El responsable de la Secretaría Política de Podemos, Íñigo Errejón, ha exigido al vicesecretario general de Ciudadanos (C’s), Jose Manuel Villegas, que se retracte por decir que son «amigos de los terroristas» porque considera que «no se puede acusar de determinadas cosas» y ésa «es una barbaridad».

Errejón ha realizado esta petición en Valencia al ser preguntado por el encontronazo que tuvieron los diputados de Podemos con Villegas y Ciudadanos tras la intervención en la sesión de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno del portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.

«Villegas debería retractarse por decir que somos amigos de los terroristas. Eso es una barbaridad porque se lo está diciendo a gente que representamos a cinco millones de españoles», ha asegurado.

Según el número dos de Podemos, «no todo vale; hay cosas que no se pueden consentir. Me parece bien que haya grupos políticos que difieran de nosotros y tengan una opción diferente pero no se puede acusar a la gente de determinada cosas».

«Villegas debería retractarse y pedir disculpas porque es una barbaridad, es posible que se calentara pero si es así lo tiene que demostrar y se tiene que retractar», ha insistido.

Errejón ha reiterado que «no todo vale» y sus diputados «van a hacerse respetar» y representan a cinco millones de españoles y por eso le dijeron «rápidamente que eso era una infamia y tenía que retirarlo».

Choque en el hemiciclo

Tras la intervención del portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se desató un enfrentamiento dialéctico entre el número dos de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y la bancada de Unidos Podemos, con Irene Montero y Ramon Espinar a la cabeza. Los dos últimos gritaron «sinvergüenzas» a los diputados de la formación naranja.

Cuando acabó el turno de intervenciones de los diferentes portavoces en la sesión de investidura el portavoz del PSOE, Antonio Hernando, solicitó la palabra para responder a las fuertes críticas de Rufián, en virtud del derecho a réplica por alusiones. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, no le concedió esta petición y decretó tres minutos de receso antes de realizar la votación.

Precisamente durante ese descanso se produjo el enfrentamiento verbal después de que Villegas se acercara a la bancada morada para recriminarles sus palabras. En ese momento fue cuando Espinar, Montero y el líder morado, Pablo Iglesias, se enzarzaron en disputas verbales y protagonizar un tenso momento.