Un país que está sometido a la tensión y a la angustia en que esta sometido el nuestro no merece de ningún modo estar dirigido por un equipo de diletantes como el que compone el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Cuando escribo estas líneas son las 20,25 h. del sábado 14 de marzo y los españoles llevan esperando desde las dos de la tarde, cuando se les dijo que el presidente les iba a anunciar las medidas adoptadas tras la declaración de alarma, a que el presidente comparezca para anunciar lo que tendría que haber anunciado, decidido y puesto en práctica hace ya por lo menos tres días pero que se ha ido posponiendo porque, mire usted, parece que nuestros dirigentes no están de acuerdo en lo que se debe hacer en estas circunstancias y se han dedicado todo el sábado a discutirlo.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate