El nuevo secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, convocó este miércoles a los medios poco antes de la primera reunión del Consejo Ciudadano Autonómico y antes de que llegaran los 34 miembros que lo integran, elegidos el pasado viernes en primarias. Una convocatoria en la que anunció el motivo de la reunión, la propuesta y aprobación de su Ejecutiva, y donde aprovechó para cargar contra el Consejo Ciudadano anterior, liderado por Luis Alegre. Un órgano en el que también se encontraba Isa Serra, que hasta ahora ha sido su aliada tras la unión de la candidatura anticapitalista y la oficialista de Espinar, y que es también miembro del actual Consejo. “Nos hemos encontrado una situación orgánica complicada”, aseguró Espinar, que ha querido salvar a “honrosas excepciones”.

“Para que os hagáis una idea, el traspaso de poderes ha consistido en entrar en el grupo de Telegram (una aplicación de mensajería instantánea)”. Dicho esto, lamentó no haber sido informado a día de hoy sobre algunas cuestiones: “No conozco los presupuestos, no tengo la documentación de qué gente está en plantilla, no conozco los mecanismos de reunión del Consejo”.

En su breve comparecencia, que tuvo lugar en la sede central del partido en la madrileña calle de Princesa, también se refirió a las dos cuestiones que serán los primeros pasos en su dirección del partido en la Comunidad: la decisión de acatar el régimen de incompatibilidades de la Adelante Podemos, la candidatura de Rita Maestre y afín a Iñigo Errejón, y renunciar a uno de sus tres cargos; y la decisión sobre la continuidad de José Manuel López, miembro de esta candidatura, en la portavocía de la Asamblea de Madrid, un extremo al que Espinar se ha opuesto en múltiples ocasiones.

Espinar pedirá un informe a la Comisión de Garantías sobre la incompatibilidad

Espinar ya anunció este martes su intención de compaginar sus cargos de senador, diputado autonómico y secretario general de la C-Madrid, pese a que los documentos de la candidatura rival establecían un máximo de dos cargos por persona. Este miércoles, en cambio, enfrió las expectativas sobre una decisión inmediata y ha anunciado que pedirá a la Comisión de Garantías un informe sobre las posibles incompatibilidades. Lo hará, eso sí, “con toda la tranquilidad y la calma del mundo”. El senador y diputado autonómico ha dejado ver sus discrepancias contra este régimen de incompatibilidades: “Yo tengo mi opinión y otros tienen la suya, y ninguna es relevante”, ha comenzado.

“Lo relevante será cuando se pronuncie el Comité de Garantías y yo acataré lo que diga el Comité, que es quien interpreta los documentos”. Con estas declaraciones, Espinar quiere quemar hasta el último cartucho para mantenerse en las dos cámaras y alargará la posibilidad de renunciar a ninguno de estos puestos, sin llegar a situar ninguna fecha en el horizonte. Además, ha justificado la opción de no renunciar apelando a los Estatutos de la Comunidad de Madrid, que obligan a todo senador autonómico a tener también un escaño en el parlamento regional. “Según el Estatuto, el senador tiene que ser diputado por fuerza”, ha esgrimido, sin contemplar la posibilidad de que renunciar al Senado no implica dejar a su condición de diputado autonómico.

Aplaza la decisión sobre José Manuel López

Sobre la continuidad de José Manuel López como portavoz de Podemos en la Asamblea madrileña, se ha limitado a asegurar que “no está en la orden del día de la reunión”. “No puede haber una votación sobre una cuestión que no está en el orden del día”, ha apuntado, antes de volver a referirse a los tiempos. “Una cosa son los ritmos de los titulares y otra, los ritmos del Consejo Ciudadano, que se dedica a trabajar”.

Espinar muestra desconfianza hacia el portavoz de su partido

Que López se mantenga en la portavocía es una opción que no gusta a Espinar, que el mismo día de su presentación como secretario general ya defendió que él, “si estuviera en su posición, daría un paso atrás”, y todo apunta a que, de producirse un relevo, será más adelante, cuando se enfríe su victoria y baje la presión informativa sobre el asunto.

López, en cambio, ha reafirmado esta semana su posición en la Asamblea y defendió que daba “un paso al frente” para mantenerse como portavoz. Al ser preguntado sobre esta cuestión, el nuevo líder madrileño aseguró: “No sé adónde va a dar un paso al frente”. ¿Es López una persona de su confianza?, fue la siguiente cuestión. “Prefiero pasar a la siguiente pregunta”.