Uno no se puede compungir por la muerte de un dictador, es un gran momento para Cuba». Rigoberto Carceller, portavoz de la plataforma Cuba Democracia Ya, formada por opositores cubanos residentes en España, ha celebrado hoy con «profunda alegría» la noticia del fallecimiento del líder cubano y ha convocado una concentración en Madrid para «brindar por una muerte tan pacíficamente deseada». La muerte del líder de la Revolución cubana ha despertado las reacciones de todo el mundo y sentimientos enfrentados. Mientras unos celebran la muerte del dictador, otros, por el contrario, muestran sus condolencias.

Encarceló y fusiló a inocentes, expropió a muchos cubanos y dividió a las familias en el exilio»

El recuerdo de Castro, para algunos, como Carceller, es el de un hombre que «encarceló y fusiló a inocentes, expropió a muchos cubanos, dividió a las familias con el exilio y encauzó a Cuba por la deriva de la confrontación», además de «usurpar y tiranizar» el espíritu de la revolución cubana. En opinión del portavoz de la plataforma Cuba Democracia Ya, ahora se abre en el país «una posible página» hacia una transición pacífica en la que, «sin la sombra de Fidel, Raúl Castro tiene la oportunidad de encauzar hacia una vida en democracia y respeto, donde quepan comunistas y no comunistas», ha señalado.

La manifestación de Carlos Payá, dirigente del Movimiento Cristiano Liberación y hermano del fallecido líder disidente Oswaldo Payá (1952-2012), es muy clara: «Tras el hecho biológico que supone la muerte del dictador, antes y ahora, los derechos«.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha mostrado su dolor públicamente por la muerte de un hombre que «hizo historia junto a los Pueblos del Mundo para señalar un Camino de Dignidad». Tras trasmitirle su pésame a Raúl Castro, ha dedicado unas palabras a los «revolucionarios del mundo», a los que ha invitado a seguir el legado de Castro «y su Bandera de Independencia, de socialismo y de patria humana». Así lo ha expresado a través de las redes sociales, donde ha compartido su apoyo a Castro.

Desde las 11.30 horas de este sábado, la embajada de Cuba en Madrid, con la bandera ondeando a media asta, ha sido testigo directo de esos sentimientos enfrentados. Bajo la lluvia, castristas y anticastristas se han concentrado hoy en el paseo de La Habana, donde los insultos entre los afines al gobierno de la isla y los opositores han sido protagonistas. El lema Cubanos, Castro ha muerto, con el que los anticastristas han querido «recordar lo que los españoles vivieron en su momento con la muerte de Franco», contrastaba con los cánticos de los castristas, que proclamaban «Fidel Vive, la lucha sigue» y lemas que rezaban «Viva Cuba, Fidel y el Che».

Para Trump fue «un dictador que oprimió a su pueblo»

«¡Fidel Castro ha muerto!». Es la primera reacción pública del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras enterarse de la noticia. Un mensaje corto y entre exclamaciones al que posteriormente ha seguido un comunicado en el que describe al líder cubano como «un dictador que oprimió a su pueblo durante seis décadas». Además, añade que «su legado es uno de pelotones de fusilamiento, robos, sufrimiento inimaginable, pobreza y negación de los derechos humanos». Trump, ha mostrado también su deseo de que el pueblo cubano pueda «vivir la paz que se merece» y se aleje «de los horrores que ha sufrido durante demasiado tiempo».

Un mensaje muy diferente ha transmitido su antecesor en el cargo. Barack Obama, por su parte, sí ha expresado sus condolencias al pueblo cubano y les ha tendido su mano afirmando que la isla tiene un amigo y aliado en Estados Unidos. Además, ha instado a «dejar el pasado atrás», ya que «la Historia juzgará su impacto».

España no ha tardado en expresar a las autoridades cubanas su pésame por la muerte del líder de la Revolución cubana, una «figura de gran calado histórico, que marcó un punto de inflexión en el devenir del país y que tuvo gran influencia en toda la región». Así se ha referido el Ejecutivo de Rajoy a Fidel Castro a través de un comunicado, unas palabras que ha repetido el presidente del Gobierno a través de su cuenta de Twitter, donde ha mostrado sus condolencias, aunque no ha sido el único representante que lo ha hecho.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha recordado la amistad de Castro con su país y ha señalado el «respeto, diálogo y solidaridad» en la que se basaba su relación.

Vladimir Putin tampoco ha tardado en transmitir su pésame al pueblo cubano. El presidente ruso ha enviado un telegrama poniendo en valor la amistad entre ambos países: «Fidel Castro era un amigo sincero en el que Rusia podía confiar. Hizo una enorme contribución a la formación y desarrollo de las relaciones ruso-cubanas, a la estrecha cooperación estratégica en todos los campos», reza el telegrama. Si bien la canciller alemana, Angela Merkel, se ha manifestado tras la muerte de Castro, sus palabras no han sido de condolencias sino recordando los intentos de la CIA de asesinarle: «Su plan para que muera de vejez ha resucitado», ha señalado en su cuenta de Twitter.