Opinión

Moncloa, al contraataque

Isabel Díaz Ayuso, en los premios Héroes de Tabarnia en Barcelona.

Isabel Díaz Ayuso, en los premios Héroes de Tabarnia en Barcelona. EP

El caso Koldo, con las derivadas que afectan a miembros y ex miembros del Gobierno, y, sobre todo, con la ramificación que atañe a Begoña Gómez, tiene desquiciado al presidente. Ni la ley de Amnistía, ni la bronca a cuenta del vigésimo aniversario del 11-M, han servido para desviar el foco de la atención pública más allá de 24 horas.

Lo que ocurre con las investigaciones judiciales, sobre todo cuando se trata de una trama de corrupción aparentemente tan extensa y profunda, es que no le permiten al Ejecutivo marcar la agenda política. Una declaración, un auto, un informe de la Agencia Tributaria,... tienen una capacidad destructora que no son capaces de compensar ni las bravuconadas de Puigdemont ni los reproches al ex presidente Aznar.

Ante esta situación de acoso, que está teniendo su traslación a las encuestas, en las que el PP aumenta cada semana su distancia sobre el PSOE, el equipo del presidente ha decidido pasar al contraataque.

elDiario.es ha publicado en exclusiva que la Fiscalía de Madrid ha denunciado a Alberto González Amador, pareja de la presidenta de la Comunidad de Madrid, por dos supuestos delitos de fraude fiscal, por 350.000 euros, cometidos durante los ejercicios de 2020 y 2021, y por un delito de falsedad, al haber utilizado facturas falsas para reducir los beneficios de sus sociedades y así pagar menos a Hacienda.

En otra información, de la que se han hecho eco varios medias próximos al Gobierno, se afirma que González Amador se compró un piso en 2022 en el barrio madrileño de Chamberí valorado en un millón de euros. Un dato que estos medios no mencionan es que la fiscal jefe de la Fiscalía de Madrid es Pilar Rodríguez, que fue directora general en el Ministerio de Justicia durante el gobierno de Rodríguez Zapatero.

La filtración de la denuncia de la Fiscalía de Madrid a la pareja de Ayuso coincide con el sospechoso celo de Hacienda sobre las rentas de algunos dirigentes del PP

El Gobierno se ha agarrado al supuesto caso de fraude de la pareja de Isabel Díaz Ayuso como su arma de destrucción masiva contra el caso Koldo. La portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, confundiendo una vez más su papel, recomendó a Ayuso "más transparencia y menos fruta", y le exigió, además, que explique este asunto porque "es muy grave". Se ha olvidado de la recomendación de la vicepresidenta María Jesús Montero de no mezclar los temas privados con los políticos, claro que ella se refería al caso de Begoña Gómez.

La sesión de control en el Senado, a la que acudía Sánchez por primera vez tras más de ocho meses de incomparecencia, se convirtió en una retahíla de descalificaciones. Se aprobó la comisión de investigación del caso Koldo, con los votos a favor de los socialistas y sus socios, pero con el ánimo de convertirla en un campo de batalla. Lo que nos espera de aquí a las elecciones europeas es una trifulca constante a cuenta de los distintos casos de corrupción. Basura va, basura viene.

Claro que pretender tapar el caso Koldo con el presunto delito fiscal de la pareja de Ayuso es como intentar mitigar la sequía con una botella de agua mineral. Por supuesto que, si se confirman todos los extremos que apunta la Fiscalía, González Amador debe cargar con todo el peso de la ley. Sin embargo, las diferencias entre uno y otro caso son más que evidentes: la pareja de Ayuso no es un cargo público; no hay, que se sepa, implicación de la Comunidad de Madrid en sus posibles delitos, y, sobre todo, no hay una trama que afecte a diversos altos cargos que, gracias a contratos públicos, como se da en el caso del hombre de confianza de Ábalos, facturaron, sólo con las mascarillas, más de 53 millones y se embolsaron en comisiones casi 17 millones.

Lo que me preocupa de este contraataque no es ya que la Fiscalía de Madrid se muestre tan dispuesta a echar una mano al Gobierno a la hora de filtrar a un medio amigo una noticia de su gusto, sino que sea el Gobierno en su conjunto el que se haya puesto manos a la obra en la tarea de buscar por tierra, mar y aire cualquier asunto o asuntillo que pueda complicarle la vida al PP.

Me consta que un alto dirigente del PP ha sido recientemente sometido a una inspección fiscal por un tema relacionado con el alquiler de una vivienda.

Sería gravísimo que el Gobierno, con tal de quitarse presión de encima, estuviera utilizando los medios de la administración y los aparatos del Estado para buscarle las cosquillas a Feijóo y a su equipo.

Hasta ahora, en nuestro país, al margen de alguna vergonzosa excepción, la administración, los funcionarios, sean inspectores de Hacienda o de la Policía, se han mantenido al margen de la disputa política. Esa es la garantía de que el Estado está por encima del Gobierno y de los partidos.

