Vistalegre II será a la medida de Pablo Iglesias por algo más de dos mil votos. La propuesta del secretario general del partido, Podemos para Todas, se ha impuesto de forma muy ajustada con 40.840 votos (41,57% de los votos válidos) en la consulta para elegir el modelo de votaciones para la Asamblea Ciudadana Estatal del 10, 11 y 12 de febrero frente a la de Iñigo Errejón, Recuperar la Ilusión, que ha obtenido 38.419 votos (un 39,12%). La tercera fuerza en liza, los Anticapitalistas, han obtenido 10.313 respaldos (10,5%) con su propuesta Podemos en Movimiento, y se convierte así en el árbitro de la partida de cara a Vistalegre II. Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos y diseñador de DesBorda, el sistema de votación ganador, ha anunciado los resultados en la sede central del partido, donde ha negado cualquier división en el seno de la formación aduciendo que la segunda y la tercera candidatura apoyan a Pablo Iglesias como secretario general.

Iglesias impone por la mínima sus reglas del juego de cara al máximo órgano del partido, donde los inscritos votarán conjuntamente las tres patas: los documentos, los miembros del Consejo Ciudadano Estatal -el órgano de dirección de Podemos- y al secretario general; una particularidad que resta posibilidades al número dos del partido, que se reafirmó en su intención de dar la batalla de las ideas sin disputarle el liderazgo a Iglesias. El líder del partido  ha publicado un tuit poco después de conocerse los resultados, señalando que «no hay vencedores ni vencidos» y que «ha ganado Podemos». En primera persona y como por ahora único aspirante a la Secretaría General, también ha dado una declaración de intenciones: «Trabajaré por la unidad y pluralidad».

En la consulta, en la que se han emitido 99.077 votos válidos (un 22,7% de los inscritos) Errejón ha obtenido una derrota relativa, después de hacer una demostración de fuerza en las votaciones, quedándose muy cerca de la propuesta apoyada por el aparato oficial del partido. El secretario político proponía la votación de documentos éticos y organizativos a un tiempo por una parte, y los documentos políticos y candidaturas al Consejo Ciudadano Estatal por otra, algo que la daba margen para imponer su modelo organizativo buscando acuerdos con Izquierda Anticapitalista. Esta derrota complica la alianza con la facción liderada por Miguel Urbán, con quien no podrían acordar los documentos políticos dada la distancia entre la tesis de los errejonistas y de los llamados ‘anticapis’.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Vistalegre II se decidirá por el sistema DesBorda, diseñado por Pablo Echenique, que en la elección de los miembros de la dirección premia a las candidaturas que han llegado a alianzas y a las minorías: a las listas que obtengan más de un 5% le corresponderán al menos dos asientos en el Consejo Ciudadano Estatal, mientras que los que alcancen más del 15% tendrán cuatro puestos en este órgano. Este sistema, que premia a los más votados y a los menos, pone a los errejonistas entre la espada o la pared: en el caso de no pactar quedarían disminuidos en cuanto a proporcionalidad.

Una coyuntura que, tal como creen los anticapitalistas, llevaría a los de Errejón a sumarse al equipo de Iglesias para no quedar al descubierto en la Asamblea y mantener su posición. Sin embargo, los resultados de esta votación han dejado una cosa clara: sea como sea, los de Iñigo Errejón tienen las de perder. Ahora, la segunda fuerza del partido sólo por detrás del oficialismo se vería perjudicada en caso de ir en solitario debido al llamado efecto sándwich de DesBorda y, en el caso de pactar con Iglesias, también vería disminuida su fuerza, al tener que compartir lista con un equipo que, tal como adelantó El Independiente, quiere restar peso al errejonismo.

Iglesias ya lanzó su invitación a Errejón para trabajar codo a codo, aunque el secretario político se ha mantenido firme hasta el último momento, adelantando que asumiría las consecuencias de este paso. «Hay que tomar decisiones valientes«, alegó. Tras la derrota en esta primera votación y con el viento en contra, el número dos de Podemos tendrá que plantear de aquí a poco su estrategia para salvar los platos.