La gestora que dirige el PSOE quiere acabar con la imagen de división dentro del partido. Por eso propone la continuidad del portavoz parlamentario de Pedro Sánchez, Antonio Hernando, para defender en el Congreso la abstención en la investidura de Mariano Rajoy. Además de ofrecer una imagen de unidad, la continuidad de Hernando, que ha defendido con rotunidad el ‘no a Rajoy’, supone «quemarle» al tener que poner la cara y la voz a una decisión tan impopular entre la militancia. Después de ese servicio, probablemente sea relevado en el cargo.

Entonces entraría en escena Eduardo Madina, que ya ha divulgado que se ha autodescartado como portavoz del Congreso en el caso de que se la ofrecieran. Como esa propuesta no se ha producido, desde el entorno de Sánchez se ironiza con su postura: «Dice que no antes de que no se lo ofrezcan».

La gestora sigue sin calendario para el Congreso, que el PSOE-A quiere en primavera

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha anunciado este lunes que de momento no habrá cambios drásticos en el grupo parlamentario del Congreso y del Senado, y que en todo caso las modificaciones se producirán más adelante. También ha aclarado que el partido sigue sin calendario para el Congreso Federal, a pesar de que el PSOE-A aboga por que se celebre en primavera, posiblemente en abril.

Sin postura oficial sobre la investidura

Según ha explicado Fernández a los periodistas, no hay una postura oficial sobre la investidura. A su juicio, aunque no es una decisión tomada, se podría plantear la libertad de voto entre los diputados socialistas. En este sentido, ha admitido que «cualquier solución al problema de la gobernabilidad pasa por el PSOE», lo que conllevará «un desgaste» haga lo que haga. Sí ha dejado claro que «la peor de las soluciones es evidentemente ir a elecciones», «para el PSOE y también para el conjunto del país», como demuestran las encuestas que apuntan a una mayoría absoluta de una coalición entre PP y Ciudadanos.

Fernández ha insistido en que «descartaría absolutamente» un gobierno formado con «fuerzas independentistas en Cataluña». Una máxima que sigue vigente desde la decisión tomada en el Comité Federal de verano.No obstante, ha señalado que el «no es no» sigue vigente puesto que lo que ha decaído es la Ejecutiva, y no el Comité Federal, máximo órgano entre congresos, y que esas posturas habrá que votarlas en el órgano. Respecto a los contactos con Mariano Rajoy, ha mantenido que, en caso de que el presidente en funciones le llame, se reunirá con él, aunque la postura oficial no está tomada. Ha señalado también que en el próximo Comité Federal planteará «alternativas».

A preguntas de los periodistas ha aclarado que «el ‘no’ que se mantiene vigente no es a Mariano Raojy sino al PP», aunque ha destacado que la salida del presidente popular «habría facilitado los acuerdos», aunque no tiene claro que en estos momentos «facilitaría o no la gobernabilidad».

Diputados contra la abstención

Dada la incertidumbre sobre la postura del PSOE respecto a la investidura de Rajoy, algunos diputados ya empiezan a aclarar su postura. Es el caso de la parlamentaria por Madrid y magistrada en excedencia Margarita Robles. En declaraciones a Europa Press recordó que en las dos votaciones para la investidura de Rajoy ella votó ‘no’ conforme al mandato del Comité Federal del PSOE y que, a su juicio, debe ser este órgano y no la gestora que ahora dirige el partido el que debe, en su caso, debatir si se pasa a la abstención.

Eso sí, la que fuera número dos de la lista de Pedro Sánchez por Madrid en la generales de junio, ha insistido, haciendo un símil jurídico, en que cuando uno modifica una sentencia tiene que hacerlo partiendo de una «motivación razonada». «Tendrán que darme explicaciones muy justificadas para que cambie mi voto», ha apostillado.

Se mantienen las primarias

Sobre las primarias, Javier Fernández ha explicado que «tendría que haberlas» puesto que costa en los «estatutos del partido». «Si alguien plantea que no las haya, deberá hacerlo en el Comité Federal y tendrá que votarse», antes de anunciar que Mario Jiménez, hombre de confianza de Susana Díaz, será el nuevo portavoz del partido. Por su parte, destacados barones como Javier Lambán (Aragón) o Emiliano García Page (Castilla-La Mancha) se han mostrado en contra de la abstención, con el objetivo de que Mariano Rajoy no intente aprovechar la debilidad del partido para exigirle un alto precio a cambio de su apoyo o para convocar terceras elecciones. Las encuestas internas dan al PP hasta 150 diputados si se repiten los comicios.

García Page ha avisado al PP de que «si lo que busca es frívolamente, obscenamente, no solo terceras elecciones sino romper al PSOE» que sepa que los socialistas pueden «no solo cerrar filas, sino presentar la candidatura más potente que puedan imaginar».»Que no nos pongan a prueba, porque el PSOE cuando tiene que cerrar filas lo hace», ha advertido este lunes.

Javier Lambán ha apostado por que el Comité Federal de esta formación aborde la «renovación» o, incluso, «refundación» para «adaptarlo» al momento político actual y convertirlo en una «alternativa real de gobierno» con «calma» y sin «manipular» a los militantes. Ha explicado que, cuando Pedro Sánchez fue elegido para el cargo que ha ocupado hasta este sábado, hace dos años, le convenció y que durante tiempo «a nadie» se le ocurrió cuestionarle, pero después dio un «mazazo» y sorprendió a todos proponiendo la convocatoria de un congreso exprés, que este lunes Lambán ha vuelto a rechazar. Esta propuesta «alteraba la hoja de ruta» trazada por todos los socialistas con la intención de «consolidar el liderazgo» de Sánchez y, quizás, de confeccionar un acuerdo de gobierno con Podemos y los independentistas, lo que él ha rechazado. Ahora, el PSOE debe «cicatrizar las heridas».

Por su parte, Susana Díaz sigue sin aclarar públicamente su postura. Desde Almonte ha asegurado que «no toca» hablar de primarias y que no ha modificado su postura sobre la investidura de Rajoy.

El presidente de la comisión gestora del PSOE, el asturiano Javier Fernández, reunirá al Consejo de Política Federal, presidido por Díaz, antes de convocar al Comité Federal, para intentar pactar una «opinión colegiada» sobre cómo evitar unas terceras elecciones: «Tengo pensado convocar al (antiguo) Consejo Territorial, donde están todos los secretarios generales para intentar una opinión colegida y ver lo que ellos proponen», ha avanzado Fernández.

Tras esa reunión, sería cuando la gestora convocaría un nuevo Comité Federal, que deberá decidir si mantiene en vigor la resolución que desde el pasado 28 de diciembre impide a los socialistas facilitar «por activa o por pasiva» un gobierno del PP. Tras descartar que el Comité se vaya a reunir esta semana, Fernández ha reconocido que «hay poco tiempo», ya que el 31 de octubre se convocarían automáticamente los comicios, pero se ha mostrado partidario de «utilizarlo» para intentar «bajar la tensión» que se vive en el seno de su partido.