Internacional

Más de 800 funcionarios europeos y estadounidenses exigen a sus gobiernos un alto el fuego en Gaza

Niños palestinos aguardan turno para comer en Rafah, el sur de la Franja de Gaza. EFE

Más de 800 funcionarios en administraciones europeas y estadounidense han roto su silencio para pedir a sus respectivos gobiernos un cambio de rumbo en Gaza, cuando la guerra -camino de los cuatro meses- supera las 27.000 víctimas mortales.

En un comunicado al que ha tenido acceso El Independiente, los empleados públicos de una decena de países -entre ellos, España- exigen a sus líderes políticos que "utilicen todas las influencias disponibles, incluido el cese del apoyo militar, para garantizar un alto el fuego duradero y pleno acceso humanitario a Gaza y una liberación segura de todos los rehenes".

Comunicado íntegro

Es nuestro deber denunciar cuando las políticas de nuestros gobiernos son incorrectas

Declaración de los funcionarios públicos sobre Gaza:

Recordamos que:
● Tenemos el deber de respetar, proteger y defender nuestras constituciones y las obligaciones legales nacionales e internacionales a las que nuestros ejecutivos elegidos democráticamente nos han comprometido;

● Se espera que, como funcionarios públicos, respetemos, sirvamos y defendamos la ley al implementar políticas, independientemente de los partidos políticos en el poder; que lo hemos hecho durante toda nuestra carrera;

● Hemos sido contratados para servir, informar y asesorar a nuestros gobiernos/instituciones y hemos demostrado la profesionalidad, los conocimientos y la experiencia en los que nuestros gobiernos han confiado durante las últimas décadas de nuestro servicio;

● Hemos expresado internamente nuestra preocupación de que las políticas de nuestros gobiernos/instituciones no sirven a nuestros intereses y hemos pedido alternativas que sirvan mejor a la seguridad, la democracia y la libertad nacionales e internacionales; reflejar los principios básicos de la política exterior occidental; e incorporar las lecciones aprendidas;

● Nuestras preocupaciones profesionales fueron anuladas por consideraciones políticas e ideológicas;

● Estamos obligados a hacer todo lo que esté a nuestro alcance en nombre de nuestros países y de nosotros mismos para no ser cómplices de una de las peores catástrofes humanas de este siglo; y

● Estamos obligados a advertir a los públicos de nuestros países, a quienes servimos, y a actuar en concierto con colegas transnacionales.

Reiteramos públicamente nuestra preocupación de que:

Israel no ha mostrado límites en sus operaciones militares en Gaza, que han resultado en decenas de miles de muertes civiles evitables; y que el bloqueo deliberado de la ayuda por parte de Israel ha provocado una catástrofe humanitaria, poniendo a miles de civiles en riesgo de morir de hambre y de muerte lenta;

● Las operaciones militares de Israel no han contribuido a su objetivo de liberar a todos los rehenes y están poniendo en riesgo su bienestar, sus vidas y su liberación;

● Las operaciones militares de Israel han ignorado toda la importante experiencia antiterrorista adquirida desde el 11 de septiembre; y que la operación no ha contribuido al objetivo de Israel de derrotar a Hamás y, en cambio, ha fortalecido el atractivo de Hamás, Hizbulá y otros actores negativos;

● La operación militar en curso será perjudicial no sólo para la propia seguridad de Israel sino también para la estabilidad regional; el riesgo de guerras más amplias también está impactando negativamente los objetivos de seguridad declarados por nuestros gobiernos;

● Nuestros gobiernos han brindado a la operación militar israelí apoyo público, diplomático y militar; que este apoyo se ha brindado sin condiciones reales ni rendición de cuentas; y que ante una catástrofe humanitaria, nuestros gobiernos no han pedido un alto el fuego inmediato ni el fin de los bloqueos de alimentos, agua y medicinas necesarios en Gaza;

● Las políticas actuales de nuestros gobiernos debilitan su posición moral y socavan su capacidad para defender la libertad, la justicia y los derechos humanos a nivel mundial y debilitan nuestros esfuerzos para conseguir apoyo internacional para Ucrania y contrarrestar las acciones malignas de Rusia, China e Irán; y

● Existe un riesgo plausible de que las políticas de nuestros gobiernos estén contribuyendo a graves violaciones del derecho internacional humanitario, crímenes de guerra e incluso limpieza étnica o genocidio.

Por lo tanto, hacemos un llamado a nuestros gobiernos/instituciones a:
● Dejar de afirmar ante la opinión pública que existe una lógica estratégica y defendible detrás de la operación israelí y que apoyarla redunda en interés de nuestros países;

● Hacer que Israel, como todos los actores, rinda cuentas de las normas internacionales humanitarias y de derechos humanos aplicadas en otros lugares y que responda enérgicamente a los ataques contra civiles, como lo estamos haciendo en nuestro apoyo al pueblo ucraniano; esto incluye exigir la implementación inmediata y total de la reciente orden de la Corte Internacional de Justicia;

● Utilizar todas las influencias disponibles -incluido el cese del apoyo militar- para garantizar un alto el fuego duradero y pleno acceso humanitario a Gaza y una liberación segura de todos los rehenes; y

● Desarrollar una estrategia para una paz duradera que incluya un Estado palestino seguro y garantías para la seguridad de Israel, de modo que un ataque como el del 7 de octubre y una ofensiva contra Gaza nunca vuelvan a ocurrir.

Coordinado por funcionarios públicos en instituciones y organismos de la Unión Europea; Países Bajos y Estados Unidos.

Avalado también por funcionarios en:

  • Bélgica
  • Dinamarca
  • Finlandia
  • Francia
  • Alemania
  • Italia
  • España
  • Suecia
  • Suiza
  • Reino Unido

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. 800?…juajuajuajua…solo en España hay 3.5 millones de funcionarios