El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha exigido a Pedro Sánchez unas «disculpas» tras las declaraciones del ex presidente de Gobierno Felipe González, que dijo sentirse «engañado» tras haber apoyado públicamente la abstención a favor del PP en segunda ronda, una idea que habría sido a propuesta del secretario general.

«Alguien tiene que pedir perdón», ha asegurado a la entrada de un desayuno informativo en Toledo, a la vez que ha dicho no entender los motivos por los que el líder socialista habría cambiado su postura inicial: «Sánchez tendrá sus razones para haber cambiado de opinión pero yo no las entiendo», ha señalado en su intervención, en la que se ha mostrado especialmente crítico con el líder socialista, y donde ha llegado a recordarle la petición de apoyos que el actual secretario general del partido le hizo en las primarias de 2014 para ser elegido. «Era importante entonces ser dirigente territorial y parece que ahora no», ha lamentado.

Las alusiones soterradas a Sánchez no han cesado durante las dos horas de intervención. Así, ha hecho una comparación del actual líder socialista con Felipe González, asegurando que la entrevista de este martes «es soberbia, en el sentido de magistral», por un lado. «Y después hay una soberbia que es la actitud, que es nociva para la política». Ahondando sobre este tema, ha aprovechado para solidarizarse con el ex presidente y mostrarle su apoyo. «Me duele muchísimo ver cómo el ex presidente que más ha cambiado este país decir que él defendió en público la abstención en segunda vuelta del PP porque fue a propuesta del secretario general y que fue engañado», ha afirmado. «Es muy grave, muy duro, y habla por sí mismo. A partir de ahí lo mínimo que tiene que haber es unas disculpas», ha vuelto a insistir.

Sus declaraciones han llegado menos de 48 horas después de que Podemos rompiera unilateralmente su pacto de gobierno autonómico en una estrategia para añadir presión a los socialistas; sobre este asunto, el presidente de Castilla-La Mancha se ha comprometido a «restablecer la normalidad» antes de Navidad, y ha asegurado que va a suspender todas las negociaciones hasta asegurar que los presupuestos del próximo año saldrán adelante. Así, se ha comprometido a cumplir con los acuerdos alcanzados con la formación morada, «aunque sea sin Podemos».

«Desconfíen de los que no tienen líneas rojas»

El presidente de Castilla-La Mancha se ha referido veladamente a Sánchez nada más empezar el acto: «Desconfíen de los que no tienen líneas rojas, es decir, de los que no tienen principios», comenzó. A renglón seguido, García-Page insistió en «los dos tipos de coherencia» necesarias para un político. La primera, consistente en «decir siempre lo mismo». «Es difícil decir porque a veces las cosas cambian, pero hay que ser coherente», le ha recordado al líder socialista.

A su juicio, este aspecto «es fácil en comparación con el segundo tipo de coherencia, que es hacer lo que se dice», ha señalado Page, «porque para eso hay que ganar, para poder hacer», ha recordado en un reproche a los malos resultados electorales del PSOE en las últimas citas electorales. Unos resultados que, según ha advertido, podrían empeorar en unos hipotéticos terceros comicios. «Sólo hay una cosa peor para el PSOE que tener la presión de formación de Gobierno, y es ser completamente irrelevantes, y esto puede pasar casi con toda seguridad».

Hay quien dice que no tiene líneas rojas y las pinta de morado», asegura el barón

Las críticas a Sánchez también han llegado en un ideario de principios al que García-Page ha hecho mención, comenzando por insistir en las líneas rojas: «Hay quien dice que no tiene líneas rojas y las pinta de morado», ha comenzado. «Quien no tiene límites y principios le da igual ocho que ochenta». Esto lo ha relacionado con las condiciones que aceptó cuando asumió la Presidencia: «Dije entonces que no iba a ser presidente a cualquier precio, ¿a qué precio no estoy dispuesto? Si me plantean cualquier tipo de vulneración constitucional», ha apuntado en clara referencia a la propuesta lanzada por Podemos de un gobierno alternativo liderado por Sánchez y apoyado por fuerzas independentistas.

En segundo lugar, ha citado la máxima de «ser presidente para todos», algo que «obliga a la moderación, a poder hablar con todo el mundo». La moderación, ha añadido, «exige mucho coraje». «Hay que tener fuerzas para llegar a acuerdos», ha insistido. Como siguiente principio, ha señalado la importancia de «usar la cabeza y el corazón». «El PSOE es el partido que mejor ha captado estas dos cosas, pero no es lo mismo las vísceras que el corazón y la bilis», ha añadido, en lo que se interpreta como otra referencia al líder socialista. «Y quien alimenta a las vísceras le está haciendo un flaco favor a la organización».

