Sobre el negocio de las televisiones hace tiempo que se ciernen nubes de tormenta. La irrupción de las nuevas plataformas de consumo de pago bajo demanda, con Netflix como principal referente internacional, amenaza desde hace años con provocar una transformación de calado en el negocio.

Este vuelco conlleva notables incertidumbres para los medios tradicionales de televisión que parecen ir a más. «La amenaza de la televisión de pago se está materializando», advierten los analistas de Alantra. Desde su punto de vista, estos nuevos actores del negocio televisivo irán aumentando sus cuotas de audiencia y publicidad, apoyados en su mayor penetración, «ya que la televisión de pago sigue siendo clave para las ofertas de las operadoras de telecomunicaciones», y en el mayor uso de la televisión de pago por parte de los suscriptores, «a medida que mejora el contenido ofrecido».

Mediaset acumula una revalorización en bolsa superior al 25% en cuatro meses

En este complejo escenario llama la atención, sin embargo, la favorable evolución de las acciones de Mediaset, que este martes tocaron la cota de los 12 euros por primera vez en nueve meses. Los títulos de la compañía acumulan una revalorización superior al 25% en los últimos cuatro meses.

Ni siquiera unos resultados más débiles de lo previsto en el último trimestre de 2016 han logrado refrenar la escalada. Para Iván San Félix, analista de Renta 4, en la buena marcha reciente de la compañía confluyen varios factores: las expectativas en torno a una oferta de Vivendi por su matriz Mediaset Italia, que desencadenó una fuerte subida a finales de 2016; y más recientemente, las buenas expectativas en torno a la evolución macroeconómica de España y el plan de recompra de acciones valorado en 100 millones de euros que anunció la compañía en febrero.

Sin embargo, todos estos factores podrían haber dado ya la mayor parte de sus resultados. Firmas como Sabadell y Renta 4 apenas le otorgan potenciales de subida en el entorno del 4%, mientras que Citi, Santander, Bankinter y Alantra, entre otras, consideran que la compañía cotiza por encima de sus niveles objetivo.

«A medio y largo plazo es un sector que no va a crecer, sino que va a tener que defenderse», afirma San Félix. Y en esa misma línea, en Alantra observan que a medida que las grandes cadenas se exponen a pérdidas de cuota de pantalla y a una reducción de sus ingresos publicitarios van a tener que aumentar sus inversiones en contenido para defenderse de la televisión de pago y retener a su público.

Las cadenas tradicionales deberán elevar su inversión ante la mayor competencia

En esta firma auguran que el porcentaje de audiencia de Mediaset completará durante el trimestre actual un año entero de declive, una visión con la que coincide San Félix. «Mediaset lo hizo peor que el mercado en el último trimestre de 2016 y es probable que lo siga haciendo peor en el arranque de 2017», observa.

La caída de los minutos vistos en televisión es el último dato que refuerza la creencia de que, para las cadenas tradicionales, se acerca el invierno. Pero de momento, Mediaset se mueve en bolsa sin temor a congelarse.