El Rey ha echado un jarro de agua fría a los que diseñaban ya una nueva campaña electoral para el próximo 10 de noviembre. Por sorpresa, y en una comparecencia en el Palacio de Marivent (Palma de Mallorca), que no suele ser propicia para los scoops periodísticos, Felipe VI habló alto y claro: «Lo mejor es encontrar una solución antes de ir a elecciones… Esperemos que haya margen para que los partidos que tienen la confianza de los ciudadanos después de las últimas elecciones puedan encontrar una solución».

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS