La Casa Real, el Gobierno y los partidos han expresado sus condolencias por la muerte del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, a quien todos han definido como una figura histórica indiscutible y del que han destacado sus especiales «vínculos familiares y personales» con España. El Rey ha enviado al presidente cubano, Raúl Castro, un telegrama de pésame por el fallecimiento de su hermano, en el que recuerda «muy especialmente sus lazos familiares y vínculos con España». «Una vez más, la gran cercanía entre Cuba y España hace que todo lo que afecte a Cuba se sienta como propio en España», manifiesta Felipe VI en su mensaje mediante el cual se une, junto a la Reina, «al sentimiento de pesar de sus familiares con nuestras más sentidas condolencias».

Una de las primeras reacciones a la muerte del líder cubano fue la de Pablo Iglesias: «Con sus luces y sombras se va un referente de la dignidad latinoamericana y de la resistencia soberana. Adiós Fidel»· El líder de la formación morada ha acompañado estas palabras con el vídeo Llegó el comandante y mandó a parar, del cantautor cubano Carlos Puebla, conocido como «el cantor de la revolución cubana».

En la misma línea se ha manifestado el diputado de Unidos Podemos y secretario general de IU, Alberto Garzón, quien ha homenajeado al líder revolucionario también a través de las redes sociales, definiéndolo como un «referente del socialismo y de las causas de los oprimidos». «Su pensamiento y ejemplo pervive», ha manifestado, acompañando su mensaje con una imagen a contraluz de Castro junto con la leyenda «Hasta siempre, Fidel». Afirma, a su vez, que Castro «fue una de esas personas que desafiaron a lo establecido, empujados por un sueño: un mundo más justo, una sociedad sin clases».

La cuenta oficial de Izquierda Unida ha publicado la misma imagen junto con el mensaje: «El más grande de los abrazos al pueblo hermano de Cuba. Hasta la victoria siempre, camarada Fidel Castro #HastaSiempreComandante».

También ha mostrado sus respectos la secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, Carolina Bescansa, quien ha dicho que tanto Fidel Castro como la revolución cubana cambiaron la historia del siglo XX y, posiblemente, la historia del mundo. Bescansa ha insistido ante los periodistas en un foro en Santander en que es «imposible entender» la geopolítica mundial de la segunda mitad del siglo XX sin pasar por la revolución cubana, sin pasar por el proceso de cambio de América Latina y sin pasar por los efectos que la revolución y Fidel Castro tuvieron en la región. A su juicio, con la muerte de Castro «se cierra un ciclo, un proceso con luces y sombras».

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, también ha dedicado unas palabras al líder cubano, al que ha calificado de «emblema del siglo XX» por luchar por «la justicia y la solidaridad», y ha afirmado que consiguió crear un «mundo más justo» aunque «no supo amoldarse a los valores democráticos».

En declaraciones en la sede de CCOO de Madrid, donde se celebraba un acto en recuerdo del poeta comunista Fernando Macarro Castillo, conocido como Marcos Ana, Carmena ha señalado que el líder de la revolución cubana concluyó su vida «apartado de la política» y espera que la vida política en Cuba progrese en «igualdad».

La que no considera que Fidel Castro sea ningún «referente» es la presidenta de Ciudadanos en el Parlament catalán, Inés Arrimadas, quien así lo ha señalado a Efe, aunque ha manifestado «respeto» ante su fallecimiento.

El legado de Castro ha sido reconocido este sábado por la CUP, que le ha dedicado un minuto de silencio, y por diputados del grupo Catalunya Sí Que Es Pot, pero la líder de la oposición en la Cámara catalana ha marcado distancias. «Para nosotros no va a ser un referente político», ha remarcado Arrimadas en declaraciones a los periodistas en la plaza del Mercat de Sant Andreu, en Barcelona. En todo caso, Arrimadas ha señalado que C’s muestra «respeto» y «condolencias» a la familia ante «la muerte de una persona».

La huella de Fidel

«Mis condolencias al gobierno y autoridades cubanas por el fallecimiento del ex presidente Fidel Castro, una figura de calado histórico. MR», ha escrito Rajoy en su cuenta personal de Twitter. El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, también expresado sus condolencias al gobierno y autoridades cubanas por el fallecimiento del líder de la Revolución cubana Fidel Castro, «una figura de calado histórico».

El PSOE ha lanzado un comunicado en Twitter en el que muestra su respeto, da el pésame y muestra su voluntad para seguir trabajando, «a través del diálogo y el entendimiento» por un futuro compartido. «Castro ha sido una de las figuras históricas de mayor trascendencia de América Latina en el siglo XX», recoge el comunicado. Pedro Sánchez que hoy ha reaparecido en Valencia, también se ha manifestado en su red social al respecto: «Acaba una época. Un abrazo al pueblo cubano en su marcha hacia la libertad y la democracia».

Por su parte, el ex ministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo ha manifestado que: «Fue un personaje extraordinariamente importante en la historia del mundo en general y en Iberoamérica en particular» y ha destacado que el líder de la Revolución cubana deja «una huella muy importante».

En declaraciones a Efe, García-Margallo ha señalado que con la muerte de Castro desaparece una de las figuras más relevantes de América Latina con un «prestigio» especialmente importante en los llamados países del Alba (Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas) y ha considerado que Cuba «seguirá intentando avanzar como lo ha venido haciendo hasta ahora».

«Con independencia del juicio político que merezca a cada uno de nosotros, es un personaje extraordinariamente importante en la historia del mundo en general y en la historia de Iberoamérica en particular», ha afirmado el ex jefe de la diplomacia española.

Tras manifestar que «la huella de Fidel ha sido extraordinariamente importante», el diputado del PP ha apuntado que supuso para la región «un punto de inflexión» y que deja «una herencia muy complicada», como la puesta en marcha en los últimos tiempos de la ley de inversiones privadas que «todavía no ha sido desarrollada suficientemente». Para García-Margallo, aunque Castro estaba retirado «seguía estando activo», publicando artículos en el Granma que «parecían ser las directrices que debía seguir la Revolución».

No obstante, ha destacado que la muerte de Fidel Castro no va a tener un impacto especial en las relaciones internacionales de Cuba ni al cambio económico y político que la isla ha emprendido «con cierta timidez». «Al frente del timón sigue Raúl y seguirán intentando avanzar, como lo han venido haciendo hasta ahora», ha subrayado el ex ministro.