La comisión gestora del PSOE ha ratificado este lunes a Antonio Hernando como portavoz del Grupo Socialista en el Congreso y ha nombrado al ex presidente asturiano, Vicente Álvarez Areces, como portavoz en el Senado, en sustitución de Óscar López. La nueva dirección del partido también ha designado al ex ministro Ramón Jáuregui como presidente de la delegación socialista española en el Parlamento Europeo en sustitución de Iratxe García. Su vicepresidenta será Elena Valenciano.

Ambos cargos están vinculados al ex secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba, al que muchos en el partido señalan como coordinador y principal impulsor de la operación de derribo de Pedro Sánchez. Con estos nombramientos, Rubalcaba y el sector crítico conquistan posiciones en la dirección del partido, hasta ahora controlada por el PSOE andaluz a través de su fuerte presencia en la gestora.

En el partido señalan a Rubalcaba como principal impulsor de la operación de derribo de Sánchez

Aumentan así en la dirección del partido las voces que defienden la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Precisamente el nuevo portavoz en el Senado tuvo una destacada participación el domingo en la conflictiva asamblea del PSOE de Gijón en la que se debatió sobre la postura del partido. El senador aseguró que abstenerse no significa apoyar a Rajoy, sino evitar unas terceras elecciones ante la evidencia de que no existe la posibilidad de formar un Gobierno alternativo.

El portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, ha anunciado estos cambios en rueda de prensa al término de la reunión del órgano y no ha sabido aclarar por qué se cambia a todos los portavoces excepto a Antonio Hernando. Según ha explicado, todos los nombramientos han sido fruto del diálogo y del consenso. También ha insistido en que no existe ninguna contradicción en que el mismo portavoz socialista que defendió el no a Rajoy sea ahora quien se vea, eventualmente, en la tesitura de defender la abstención.

“Ha estado defendiendo la posición política que tenía la dirección del partido, de todos conocida, y ha hecho lo que tenía que hacer, ser correa de transmisión. Si los órganos del partido determinaran una posición diferente, la obligación y responsabilidad del señor Hernando, que es un magnífico político, un magnífico portavoz y una persona coherente y respetuosa con sus responsabilidades, tendrá que llevar la posición de los órganos del partido”, ha explicado.

Cambio en la dirección del partido

La Gestora tampoco aclara cuál es su potestad estatutaria para realizar estos cambios. Aunque su papel es gestionar los asuntos cotidianos del partido hasta que se celebre un Congreso que elija al nuevo secretario general, los comete al entender que ha habido un cambio en la dirección del partido. Oficialmente, esas modificaciones se realizan después de que los portavoces sustituidos hayan puesto su cargo a disposición del partido.

Por otro lado, Jiménez no ha querido aclarar la fecha del Comité Federal que debe decidir si el PSOE se abstiene en la investidura de Rajoy. Como ha informado este lunes este periódico, la Gestora baraja celebrarlo el fin de semana del 22 y 23 de octubre, cuando probablemente ya esté convocada la ronda de contactos con el Rey. El partido apura así los plazos y somete al Comité Federal a más presión a la hora de decidir si se permite el Gobierno de Rajoy o se celebran terceras elecciones. El retraso del cónclave se debe a la celebración de las primarias del PSC el próximo fin de semana, así como a la contestación interna que están recibiendo los barones en sus federaciones.

En este sentido, la presidenta andaluza, Susana Díaz, celebra el día 19 de octubre el Debate sobre el Estado de la Comunidad, en el que no quiere aparecer como defensora de la abstención. Por este motivo, la Gestora también planea que el voto esta vez sí sea secreto, no como ocurrió en el Comité Federal que tumbó a Sánchez.