, puedan volver sus armas contra el régimen dictatorial. El apoyo a Lukashenko entre la población es tan escaso que no correrá riesgos. Y ciertamente las tropas bielorrusas tendrán la oportunidad de pasarse al lado de los ucranianos o deponer las armas en la primera batalla en Ucrania.

P.- Usted ha visitado España. ¿Qué pide a España y a los líderes de la UE?

R.- Les pedimos que no vean esta guerra como un conflicto lejano. Les pedimos que entiendan que el destino de millones de personas, incluidos los bielorrusos, se está decidiendo ahora en Ucrania. Lo más probable es que afecte a toda Europa, y quizá al mundo entero. Al mismo tiempo, explicamos que Lukashenko, pero no Bielorrusia, se convirtió en el co-agente de Putin.

Lukashenko no es un representante de Bielorrusia. En 2020, finalmente perdió este derecho. La mayoría de los bielorrusos votaron en contra, y luego millones salieron a las calles para protestar contra la falsificación de los resultados. Si no fuera por el apoyo de Putin, no se habría mantenido en el poder. Es decir, incluso entonces los bielorrusos lucharon contra ambas dictaduras.

Por lo tanto, pedimos una distinción: Lukashenko es un coagente en esta guerra y una marioneta del Kremlin, debe responder por sus crímenes. Bielorrusia y los bielorrusos están luchando del lado del pueblo ucraniano en esta guerra. Y pedimos a España que adopte una posición de valor y nos brinde todo el apoyo posible a nivel político, y también pedimos a España que llame a sus amigos y aliados a hacerlo.

P.- Usted y su marido han sido víctimas de la represión. ¿Qué está haciendo el régimen de Minsk estos días? ¿Hay margen para un cambio político?

R.- Más de 1.200 presos ya han sido reconocidos como políticos. Unas 5.000 personas están entre rejas por motivos políticos. Y el régimen sigue agarrando y plantando. En cuanto debilite las represiones, los bielorrusos volverán a salir a la calle. La gente no está dispuesta a aceptar a Lukashenko. Ha cometido demasiados crímenes contra el pueblo bielorruso. Y ahora también ha traicionado los intereses nacionales al proporcionar el territorio de Bielorrusia al ejército ruso para la guerra en Ucrania. Con Lukashenko no hay lugar para el cambio político. Lo ha prometido muchas veces, pero cada vez ha acabado mintiendo. No os dejéis engañar por sus promesas: es una estafa. Debe marcharse.

P.- Usted apoyó a un batallón de voluntarios bielorrusos que luchan en Ucrania. ¿Qué puede hacer la oposición bielorrusa para detener la agresión rusa?

La victoria en esta guerra será nuestra. Los dictadores obsoletos no pueden arrastrarnos al pasado»

R.- Las fuerzas democráticas bielorrusas celebran reuniones a nivel político, hacen declaraciones en la prensa, hablando del lado de Ucrania (que también es el lado del pueblo bielorruso, como hemos dicho), llaman la atención al máximo sobre este tema para movilizar todas las fuerzas y medios para apoyar a los pueblos ucraniano y bielorruso. El pueblo bielorruso en el interior del país se dedica al trabajo subterráneo, a la guerra de guerrillas ferroviaria (al menos 80 ataques de guerrillas a las vías férreas), a los ciberataques de apoyo logístico y de infraestructuras. Decenas de miles de bielorrusos, arriesgando sus vidas, grabaron vídeos sobre el movimiento de las tropas rusas por el territorio de Bielorrusia y los enviaron al cuartel general ucraniano. Como resultado, los bielorrusos se aseguraron de que el suministro de las tropas rusas (entrega de equipos, municiones, fuerzas frescas, retirada de los heridos, etc.) a través de Bielorrusia se detuviera por completo, lo que repercutió en que ahora no haya ninguna ofensiva desde Bielorrusia. Por el momento, las tropas rusas se han desplegado en otras zonas. Un grupo ruso muy pequeño permaneció en Bielorrusia. Además, los voluntarios bielorrusos defienden las ciudades ucranianas con las armas en la mano y luchan por la libertad de Ucrania y, por tanto, por la libertad de Bielorrusia.

P.- ¿Una derrota de las tropas rusas en Ucrania puede suponer el fin de Lukashenko?

R.- Sí, así será.

P.- ¿Cuáles son sus expectativas sobre la guerra actual?

R.- La victoria será nuestra. No puede ser de otra manera. Los dictadores obsoletos no pueden arrastrarnos al pasado. No se puede impedir el futuro.
Gloria a Ucrania y larga vida a Bielorrusia.

Te puede interesar

Comentar ()