El Congreso de los Diputados ha aprobado este martes dos iniciativas pese a la oposición del PP. Una circunstancia que refleja la situación a la que se enfrenta el partido de Gobierno en la Cámara y que es una de las primeras muestras de la legislatura que ya ha comenzado, con un Ejecutivo que tendrá que poner en marcha propuestas no respaldadas por sus propias filas. Una de las iniciativas salidas de la Cámara es una moción del PSOE que insta a derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida como ley mordaza. La segunda es la toma en consideración de la propuesta de ley para desclasificar los secretos de Estado, una propuesta de carácter vinculante.

De esta forma, los documentos clasificados por el Estado están un paso más cerca de salir a la luz, después de que el Congreso haya aprobado este miércoles la toma en consideración de la propuesta de Ley presentada por el PNV para reformar la Ley de 9/1968 sobre secretos oficiales, que no establece un plazo máximo para la desclasificación de los secretos de Estado. Esta ley fue reformada en 1978, hacia el final del franquismo, para que el Congreso y el Senado pudieran conocer los documentos clasificados, sin que se llegaran a establecer plazos de vigencia.

El Consejo de Ministros establecerá la vigencia de las materias reservadas y secretas

La propuesta del PNV, que ha sido aprobada con el apoyo de toda la Cámara a excepción del PP y Ciudadanos -que se han abstenido-, incluye la obligación de que el Consejo de Ministros establezca los plazos de vencimiento de todo documento clasificado. Así, fija un máximo de diez años para las materias reservadas y de 25 para las secretas, con la posibilidad de que el Consejo pueda prorrogar estas últimas diez años más «de forma excepcional y motivada». De esta forma, estas materias se desclasificarán automáticamente pasado el tiempo previsto.

C’s pasa del ‘sí’ a la abstención y pide una nueva ley en seis meses

El PNV ha subrayado que esta reforma, una vez que sea tramitada, permitirá conocer «documentos tan importantes como los de la Guerra Civil», según ha señalado el diputado Mikel Legarda, que ha recordado que «tras la caída del muro de Berlín, se abrieron todos los archivos casi inmediatamente».

Esta iniciativa va en el mismo sentido que la que ya promovió el PNV el pasado abril, cuando contó con el apoyo de la Cámara sin que llegara a ser tramitada al disolverse las Cortes. Ciudadanos, que en aquella ocasión votó a favor, ha pasado la abstención este martes, en un gesto criticado por el PSOE.

A diferencia de entonces el grupo de Albert Rivera se ha puesto de perfil y ha decidido abstenerse. El diputado Miguel Gutiérrez ha justificado esta decisión en que la propuesta es un «parche» y se ha mostrado a favor de elaborar una nueva ley de secretos oficiales, a la vez que ha exigido al Gobierno la creación en un plazo de seis meses de un proyecto en este sentido.

El PSOE critica a C’s por su viraje y al PP por vivir en la ‘opacidad’

El PSOE, que ha votado a favor, ha reprochado a C’s este cambio de rumbo y ha sostenido que, pese a apoyar una nueva ley al respecto, «el PP ha tenido cinco años para hacerlo y no lo ha hecho porque el PP vive más cómodo en la opacidad que en la transparencia».

En este sentido han ido también las críticas de Podemos, uno de los grupos que más fervientemente han defendido la propuesta, y su diputado Juanma del Olmo criticaba durante su discurso el oscurantismo del partido de Gobierno, una afirmación que también dejaba caer en las redes sociales, donde unía este asunto con la presunta «destrucción de discos duros» del Caso Bárcenas.

Del Olmo ha centrado su discurso en la idea de que «el secreto no puede ser sinónimo de impunidad» y que esta condición reservada puede «suponer una amenaza para la democracia», toda vez que apelaba a las «libertades civiles» que, a su juicio, «no pueden ser controladas por el poder».

Más cerca de derogar la ‘Ley Mordaza’

Otra de las mociones aprobadas ha sido la  del PSOE, que ha presentado una batería de puntos sobre la política del Gobierno “para garantizar el respeto a los derechos y libertades de los ciudadanos”. El Grupo Socialista ha pedido la votación individual de cada uno de estos puntos  para poder alcanzar un acuerdo en el primero de ellos, en el que insta al Gobierno a derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza; una iniciativa que ha sido aprobada con la negativa de PP y Foro Asturias, la abstención de Ciudadanos y el voto a favor del resto de partidos.

Han sido finalmente 167 síes, suficientes ante los 133 noes y las 32 abstenciones para que saliera adelante la iniciativa, que no implica directamente ningún cambio legal, pero reclama al Ejecutivo la marcha atrás en una de las normas más cuestionadas de las que impulsó en la primera legislatura de Mariano Rajoy.

Ciudadanos, aunque se ha abstenido en el punto más controvertido de la iniciativa, ha apoyado los otros cuatro: la ampliación de las plantillas en Prisiones, Policía y Guardia Civil; la mejora de los Centros de Internamiento de Inmigrantes (CIE); la adopción de medidas para reducir la siniestralidad vial y los robos en el campo y en los domicilios, y la aplicación a los guardias civiles del Código Penal Militar solo en casos extraordinarios.

No obstante, esta última medida no ha sido aprobada por el rechazo del PP y la abstención de Podemos.