Por dios, qué papelón el que se ha visto obligado a representar el ministro de Fomento en esa comparecencia inaudita en la que ha intentado comparar este fraude de los ERE de Andalucía con el caso Gürtel, que afecta al PP y por una de cuyas sentencias el hoy presidente en funciones se sintió legitimado para plantear una moción de censura porque España no podía «seguir soportando dirigentes sumidos en la corrupción». Y ahora viene Ábalos y nos dice con toda la cara que el gigantesco fraude de los ERE, «no es un caso del PSOE».

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS