Un juzgado de Madrid ha pedido a la dirección del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que identifique «con la mayor urgencia posible» a los agentes que participaron en la reunión no autorizada con funcionarios de la Policía Nacional el 20 de octubre de 2014 para hablar sobre las andanzas del pequeño Nicolás. Ese encuentro fue grabado y posteriormente difundido por medios de comunicación, objeto de la pieza separada que instruye el juez Arturo Zamarriego.

En caso de que el CNI no pueda facilitar la identidad de dichos agentes atendiendo a la Ley de Secretos Oficiales, el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid reclama al organismo dependiente del Ministerio de la Presidencia que al menos le diga «cuántos agentes participaron en dicha reunión y los números de los teléfonos móviles que portaban en ese momento».

Así lo detalla el magistrado Zamarriego en una providencia fechada el pasado 7 de octubre, por medio de la que cita a declarar como testigo al tercer funcionario policial que asistió a aquel encuentro supuestamente ilegal como había planteado la defensa del comisario ya retirado José Manuel Villarejo, uno de los investigados (antes imputados) en esta causa. Como informó el pasado miércoles Elindependiente.com, Villarejo quería que declararan todos los policías que participaron en aquella reunión al entender que esa testifical es «pertinente y útil» para el esclarecimiento de los hechos.

Será el tercer funcionario policial que asistió a la reunión bajo sospecha que acude ante el juez

En este sentido, el magistrado ha citado al funcionario con carné profesional 77.764 para oírle en calidad de testigo el próximo 19 de octubre a las 10 horas. Será el tercero de los agentes policiales que asistieron a aquella reunión que comparecerá ante el juez, tras hacerlo el comisario el pasado 29 de junio el comisario Marcelino Martín-Blas -al frente de la comisión judicial que investiga los hechos pese a ser destituido como responsable de la Unidad de Asuntos Internos por participar en ese encuentro- y el 6 de julio el inspector Eladio Rubén López, también en la citada delegación.

Llama la atención que el instructor cite directamente al agente con carné profesional 77.764 pese a que las actuaciones no habían podido precisar hasta ahora la identificación del tercer agente. En un extenso informe enviado al juez el pasado 20 de mayo, la comisión judicial detalló que en la reunión participaron dos agentes del CNI y, por parte policial, el comisario principal Martín-Blas, el inspector Eladio Rubén López (ambos participan en la investigación por orden del juez) y el funcionario con carné profesional “77.764 y/o el 79.498”.

El enigma del tercer asistente

Cuando Martín-Blas prestó declaración en calidad de testigo ante el instructor, el comisario principal identificó a la tercera persona como el “jefe de la 2ª Brigada al que estaba adscrito Rubén López”. Se desconoce qué información ha podido recabar el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid para llamar ahora directamente al policía 77.764 y no al 79.498.

El fiscal asignado al caso mantiene un pulso con el juez Zamarriego, al que ha pedido al menos en tres ocasiones que aparte al comando Marcelino de las pesquisas, al entender que el perjudicado por un delito no puede ser quien lo investigue. También ha advertido del riesgo de nulidad de las actuaciones por la falta de apariencia de imparcialidad de esta delegación judicial, que tiene para el erario un coste anual superior a los 329.000 euros al año.