Contra la propuesta del secretario general

Respecto a las fechas propuestas por Sánchez para unas primarias y un Congreso -unos plazos que se votarán el sábado en Comité-, se ha mostrado tajante: «Me siento engañado (por Pedro Sánchez) y por quien junto con él defendían hace semanas un planteamiento que yo compartía por pura lógica», ha señalado. «Es una indecencia convocar un Congreso al que todos votamos que no hace unas semanas». Page ha vuelto a pedir «coherencia» en este punto para poner los asuntos «en el mismo orden» que se acordó entonces. «Dijimos que era un atentado para los españoles dedicarnos a asuntos internos en Ferraz cuando está pendiente el Gobierno. Me parece increíble».
La propuesta de Sánchez, «una falta de respeto a la militancia»
En cuanto a la formación de un Gobierno alternativo socialista, ha mantenido que «para eso hay que tener una propuesta y dar la cara»; algo legítimo frente a la actuación de Sánchez, que querría «manos libres» para hacer lo que quisiera; algo que considera «una falta de respeto a la militancia». Un punto en el que se ha mostrado tajante: «Eso no puede pasar. Me parece mal que el PSOE se dedique a ver quién se sienta en Ferraz, me parece incoherente con lo que el secretario general propuso hace unas semanas», ha señalado, para advertir de que «todo tiene consecuencias».
En las primarias, Sánchez me pidió que moviera mis influencias para que ganara», dice Page
El presidente ha reprochado también al líder socialista el apoyo que le pidió cuando se batió en primarias con Madina, «Cuando fueron las primarias me pidió Pedro Sánchez que moviera mis influencias y todo lo que pudiera para que él ganara. No saben con cuánta gente hablé, esa responsabilidad sí la tengo»; mantuvo. Un apoyo con el que García Page prestó su voz, cuando poco después «algunas de esas voces no quieren ser escuchadas».
El barón socialista se ha opuesto de plano a un posible acuerdo entre Podemos, PSOE y fuerzas independentistas. y ha recordado la decisión tomada en el Congreso de diciembre por la que se acordó no pactar con fuerzas independentistas. «El PSOE tiene voz única, es lo que aprobamos el diciembre pasado a propuesta de Pedro Sánchez, ¿quién dice que no hay una hoja de ruta unánime y a propuesta del secretario general?», se ha preguntado.

Antonio Hernando dudó abstenerse

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha reconocido en una entrevista en Onda Cero que él también barajó la posibilidad de abstenerse tras los malos resultados obtenidos en las elecciones del 26-J: «La noche del 26 de junio y los días siguientes yo mismo tuve dudas sobre la posibilidad de abstenernos», ha señalado, aunque terminó rechazando la idea: «Hablé con mucha gente y fui formando una opinión completamente contraria a esa posibilidad». Hernando considera un error el hecho de facilitar la investidura al PP «primero para España y después no sería bueno para el PSOE».

Hernando ha admitido que desde hace tiempo existe una fractura interna en su partido que pone en cuestión el liderazgo de Sánchez, y de hecho ha reconocido que en ruedas de prensa, o en entrevistas, ha debido «negar la evidencia» por no causar «daño» al PSOE. Al tiempo que ha remarcado su respeto por los dirigentes a favor de posiciones distintas a las de Sánchez, ha subrayado que no comparte que la elección sea la abstención al PP y que, quizá por ello, se han ido ensanchando las grietas internas. «Y no es bueno someter constantemente al secretario general a un cuestionamiento», ha apostillado el portavoz parlamentario socialista.

Hernando ha admitido que existe una fractura interna en su partido que pone en cuestión el liderazgo de Sánchez

Eso hay que resolverlo, según sus palabras, pero también qué hacer para la gobernabilidad de España. La dirección, con Sánchez al frente, no quiere la abstención. Lo que quiere es intentar una alternativa con el apoyo de Podemos y de Ciudadanos, ha dicho Hernando, y ello exige que antes el PSOE solvente sus discrepancias internas. Y con todo, el congreso convocado para diciembre precisamente para zanjar esos dos problemas, liderazgo y posición para la gobernabilidad, no los resolverá. «Después del congreso vamos a tener que usar una máquina de coser durante mucho tiempo», ha añadido.

Por otro lado, Hernando ha expresado con rotundidad que a Sánchez no se le pasa por la cabeza tejer un pacto de gobierno, o de investidura, con fuerzas independentistas, y así él mismo ha dicho que no se sentiría «cómodo» con un «Gobierno ‘frankenstein'», como tampoco lo estaría con un «Gobierno ‘ali-babá'», en alusión a que Rajoy salga presidente.

Luena, contra las «artimañas»  de los críticos

El secretario de organización del PSOE, César Luena, ha advertido este miércoles en una entrevista en Cadena Cope de que «no puede haber ningún tipo de artimañas para quitar la voz a los militantes» y se ha mostrado convencido de que el Comité Federal del partido aprobará el próximo sábado la propuesta de celebrar un congreso en diciembre, contra los pronósticos del sector crítico socialista.

También se ha pronunciado sobre la posibilidad de que los críticos busquen la dimisión de la mitad más uno de la Ejecutiva para forzar la formación de una gestora y evitar el Comité Federal. «De los compañeros e incluso amigos que ahora se dicen críticos, tengo dudas de si son críticos o ejercen de críticos, pero me da que lo que no son es matemáticos», ha criticado, aunque ha admitido que esta opción es conforme a las normas del PSOE.

Sobre el paso que podría dar la presidenta andaluza, Susana Díaz, de presentarse contra Sánchez en primarias, ha asegurado que «lleva organizándolo un tiempo», pero que no sabe si finalmente «lo va a encabezar ella».