De todos los nombramientos decididos por Pedro Sánchez, el de la hasta ahora ministra de Justicia, Dolores Delgado, como nueva Fiscal General del Estado es de lejos el peor y el más alarmante por lo que significa y por lo que sugiere.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate