Quién le iba a decir a Pablo Casado cuando el 28 de abril se topó de frente con el peor resultado nunca obtenido en la historia de ese partido desde que, desaparecida la UCD en 1982, Alianza Popular presidida por Manuel Fraga obtuvo 107 escaños, lo que se consideró en su día el «techo» de esa formación política, quién le iba a decir que cinco meses más tarde el viento le estaría soplando de cola por obra y gracia de unas circunstancias en las que ni él ni su partido han tenido nada que ver.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS