Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel, ha asegurado esta mañana en el juicio que una persona que no ha querido identificar le advirtió, en noviembre del 2008, de que el entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el ex secretario de Estado Antonio Camacho y policías amigos dirigieron desde este departamento «una operación contra el PP» por la relación De Francisco Correa con el yerno de José María Aznar, Alejandro Agag.

Por ello, pidió ayuda a otras personas para comprobar si tenía pinchados los teléfonos. Correa declaró durante el juicio que Crespo se había vuelto paranoico porque creía que les estaban investigando y que hablaban como «los indios». Y también ha reconocido que decidió trasladar a «un piso de seguridad» la documentación de las actividades de este grupo.

Además, ha admitido que en las oficinas de Correa había cajas de seguridad donde se escondía dinero en efectivo y que él mismo tenía una abierta en Bankia. Con este dinero se pagaban facturas de las sociedades.

No reconoce los hechos

Pablo Crespo se ha mantenido firme en su intención de negar los hechos que le imputa la fiscalía anticorrupción que le reclama 85 años de cárcel por una decena de delitos. «¿Reconoce usted los hechos?» Le ha preguntado la fiscal Conchita Sabadell. «En absoluto», le ha respondido.

El número dos de la trama tampoco ha ratificado las declaraciones que ha realizado en este sumario en las dependencias policiales, ante el juez Baltasar Garzón y ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Y ha asegurado que pasó 36 horas en «el calabozo sin saber si era de día o de noche», apostilló.

El número dos de esta trama de corrupción ha reconocido que empezó a trabajar con Francisco Correa en el 2002 y que empezó a dirigir tres de ellas. También ha explicado que el propietario de estas empresas era su antiguo jefe aunque no figurará en los registros porque «su deseo era ser opaco fiscalmente».

La fiscal ha empezado la sesión aportando una carta remitida por Suiza el pasado 16 de octubre en la que autorizan que se usen en esta vista la información contra Luis Bárcenas.

Asimismo, el tribunal ha comunicado que ya ha asumido que no va a concluir el interrogatorio de los acusados antes de las próximas Navidades.