Sin embargo, para un presidente que considera que la Fiscalía General del Estado depende de él, y obra en consecuencia, no sería extraño que extendiera ese criterio a la Agencia Tributaria o a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Todo es posible.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

8 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. El único contraataque posible desde Moncloa, el único que podría salvar a Sánchez y al PSOE del futuro, es que Sánchez convoque también Elecciones Generales, antes de la degradación total de la vida política. A veces la mejor forma de contraatacar es retirarse, buscando (en eso Sánchez es experto) una ocasión oportuna en el futuro para volver a Moncloa.

  2. Pues parece ser que no, Ayuso no tiene gato. A no ser que su pareja haya metido uno en el «pisito» de Chamberí comprado con las plusvalías de las mascarillas ( al gato me refiero.
    Parece ser que la especialidad de la Presidenta no son los gatos sino los perros. Baste recordar que su ascenso a los cielos de la política se debe al enorme mérito y capacidad demostrados por ser la mantenedora de una cuenta informática sobre el perrito de su jefa Esperanza Aguirre.
    Con tan insigne currículum, una «familia» tan mediática en los juzgados y muuuchas cervecitas y libertad para el barrio de Salamanca podemos estar tranquilos.

  3. Sí el tal Alberto González Amador fuese la pareja de cualquier mujer anónima y desconocida, no sabríamos nada de él. Tendrá sus problemas con Hacienda, como mucha gente, sobre todo autónoma y/o empresarial. Y es posible que ni la fiscal socialista madrileña hubiera intervenido. Pero Doña María Jesús Montero, como buena perrita faldera y fiel, ha dicho a su amo Pedro: aquí estoy yo. Lo siguiente …ya es conocido por todos. Puerca miseria.

  4. Después irán a por el gato de Ayuso (si es que lo tiene). Y de no tenerlo, la acusarán de eso. De menosprecio y desamparo hacia los felinos domésticos. A por ella.

  5. Sr G Abadillo.
    Mas finura que yo creía que usted ya tuvo bastante con su contribución a la gran mentira y la teoría de la conspiración del 11 M.
    Y estaba ahora por otras latitudes, manteniendo sus ideas, pero con mas fineza.
    Pero le veo prietas las filas con la brocha gorda directamente detrás del líder J Losantos, en ausencia de la autoridad debida a su exjefe J. Ramirez que ya no lo es.
    Lo de alguna excepción del penúltimo párrafo sobre comportamientos ejemplares, se refiere por casualidad al ministro del interior de Rajoy, su S. de Estado y varios funcionarios algunos altos mandos de la policía que están a punto de sentarse en el banquillo a repartirse mas de 20 años de cárcel. Supongo porque es noticia actual.
    En todo su brochazo, el juez, por ahora, esta investigando a un asesor del gobierno por corrupto y a otros empresarios corruptos que se llevaron la mayor parte del dinero que pillaron con el tonto útil.
    Mucha Brocha, mas pincel. Que luego acabamos con otra teoría de papel

  6. «Cuan gritan estos malditos, pero mal rayo me parte si en acabar esta carta no han de cesar en sus gritos». Gritan tanto, ladran tanto, que no se sabe si lo hacen para denigrar a Ayuso o para encubrir los gritos que recibe su jefe cada vez que se atreve a asomar su grácil figura en cualquier calle de Madrid. Y lo que apostilla Vd., Julián, si el Sr. Gonzalez Amador ha cometido un delito, que responda por él. Pero, que yo sepa, la Sra. Ayuso no era su pareja en las fechas que constan en la denuncia. Mucho me temo que, dado el origen de ésta -próximo a Zapatero- todo acabe en agua de borrajas. Pero por intentarlo que no quede. ¡Ánimo valientes! A seguir hozando a ver qué encontráis. Algunas veces, hasta trufas negras.

  7. Me encantan este tipo de noticias para demostrar las continuas contradicciones del gobierno en sus manifestaciones .

    Jajajajajaa
    Se acuerdan de lo que decían ya no con Doña Begoña ya sus conflictos de intereses, Sino con Doña Monica Oltra por los delitos de abuso sexual de su marido?.

    Pues dime de lo que presumes que yo te digo de lo que careces.

    Están desesperados con Ayuso.

    Jajajaajj

    PD por cierto que si se demuestra que hay delito fiscal, pues que pague o devuelva o se le sancione debidamente, faltaría más.

  8. Que el Gobierno de la Comunidad de Madrid adjudique a dedo contratos de emergencia a los amigos y familiares de Diaz Ayuso carece de importancia. Que el novio de la presidenta cometa delitos de fraude y falsedad documental contra la hacienda publica no es para nada preocupante.
    Lo grave parece que seria, algo improbable, que el Gobierno de Sanchez utilizara la inspeccion fiscal y la fiscalia contra sus adversarios politicos. Inedito ¿verdad?