Internacional

ENTREVISTA| Mazin Qumsiyeh, científico y activista palestino

“El plan de Israel es expulsar a los palestinos de Gaza y probablemente lo logre”

Doha (Qatar)

Mazin Qumsiyeh, científico y activista palestino, durante la entrevista con El Independiente. FRANCISCO CARRIÓN

Cambió una carrera brillante en la universidad estadounidense de Yale por regresar a su casa, a Palestina. “Y no me arrepiento”, responde raudo Mazin Qumsiyeh, un experto en genética molecular y activista palestino. “Creo que fue la mejor decisión que tomé en la vida. Renuncié a un sueldo de seis cifras por cero ingresos. Y fue la mejor decisión de mi vida”, señala Qumsiyeh (Beit Sahour, 1957).

Hace una década fundó junto a su esposa el Museo Palestino de Historia Natural y el Instituto Palestino para la Biodiversidad y la Sostenibilidad de la Universidad de Belén, en Cisjordania, donde imparte clase. “Donamos 250.000 dólares para ponerlo en marcha y desde entonces hemos donado nuestro tiempo. Durante la última década hemos sido voluntarios a tiempo completo. Creemos que nuestro trabajo proporciona un rayo de esperanza a la gente”, apunta Qumsiyeh en una entrevista con El Independiente en el marco de las jornadas “Global Energy Cultures: How Energy Shapes Our Everyday Lives”, organizadas por la Georgetown University in Qatar.

En lugar de maldecir la oscuridad, cada uno de nosotros debería encender una vela

“Cuando nos visitan escolares ves la belleza de enseñarles a conectar con la tierra. Es lo que me mantiene cuerdo en mitad de tantos horrores. En lugar de maldecir la oscuridad, cada uno de nosotros debería encender una vela”, apunta.

Una actividad académica y divulgativa que ha hecho compatible con su activismo. Palestino cristiano, Qumsiyeh es firme partidario de la solución de un Estado democrático que permita la coexistencia pacífica de israelíes y palestinos al margen de los credos. “Israel no puede ganar la batalla de la opinión pública porque se basa en mentiras. No puedes ocultar la verdad para siempre. Puedes engañar a alguien una vez pero no todo el tiempo. Y la comunidad internacional se ha dado cuenta”, desliza.

Pregunta.- Desde Cisjordania, ¿cómo se observa lo que está sucediendo en Gaza?
Respuesta.-
La situación es muy difícil. Se está produciendo un genocidio y también la destrucción del medio ambiente y la gente no presta atención a este aspecto. Básicamente, Gaza se ha vuelto inhabitable intencionadamente. El plan es expulsar a la población de Gaza. Y probablemente lo logren. El objetivo final es que los palestinos de Cisjordania y Gaza acaben en Egipto y Jordania.

P.- ¿Los regímenes jordano y egipcio cooperarán con Israel?
R.-
Pueden oponerse verbalmente, pero en última instancia ¿qué puede hacer Al Sisi? Depende totalmente de EEUU para mantenerse en el poder. Tendrá que cooperar. Egipto ya está en muy mala situación económica y acarrea una deuda importante. Si EEUU perdona sus deudas, tendrán un respiro de la presión de la opinión pública egipcia. Y luego está el conflicto por la construcción de la presa en Etiopía. Egipto se quedará sin agua a menos que EEUU intervenga.

La solución de los dos estados es un sueño imposible, una ilusión y un truco de relaciones públicas

P.- ¿Alberga alguna esperanza de que finalmente no se produzca ese éxodo?
R.-
No queda otra. Es una lucha existencial para la gente de nuestra región. Para mi, lo principal es la sostenibilidad ¿Cómo creamos una sociedad sostenible para todos? Para judíos, cristianos, musulmanes y  todos. No creo que ocurra si permitimos que esos tipos se salgan con la suya. [¿Quiénes?] Estados Unidos e Israel.

P.- Es muy crítico con la solución de los dos estados que países como España han desempolvado. ¿Es un escenario viable?
R-.
Es un sueño imposible, una ilusión y un truco de relaciones públicas. No es algo real. La primera persona que lo propuso fue David Ben-Gurion en la década de 1920. Cuando su círculo íntimo saltó sobre él, aclaró que había que hablarlo pero no por eso había que implementarlo. Es una buena estrategia de relaciones públicas, nunca ha sido real. Y la razón es que todos los que estudian la historia del colonialismo y el anticolonialismo se dan cuenta de que nunca en la historia, y hay como cientos de ejemplos, nunca en la historia hubo la división de un territorio o una región entre los colonizadores y los colonizados. Sólo hay tres resultados posibles para la colonización: el modelo argelino, donde un millón de franceses hizo las maletas y se fuer a Francia; el modelo del genocidio de los nativos; y el tercero es un país para todo su pueblo, tanto los descendientes de los colonizados como los descendientes de los colonizadores. Es el resultado más común.

