Poco dura la alegría en casa del pobre. Tras la euforia por el acuerdo alcanzado en Bruselas, con vergonzante pasillo de palmeros al presidente a su llegada a Moncloa, el Pleno del Congreso devolvió este miércoles a Pedro Sánchez a la cruda realidad.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate