Opinión

La ofensiva ucraniana sigue viva

Soldados ucranianos en un ejercicio cerca de Kiev. EFE

El 1 de noviembre Valeriy Zaluzhny, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU), reconoció en The Economist que la ofensiva que las AFU habían llevado a cabo durante todo el verano en el frente meridional de Zaporizhzhia no había logrado atravesar las sólidas líneas que protegían el puente terrestre ruso hacia Crimea. Tampoco se preveían más "hermosos avances", porque los ejércitos de Rusia y Ucrania habían alcanzado una paridad en la que ninguno de los dos bandos era capaz de romper el estancamiento. La guerra se estaba convirtiendo en una guerra posicional y de desgaste, dijo, lo que es desventajoso para Ucrania debido a sus menores recursos humanos y al mayor potencial industrial de Rusia. Para conservar personal y equipos, las AFU pasarían (temporalmente) del ataque a la defensa activa.

La frase esencial de Zaluzhny fue "dada la tecnología actual". También señaló la necesidad de cambiar de táctica, que es precisamente su trabajo. Es decir, el estancamiento se produce porque la cantidad y sofisticación de los equipos militares suministrados por los socios occidentales de Ucrania son insuficientes para el tipo de guerra de maniobras que las AFU llevaron a cabo una vez, y que Zaluzhny quiere volver a realizar. Las tácticas móviles ahorrarían personal y serían más eficaces. Afirmó que para salir del punto muerto, las AFU necesitan más y mejor tecnología, como máquinas de limpieza de minas, drones, equipos de guerra electrónica, radares antibatería y, especialmente, los misiles tierra-tierra ATACMS de mayor alcance y cazas F-16.

Los ucranianos han debilitado seriamente las defensas aéreas rusas a lo largo de toda Crimea occidental

Pero, de hecho, las AFU ya disponen de algunas armas de alta tecnología. Las AFU acaban de recibir un cargamento de ATACMS e inmediatamente los han puesto en práctica con efectos devastadores, especialmente en Crimea, que puede considerarse una extensión estratégica del frente de Zaporizhzhia y posiblemente la clave de toda la guerra. Junto con otras armas, los drones navales de superficie de fabricación ucraniana y los misiles de crucero Neptun han provocado que los rusos evacuen la mayor parte de su Flota del Mar Negro de su base principal en Sebastopol; y los ucranianos han reanudado parte de la navegación comercial desde el puerto desbloqueado de Odesa.

Mediante incursiones de comandos y el empleo de misiles aire-tierra Storm Shadow británicos y SCALP franceses, los ucranianos han debilitado seriamente las defensas aéreas rusas a lo largo de toda Crimea occidental. Las AFU atacan objetivos de alto valor en Crimea casi a diario. Entre estos objetivos se encuentran dos sistemas antiaéreos S-400 (análogos de los Patriot estadounidenses) y, más recientemente, un astillero y un nuevo porta misiles en el puerto de Kerch. Parece sólo cuestión de tiempo que el propio puente de Kerch, que conecta Crimea con Rusia, quede completamente inutilizado. En ese caso, la logística rusa en Crimea y Zaporizhzhia sería precaria. El ataque a Kerch demuestra que las AFU pueden ahora atacar objetivos en cualquier lugar de Crimea. Con las defensas aéreas de Crimea occidental comprometidas, los aviones ucranianos -ya sean los escasos Mig o los prometidos F-16- podrán volar más cerca del interior. Así pues, cabe esperar que aumente el ritmo de destrucción en Crimea.

En general, el artículo de Zaluzhny no se resignaba a un callejón sin salida, sino que en realidad era un esbozo de cómo podría desarrollarse la próxima fase de la guerra y de cómo las nuevas armas y tácticas podrían lograr una victoria operativa en Crimea. Cuando las defensas de Crimea estén suficientemente degradadas y los soldados rusos, mal abastecidos, desmoralizados, una operación terrestre de las AFU podría resultar factible a un coste aceptable.