P.- Sigue siendo partidario de la solución de un solo estado…
R.-
Un estado democrático para todo el pueblo, como ha sucedido en América Latina o Europa. España fue colonizada por los moros y más tarde se convirtió en colonizador. Pero los descendientes de los colonizadores y los descendientes de los colonizados viven en un mismo país.

El sionismo no va a vencer. Es antinatural pedir un estado judío o musulmán

P.- ¿Es una vía posible a la vista de la situación hoy sobre el terreno?
R.-
Como científico que soy, digo que es una probabilidad. Ahora bien, ¿cuál es la alternativa? La alternativa es el genocidio. Los palestinos somos 15 millones de personas, dispersas hoy por todas partes. No puede matarnos a todos. Para mí no hay otra opción. Otra opción es una guerra global y ya sabemos cómo están alineados los poderes del mundo. Como biólogo tendría que admitir que las cucarachas heredarán la tierra si vamos por ese camino. Espero que no sea así. El sionismo no va a vencer. Siento decirles a los sionistas del mundo.

P.- ¿Por qué?
R.-
Porque no es natural. Es antinatural pedir un estado judío o un estado musulmán, porque los estados tienen que ser estados de sus ciudadanos. No pueden ser estados para una religión en particular. De lo contrario, todos tendremos problemas. El Estado no funciona así.

P.- ¿Qué es hoy Israel?
R.-
Es un estado racista, de apartheid y genocida. En una de las últimas encuestas reveló que el 94% de la opinión pública israelí piensa que las acciones de Israel en Gaza son correctas. El 57% de los encuestados dijo que es necesario incrementarlas. Ya han asesinado a más de 8.000 niños palestinos y quieren más. Cuando el 94% de la sociedad israelí dice esto demuestra que está corrompida por un sistema educativo que fomenta el racismo, al igual que pasó en Sudáfrica. Es una sociedad ciega. Es como si vivieran en su propio mundo. Están aislados del resto del mundo. Piensan que les odian en todas partes y que deben ser fuertes y matar para sobrevivir. Es un pensamiento psicológicamente perjudicial para ellos. Por cierto, hay más soldados que han muerto por suicidio que por Hamás. Es una estructura social que no se basa en la racionalidad y que no es sostenible a largo plazo. Lo que demuestra la guerra en Gaza es que ni siquiera pueden ganarle a un grupo como Hamás, un grupo pequeño formado por algunos miles de combatientes que han estado bajo asedio durante 17 años. A mí me sigue sorprendiendo cómo han logrado fabricar armas por mucho apoyo de Irán con el que cuentan.

Los israelíes piensan que les odian en todas partes y que deben ser fuertes y matar para sobrevivir. Es un pensamiento psicológicamente perjudicial

P.- Hasta ahora la comunidad internacional no ha podido detener la guerra en Gaza…
R.-
Es que Israel no es un país, es un movimiento global llamado Congreso Sionista Mundial. Tiene gente en todas partes. Hablo de sionistas y no de judíos porque hay cientos de miles de judíos que se oponen al sionismo, que son arrestados en manifestaciones. Los sionistas están incluso en el mundo árabe. Emiratos es básicamente una colonia sionista. Y ha sido así durante muchas décadas, no recientemente debido a la normalización. La normalización no es más que hacer emerger lo que era una realidad. El sionismo es un monstruo al que se ha alimentado. Y su ambición no solo es Palestina. Están pensando a corto plazo porque no pueden ganar. Cualquier análisis racional y objetivo demuestra que no pueden ganar. Hay 2.000 millones de musulmanes en el mundo. Están buscando el conflicto.

P.- La guerra en Gaza alimenta el fuego regional…
R.-
Totalmente. Israel quiere un conflicto importante. Creen que pueden ganar esto, lo cual es una locura. Hitler pensó que podía ganar la guerra. Por eso invadió otros países. No se puede cabrear a tanta gente y esperar ganar. Simplemente no funciona estratégicamente. Es un pensamiento emocional de que somos el pueblo elegido y de que Dios está con nosotros. Palestina era multiétnica, multicultural y multireligiosa. Sólo recientemente hemos comenzado a ver el crecimiento de movimientos islamistas como Hamás y la Yihad Islámica, que surge como una especie de reacción al sionismo, con la idea de un nacionalismo religioso etnocéntrico y chauvinista. La respuesta es una comunidad religiosa etnocéntrica, chauvinista y nacionalista que los lucha. Esto también es irracional.

P.- ¿Entiende los ataques de Hamás el 7 de octubre?
R.-
Son lógicos. También hubo un levantamiento del gueto de Varsovia. Esperaba que algunas personas intentaran escapar del gueto y lo hicieron el 7 de octubre y lograron ocupar 22 puestos militares alrededor de Gaza, que es básicamente un campo de concentración. Así que militarmente fue un éxito para Hamás y sabían lo que vendría después: un genocidio.

P.- ¿Es una respuesta legítima?
R.-
Escribí un libro sobre la resistencia popular no violenta. Mi filosofía es la no violencia. Ese soy yo personalmente. Pero como científico, puedo decirles que en cualquier tipo de lucha colonial y anticolonial en Sudáfrica, Argelia o Vietnam, todos sabemos que hay todo tipo de resistencia, diferentes facciones, diferentes ideas, diferentes conceptos… Entonces lo entiendo intelectual y académicamente. Esto no es una cuestión de justificar o no justificar. Cuando pones a un perro en un rincón y lo golpeas con un palo tantas veces, dependiendo de los antecedentes del perro, su reacción será diferente. Un perro gemirá, llorará, intentará ladrar, morderte o matarte. Entonces entiendo lógicamente las diferentes reacciones de diferentes facciones y diferentes grupos. En Sudáfrica había muchas facciones. Algunos de ellos resistieron pacíficamente, como Desmond Tutu, por ejemplo y su movimiento. Hubo algunas resistencias armadas como Nelson Mandela, y otras extremadamente violentas. Por el contrario, los colonialistas solo conocen una reacción: la violencia armada y extrema. Los colonialistas sólo tienen una herramienta.

P.- ¿Qué sucede en Cisjordania?
R.-
Está en la senda de Gaza. Cuando termine con Gaza -dudo que lo consiga-, Israel repetirá el proceso de genocidio, limpieza étnica o destrucción de comunidades enteras. Ya he empezado esto en los campos de refugiados de Yenín o Nablus e incluso en Belén. Israel está entrando en esos campos casi todas las noches, provocando y disparando contra la gente y matando gente, arrestando al azar. Si se deshacen de los 3 millones de palestinos en Cisjordania, entonces habrán abierto áreas para tener un verdadero estado judío. Ahora no tienen un verdadero estado; tienen un conflicto.

P.- ¿Gaza puede ser un Vietnam para los israelíes?
R.-
Sí. Pueden matar a decenas de miles y matar de hambre a otros cientos de miles, pero no acabarán con los movimientos de resistencia que se hallan bajo tierra. Por mucho que Netanyahu esté dispuesto a sacrificar a los rehenes, tendrán que estar meses en Gaza. Acabarán cansados y agotados. Y será su Vietnam porque hasta la opinión pública israelí se cansará de enviar a sus hijos a morir o que vuelvan mutilados. Tendrán que pensar en una salida.

P.- ¿Quién es Netanyahu?
R.-
Lo conocí hace 30 años y supe que es oportunista, un delincuente dispuesto a decir y hacer cualquier cosa. No le interesa ni la verdad ni la lógica. Solo le preocupa su carrera política. Su carácter se asemeja al de Hitler. ¿Se atreverá a destruir Oriente Próximo para permanecer en el poder?

P.- Pero incluso ahora las facciones palestinas se hallan divididas…
R.- Los sionistas no habrían llegado tan lejos en su nivel de genocidio sin la complicidad árabe y palestina. Tenemos un gran problema que se llama Mahmud Abás, una persona estúpida, ególatra, que solo le interesan los suyos. Es como el gobierno de Vichy en Francia bajo la ocupación nazi.[¿Un colaboracionista?] Sí.

Mahmud Abás es como el gobierno de Vichy en Francia

P.- ¿Qué apoyo tiene hoy la Autoridad Palestina en Cisjordania?
R.-
Si se excluye a los que se benefician, el apoyo a la Autoridad Palestina es casi nulo. Es probable que en los últimos meses el apoyo a Hamás haya aumentado.

P.- ¿Es posible la coexistencia de palestinos e israelíes?
R.-
Sí. En el museo hemos tenido voluntarios israelíes, uno de ellos vivió con nosotros durante dos años. Tengo amigos israelíes, lo que nuevamente desmiente la noción de que no podemos vivir juntos musulmanes, judíos y cristianos…

P.- Países como España se plantea la declaración unilateral del Estado palestino…
R.-
No soy nacionalista. No creo en el nacionalismo. Es un concepto europeo. Creo que un país debería ser un país laico y democrático, no necesariamente un estado nación. Creo que todos podemos vivir juntos. No necesitamos este concepto de fronteras, banderas, himnos nacionales y todo eso. ¿Qué puede hacer entonces España y todos los demás países? Pienso en algo muy simple. Hay algo que se llama la Declaración Universal de Derechos Humanos. Fue adoptada por la ONU el 10 de diciembre de hace 75 años. Y esta declaración universal de derechos humanos debería implementarse. Y cada país que lo firmó debería insistir en su implementación. Israel viola cada una de sus disposiciones, cada uno de sus elementos e Israel debe rendir cuentas por ello. Y sus líderes criminales deberían ser llevados ante la Corte Internacional de Justicia por su comportamiento genocida.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Eso es la cruda realidad