El «no es no» que mantenía la dirección del PSOE se ha convertido en un acto de rebeldía por el que decenas de alcaldes socialistas de toda España desafían desde el municipalismo a las más altas instancias del partido y cuestionan la legitimidad de la actual gestora, contradiciendo en ocasiones a sus presidentes autonómicos. Dan por sentada una abstención que, a su juicio, acabará con el Partido Socialista y sólo contemplan una vía para “salvarlo”: la consulta a la militancia, aunque conlleve una vuelta a las urnas.

Los protagonistas de esta «rebelión municipalista», tal como lo ha definido el alcalde de Jun (Granada), José Antonio Rodríguez, piden un Congreso Extraordinario para elegir por primarias a la Ejecutiva; una petición para la que ya han recogido entre la militancia 75.000 firmas. Entre ellas figuran las de 500 alcaldes en una lista que se publicará a lo largo de esta semana y que adelanta El Independiente. Aunque piden una convocatoria urgente, están seguros de que la convocatoria llegará «cuando Susana quiera», porque, de producirse en el corto plazo, creen que Pedro Sánchez volvería a ganar las primarias y que la actual gestora, controlada por la Federación andaluza, quiere evitar ese extremo. La abstención, advierten, tendría como consecuencia la dimisión de «miles de dirigentes».

«La decisión, sea cual sea, deben tomarla los militantes y no un comité deslegitimado o una gestora a quien nadie ha votado”, opina Óscar Puente, alcalde de Valladolid y uno de los primeros en alzarse contra lo que consideran un “golpe” de los barones. Con lo apurado de los plazos y la disolución de las Cortes en el horizonte, el primer edil socialista sabe que esta opción llevaría al país a unas terceras elecciones, aunque a su juicio éste sería un daño colateral. “Prefiero unas terceras elecciones, aunque sea en pésimas condiciones, que esta decisión (la abstención)”, señala el alcalde a El Independiente.

No hemos demostrado ser un partido democrático», lamenta el edil de Valladolid

El edil mantiene que la abstención está «más que decidida» y que «lastrará el futuro del partido de forma irreversible». Una organización que define como un «barco sin patrón, sin rumbo, que pronto no tendrá marineros y no sé si quedará barco», señala. «Es la realidad, vamos a un absoluto desastre». De puertas para afuera, Puente cree que la abstención a Mariano Rajoy agravará la grave crisis de credibilidad que arrastra el PSOE desde 2010 y de la que esta vez no podrán sobreponerse. «Esta falta de credibilidad va a crecer con esta decisión (la abstención). Si no se han ido muchos militantes es porque tenían la esperanza de poder decidir algo». En este sentido, cree que la formación no ha estado a la altura de sus principios. «No hemos demostrado ser un partido democrático», resume. «Estamos jugando con la desmemoria de los ciudadanos».

https://twitter.com/oscar_puente_/status/783785309804822528

En el caso de haber mantenido el «no es no», defiende Puente, contarían al menos con un argumento firme de cara a otros comicios. «En las próximas elecciones, ¿cuál va a ser nuestro discurso, si somos la muleta del PP?», se pregunta, a la vez que asegura que «se podría haber defendido la abstención honestamente», frente a la «puñalada» que se produjo en el último Comité Federal, en lo que considera «una operación que los militantes no perdonarán».

Fernández se ha dado cuenta de que la militancia no está con él», opina el alcalde de Jun

Aunque muchos dan por hecho la abstención, el alcalde de Jun no da la abstención por segura y cree que en la gestora «están repensándolo todo». Dice percibir «un cambio importante de actitud» en el presidente de la misma, Javier Fernández. «Últimamente se le ve más dubitativo; se ha dado cuenta de que la militancia no está con él y de que no es muy popular lo que está haciendo», opina.

En cuanto al futuro del PSOE, considera que debe dar un giro hacia la izquierda -«y no a la derecha»-, y cree que una abstención que favorezca al PP hará que el partido «desaparezca para los restos, después de que cinco millones y medio de personas hayan votado el  no es no». Rodríguez Salas adelanta que, de darse la abstención, «miles de cargos socialistas van a dimitir». «No es que lo crea, es que me lo están advirtiendo por escrito», sostiene.

Miles de cargos socialistas van a dimitir si hay abstención a Rajoy»

El deseo de que vuelva Pedro Sánchez es compartido por aquellos que cuestionan a la gestora y que piden unas primarias. «Pedro va a volver y va a arrasar», sostiene el granadino, aunque considera que importante no es tanto su vuelta, como las condiciones en las que se producirá: «Podrá ganar con una mayoría amplia y con algo que no tuvo antes: la capacidad de tomar decisiones con libertad, en lugar de tener que estar tutelado desde Sevilla».

Los alcaldes del ‘no’

Puente y Rodríguez Salas han impulsado una recogida de firmas en la que piden a la gestora la convocatoria urgente de un Congreso Extraordinario; una petición a la que ya se han sumado 75.000 militantes de los 93.720 necesarios para que, según el artículo 7 de los estatutos del PSOE [PDF], se convoque de forma inmediata. El documento, según el alcalde de Jun, ya habría sido respaldado por unos 500 alcaldes, en una lista completa de ediles que se publicará a lo largo de esta semana, y de la que ofrecemos un adelanto de sus principales integrantes.

  1. Rafael Ruiz (Ibiza). El regidor de Ibiza, que gobierna gracias al apoyo de Guanyem -de la órbita de Podemos- es uno de los alcaldes firmantes de la petición que defienden el viraje a la izquierda del PSOE. En estrecho contacto con la presidenta balear, Francina Armengol, ha expresado en varias ocasiones su firme postura a favor del ‘no’. «De todos los diputados de Baleares tendrás un no», respondía el alcalde hace unos días en las redes sociales. «Diga lo que diga el PSOE», remataba.
  2. Pilar Marco (Castellón de la Plana). Pilar Marco gobierna en la capital provincial de Castellón, de más de 170.000 habitantes, y es una de las dirigentes que ha instado a la gestora a no permitir un Gobierno del PP. En una de las últimas reuniones, la dirección municipal aprobó una resolución en la que instaba a los diputados de las Cortes Valencianas a que no permitieran “ni por activa ni por pasiva” un Gobierno del PP. Esta postura contrasta llamativamente con la del presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, que ha defendido la abstención y fue proclive a la creación de una gestora.
  3. Ángel Ros (Lleida). Lleida es la segunda capital más importante de Cataluña después de Barcelona, y está regida por Ángel Ros, uno de los alcaldes que firmarán la petición. Su respaldo a esta iniciativa adquiere un carácter simbólico, puesto que ocupa la presidencia del PSC, una de las federaciones que ha defendido el «no» con más ahínco. Las primarias eran un argumento de peso para cerrar filas en torno a esta postura, pero después de terminar la campaña y con la reelección de Miquel Iceta como secretario general, el PSC podría matizar su posición. En este sentido, la firma del alcalde y presidente del PSC, que ha pedido abiertamente la consulta a la militancia, podría ejercer de ancla para mantener lo que han pedido los dos aspirantes a liderar el partido.
  4. Gabriel Echávarri (Alicante). Es el alcalde del segundo municipio más poblado de la Comunidad Valenciana y, además, Echávarri es miembro del Comité Federal, el mismo que propició en su última reunión la caída de Pedro Sánchez. El alcalde de Alicante es partidario del ya ex secretario general, tiene posturas enfrentadas con su presidente autonómico, Ximo Puig, y se espera que esté entre los firmantes para pedir una consulta a la militancia. Esta firma podría levantar tensiones en Valencia, del mismo modo que podría ocurrir en Andalucía o Extremadura, donde sus barones fueron especialmente críticos con Sánchez.
  5. José Antonio Santano (Irún). La localidad guipuzcoana es una de las nueve del País Vasco donde ganaron los socialistas en las últimas elecciones y su alcalde ve una consulta a las bases como la única opción para acabar con el “desapego entre militantes y dirigentes”, tal como lo ha definido en alguna ocasión. Santano será uno de los firmantes de la petición, en calidad de uno de los alcaldes del socialismo vasco con mayor representatividad.
  6. Francisco Toscano (Dos Hermanas). La ciudad andaluza, situada a 12 kilómetros de Sevilla, es el segundo municipio más poblado de la provincia y está entre los 50 primeros de España. Toscano lleva 33 años en la alcaldía y ahora se enfrenta, desde el epicentro del Susanismo, a la gestora socialista. Los socialistas del municipio han aprobado en Asamblea un escrito pidiendo la consulta a la militancia y Toscano ha sido de los primeros en posicionarse en un territorio controlado por su presidenta, Susana Díaz.
  7. Jordi Ballart Pastor (Terrassa). El ayuntamiento de esta ciudad de la provincia de Barcelona es uno de los 122 consistorios socialistas en Cataluña. Su alcalde también ha firmado la petición de Convocatoria de un Congreso, y está previsto que los regidores municipales catalanes se sumen en oleada a la petición. Del bastión catalán llegará gran parte de esas 500 firmas de alcaldes anunciadas por los impulsores de la iniciativa.
  8. Clara Luquero (Segovia). Castilla y León es una de las autonomías más divididas en la pugna socialista. En la provincia de Segovia dimitieron varios de sus dirigentes en protesta por la caída Pedro Sánchez, aunque el PSOE provincial aprobó después una resolución en la que mostraba su apoyo a la gestora; un apoyo compartido por Carlos Martínez, alcalde de Soria y único socialista de la comunidad que ganó con mayoría absoluta. Ahora, todo apunta a que la alcaldesa de la ciudad de Segovia respaldará la petición de un Congreso Extraordinario contra la postura oficial del PSOE en la provincia. Luquero se alinea así con los críticos de la comunidad, como el alcalde vallisoletano Óscar Puente o el secretario general del PSOE CyL, Luis Tudanca.
  9. Wenceslao López (Oviedo). El alcalde de la capital del Principado de Asturias ha pedido en varias ocasiones la consulta a la militancia del PSOE. Se espera que López se sume a la recogida de firmas para la petición del Congreso, una postura que le enfrentaría de plano con el presidente asturiano y líder también de la gestora socialista, Javier Fernández. El PSOE de Oviedo ha convocado este lunes una asamblea extraordinaria para debatir la postura oficial.
  10. Sara Hernández (Getafe). La alcaldesa del municipio madrileño es también la secretaria general del PSOE de Madrid, una federación afín a Pedro Sánchez. Además de dar su apoyo al que fuera líder socialista, Hernández se ha mostrado contraria a la abstención y sigue firme en la consigna del «no es no», llegando a afirmar, en una entrevista en Los Desayunos de la 1, que «unas terceras elecciones serían muy malas, pero hay algo peor: un Gobierno de Mariano Rajoy».

Además, en varias ciudades donde los socialistas no han llegado a la alcaldía, han sido las federaciones provinciales las que han movido ficha, como es el caso de Melilla, Zamora o Zaragoza, donde han aprobado en Asamblea una resolución por la que se adhieren a la petición de un Congreso y ratifican el ‘no es no’.  A la iniciativa se han sumado en las últimas horas dos figuras de peso dentro del PSOE: el ex ministro Josep Borrel y José Antonio Pérez Tapias, especialmente significativo por ser líder de la corriente Izquierda Socialista, de donde podrían provenir parte de las firmas.