Por supuesto, en la guerra hay muchos imponderables y contingencias, y el adversario puede dar sorpresas. Sin embargo, el panorama general parece ofrecer algunos motivos de optimismo para las AFU durante el próximo invierno. Como el invierno pasado, los rusos presionarán en el norte y el este. La primera razón es la presión política del Kremlin por una "victoria", como resultó tan costosa para las fuerzas rusas en la "picadora de carne" de Bajmut, en la zona de Donbás. La segunda razón, militarmente más sólida, es el intento de los rusos de alejar a las unidades de las AFU de los vitales teatros de Zaporizhzhian y Crimea. Desde hace ya más de un mes, los rusos atacantes han experimentado una segunda picadora de carne en Avdiivka, al sur de Bakhmut. Ni Bajmut ni Avdiivka son estratégicamente importantes para las AFU; pero están geográficamente bien situadas para la defensa a un coste comparativamente bajo, razón por la que las AFU se aferran a ellas.

La estación lluviosa dificultará el avance de las fuerzas rusas

Que los rusos presionen la ofensiva en el norte y el este es en realidad conveniente para las AFU, porque la ofensiva aumentará las pérdidas rusas. La estación lluviosa dificultará el avance de las fuerzas rusas, que en cualquier caso es poco probable que consigan éxitos importantes. Si se les presiona con dureza, las AFU podrían ceder Bajmut y Avdiivka; pero, como dijo el antiguo comandante de las fuerzas americanas en Europa, el general Ben Hodges, el desplazamiento del frente oriental incluso decenas de kilómetros en cualquier dirección no alteraría fundamentalmente la situación estratégica de la guerra. Afirma que la clave estratégica es Crimea.

En algunos círculos, y especialmente en la propaganda rusa, se habla mucho del potencial aparentemente ilimitado que tiene el Kremlin para conseguir reclutas. Esto parece carecer de fundamento. El Kremlin sigue sacando reclutas de las cárceles, y ahora está induciendo a servir a trabajadores invitados vulnerables y a inmigrantes de Asia Central. Pero los mejores oficiales subalternos e instructores del ejército ruso ya se han agotado, con el resultado de que cada nuevo reclutamiento recibe una formación peor. El apoyo público a la guerra es alto en Rusia, pero sólo si es otro el que lucha. La baja calidad de los reclutas se corresponde con la visible baja calidad de los tanques y la artillería sobre el terreno. Se desconoce todo el potencial de movilización de la industria rusa a largo plazo, pero en la actualidad las pérdidas de material sobre el terreno superan con creces la tasa de reposición.

Las AFU volverán a estar mejor vestidas y alimentadas para una campaña de invierno. Continuarán su ofensiva en el sur, pero probablemente con la energía suficiente para impedir que los rusos refuercen sus defensas. La lección de junio sigue vigente, cuando las AFU, bajo la presión política de un Occidente impaciente, intentaron un ataque frontal al estilo de la OTAN con blindados en masa y naufragaron en los densos campos de minas rusos.

Unidades ligeramente equipadas de las AFU han establecido ahora una estrecha cabeza de playa a lo largo de toda la orilla izquierda del curso inferior del río Dnipro. Desde allí, el ejército ucraniano podría amenazar a las fuerzas rusas en el frente de Zaporizhzhia, al este, o en Crimea, al sur. Esto contribuiría a proporcionar la fluidez táctica que desea Zaluzhny. Sin embargo, forzar a gran escala el ancho Dnipro con equipo pesado sería muy arriesgado sin una cobertura aérea adecuada, y probablemente no se intente pronto. En su lugar, los próximos meses estarán marcados por los intentos de desgastar los aeródromos y objetivos logísticos de Crimea mediante el uso de misiles y drones.

Al mismo tiempo, parece lógico que las AFU reduzcan sus pérdidas adoptando una postura más defensiva, como insinuó Zaluzhny, y esperando a que lleguen los mejores equipos occidentales y los F-16 en invierno. Como comandante preocupado por conservar sus tropas, la evaluación de Zaluzhny de la situación estratégica era objetiva y profesional. Su evaluación no era una afirmación de que no había solución a la vista, sino un esbozo de actuación para futuras ganancias. Sin embargo, estas ganancias dependen crucialmente de los suministros occidentales de tecnología en las cantidades que el comandante requiere.


Dennis Soltys es un profesor canadiense jubilado de política pública y desarrollo internacional

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar