El líder de la izquierda radical francesa, Jean-Luc Mélenchon, ha exigido Emmanuel Macron el nombramiento de un primer ministro de la alianza de izquierdas que, según los sondeos, se impone en las elecciones legislativas.

Mélenchon, en un discurso ante centenares de personas reunidas en la capital para celebrar la victoria de la izquierda, consideró un "alivio" que no se haya producido la victoria anunciada de la extrema derecha. El candidato de Francia Insumisa ha destacado que los resultados "confirman la derrota del presidente y de su coalición" y le pidió que "no intente escapar de esa derrota con subterfugios".

El líder de la izquierda contestataria aseguró que el jefe de Gobierno tiene que ser del Nuevo Frente Popular, la coalición de izquierdas que su partido, la radical Francia Insumisa, formó con socialistas, comunistas y ecologistas.

"Y tiene que aplicar su programa y solo su programa", recalcó Mélenchon, que rechazó entrar en negociaciones con la coalición de Macron.

Además, consideró que el nuevo Ejecutivo tiene que aplicar su programa "por decreto", con medidas como la derogación de la reforma de las pensiones aprobada el año pasado por Macron, introducir el bloqueo de los precios de algunos productos y subir el salario mínimo.

Bardella acusa a Macron a dejar a Francia "en los brazos de la extrema izquierda"

Jordan Bardella, candidato a primer ministro por la ultraderechista Agrupación Nacional (RN) -que acabó tercera en las elecciones francesas-, ha acusado al presidente galo de dejar al país "en los brazos de la extrema izquierda de Mélenchon".

"La alianza del deshonor tejida por Macron y (el todavía primer ministro, Gabriel) Attal y sus arreglos electorales con la extrema izquierda han privado a los franceses del enderezamiento político que los franceses habían escogido" en la primera vuelta, lamentó Bardella, al que los sondeos daban como el primer ministro más probable.

Bardella, de 28 años, achacó la inesperada derrota del RN a "la desinformación" y a "las caricaturas" que los medios han hecho de su partido, que había ganado claramente la primera vuelta del 30 de junio, con el 33,3 %, y que había vencido en las europeas del 9 de junio con un resultado semejante.

El joven candidato, quien fue recibido a los gritos de "Jordan, Jordan" por decenas de militantes, dejó claro que, en una Asamblea Nacional fragmentada con una leve ventaja de la izquierda, el RN "estará contra la ecología punitiva y la confiscación de la soberanía nacional".

"No entraremos en ningún acuerdo de fachada", aseveró Bardella, dando a entender que seguirán en la oposición. El presidente del RN, no obstante, destacó que, "a pesar de la alianza contra natura", su partido "registra el mayor crecimiento" electoral de su historia.