Como una carta a los Reyes Magos anticipada, los policías nacionales ya han planteado al nuevo ministro del Interior cuáles son sus principales demandas. Cansados de viejas promesas que nunca se cumplen y de sufrir deficiencias a las que años después se sigue sin dar respuesta, la Unión Federal de Policía (UFP) ha enviado un escrito a Juan Ignacio Zoido para felicitarle por su nombramiento como nuevo ministro del Interior y que aprovecha para detallarle cuáles son las grandes reivindicaciones para que se haga una «idea real» de las demandas del cuerpo.

Tras agradecerle que en su toma de posesión reconociera públicamente los «méritos» y «sacrificio» de los funcionarios policiales, el secretario general de la UFP, Víctor Manuel Duque, insta a Zoido a superar viejas asignaturas pendientes para mejorar las condiciones laborales, económicas y de participación en la Policía Nacional. «No basta con hacer una exposición de buenas intenciones, de eso ya estamos hartos y saciados; queremos hechos y resultados, no promesas incumplidas y sí realidades», expone el dirigente.

Entre las medidas que sintetizan en un decálogo de 13 puntos, el sindicato considera prioritario el incremento de plazas en próximas convocatorias para acceder a la escala básica a fin de cubrir el déficit de policías que existe en la actualidad, toda vez que no se están cubriendo las bajas por jubilación o por pasar a segunda actividad. La última promoción, formada por 1.304 policías-alumnos, se incorporó a la Escuela Nacional de Ávila el pasado 14 de septiembre tras superar la oposición, necesitando 22 meses -10 en el complejo abulense y otros 12 meses de prácticas en distintas unidades y dependencias policiales- para completar su formación antes de que se les dé su primer destino.

La UFP exige «transparencia» en el proceso de ingreso y que se implante el sexto turno

Igualmente, la UFP reclama «transparencia» en los procesos de ingreso en el cuerpo y de acceso a la promoción interna, así como la adaptación de la jornada laboral «a las peculiaridades específicas y propias de las unidades policiales» y la implantación del sexto turno para los funcionarios que prestan servicio de forma rotatoria (mañana, tarde y noche).

El pasado 1 de abril entró en vigor una nueva regulación de los servicios, a raíz de una advertencia de la Unión Europea tras la denuncia presentada por un funcionario policial, que busca ampliar el periodo de descanso entre un servicio y otro y contribuir a mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar de los integrantes de la organización policial. La principal novedad es la supresión del conocido como turno africano y la habilitación de uno nuevo (el conocido como ‘quinto y medio’), que trae como consecuencia práctica que un agente a turnos rotatorios realice 15 servicios menos al año para que pueda cumplirse el descanso mínimo de 11 horas cada 24 antes de que realice otro servicio.

Algunos sindicatos denuncian que esta nueva jornada laboral no se está aplicando en algunas unidades especializadas, lo que, como informó Elindependiente.com el pasado 27 de octubre, ha llevado a la UFP y a la Alternativa Sindical de la Policía (ASP) a presentar una denuncia contra el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez, y el comisario general de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona. No descartan ampliar estas acciones a otras provincias.

Demandan otra norma de ingreso en la Orden al Mérito Policial para acabar con el «nepotismo»

El listado de reivindicaciones también incluye una actualización del catálogo de puestos de trabajo y complementos de destino para adaptarlo a «la realidad actual», el desarrollo de la Ley de Régimen de Personal de la Policía Nacional -en vigor desde el 19 de agosto de 2015-, la redacción de una nueva norma de ingreso en la Orden al Mérito Policial para acabar con «la discrecionalidad y el nepotismo» en su concesión y la actualización de la normativa por la que se otorga el título de Policía Honorario.

La carta a Zoido, que lleva dos semanas en el puesto tras relevar a Jorge Fernández Díaz, incluye también algunas demandas en materia retributiva. Así, la UFP exige una «equiparación salarial» con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y que haya una regulación normativa específica de retribuciones para este cuerpo adaptado a las «peculiaridades propias de la función policial».

También demandan que se regulen las dietas en comisión de servicio, incluyendo el derecho a percibirlas a los agentes en segunda actividad sin destino cuando sean citados para asuntos oficiales. De igual manera, exigen que la Dirección de la Policía concierte un seguro que cubra el ingreso hospitalario de los funcionarios en el extranjero cuando se encuentran en comisión de servicio, a fin de que no tengan éstos que pagar en metálico la factura del hospital hasta que se les restituya el dinero.

Los agentes piden equipos de protección «suficientes» y la reposición de prendas

El suministro a los agentes de equipos de protección individual «adecuados y suficientes» y la reposición de las prendas de uniforme se detalla también en la particular carta al rey Zoido en el inicio de su etapa al frente de Interior. Sin ir más lejos, este diario ha informado esta semana de que funcionarios de las Unidades de Intervención Policial (UIP) y de las de Caballería están patrullando con pantalones rotos y camisolas deterioradas al haberse suspendido el concurso convocado el pasado verano para la adquisición de vestuario tras adelantar el Ministerio de Hacienda excepcionalmente a finales de julio el cierre contable del año para no poner en riesgo el cumplimiento del objetivo de déficit. La división económica y técnica del Cuerpo Nacional de Policía ha sacado una nueva licitación, aunque el suministro de las prendas no empezará hasta principios del próximo año.

Comisarías en «estado deplorable»

La lista de la UFP tampoco pasa por alto otra exigencia habitual de los sindicatos con representación en el cuerpo: el arreglo, reparación y modernización de las dependencias policiales y la creación de nuevas comisarías de Policía que sustituyan a las que se encuentran actualmente en un «estado deplorable» o las que no reúnen espacio suficiente.

Juan Ignacio Zoido ha confiado la dirección de la Policía Nacional a Germán López Iglesias, que era primer teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Badajoz y que ocupó la Delegación del Gobierno en Extremadura entre 2012 y 2015. López Iglesias ha relevado en el puesto a Ignacio Cosidó, que ha estado al frente del cuerpo desde diciembre de 2011.