La coruñesa Pilar Rojo, de 56 años, se perfila como la nueva portavoz del Gobierno, según ha podido conocer El Independiente. La que fuera presidenta del Parlamento gallego entre 2009 y enero de este año asumiría una responsabilidad clave en un Ejecutivo que necesita gobernar bien y transmitirlo mejor. Sustituiría en esta tarea a Soraya Sáenz de Santamaría, que nadie duda que seguirá siendo la mano derecha de su jefe de filas en calidad de vicepresidenta del Gobierno pero a la que se le podría cambiar algunas responsabilidades, asumiendo, por su parte, nuevas competencias como la interlocución directa con la Generalitat catalana.

La portavocía es uno de los ejes de una posible remodelación del organigrama ministerial, donde se da por hecho la vuelta del ministerio de Administraciones Públicas, para abordar, junto con Hacienda, el nuevo modelo de financiación autonómica; el de Asuntos Sociales, para transmitir un mensaje alejado de los duros recortes de la anterior legislatura, o conceder al de Presidencia, también en manos de Sáenz de Santamaría, un perfil propio, desgajado de la vicepresidencia. En los pasillos de Génova se especula con el destino del CNI, que podría pasar de depender órganicamente de vicepresidencia a otro ministerio, aunque no hay ninguna decisión tomada al respecto o, al menos, en lo que afecta a los deseos de Rajoy, que no revelará sus decisiones hasta mañana.

Rojo ya estuvo en las quinielas para la presidencia del Congreso de los Diputados

La candidatura Rojo ya estuvo en las quinielas para la presidencia del Congreso de los Diputados el pasado mes de julio. No debió ser fácil para el jefe del Ejecutivo barajar el nombre de dos de las más estrechas amigas del matrimonio Rajoy-Fernández. Finalmente, fue Ana Pastor la que ocupó el cargo de tercera autoridad del Estado, solo por detrás del Rey y el inquilino de la Moncloa. Pero quizá el destino inmediato guarde para Rojo un puesto relevante en la composición del próximo Ejecutivo, que conoceremos mañana. Rajoy ya quiso tenerla cerca cuando ésta renunció a la presidencia de la Cámara gallega tras las elecciones del 20-D para ir a Madrid de diputada por Pontevedra.

Esta licenciada en Arquitectura y experta en urbanismo -aunque en la Xunta se ocupó de la consejería de Familia, muy lejos de su especialización- ha compartido puestas de largo con Elvira Fernández y Pastor en el Liceo Casino de Pontevedra y forma parte del círculo restringido de amistades al que se suman también el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, al que todos apuntan fuera del Gobierno, y, más esporádicamente, Javier Arenas.

Aunque no hay previsión de la hora en que Rajoy dará a conocer mañana la composición de su Consejo de Ministros, ya que lo único que ha adelantado es que será por la tarde tras comunicárselo al Rey, lo previsible es que Moncloa emita un comunicado evitando al presidente del Gobierno comparecer “y que tenga que explicar los motivos de por qué cambia a éste u otro ministro”, según fuentes gubernamentales, que tampoco descartan una declaración sin preguntas.